Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

BBVA apuesta al verde

fotografia de mapamundi verde BBVA

En febrero de 2018, BBVA anunció su Compromiso 2025, una estrategia para combatir el cambio climático e impulsar el desarrollo sostenible con un ambicioso objetivo de movilizar 100.000 millones de euros en financiación sostenible a 2025. A cierre de febrero de 2021 el banco había movilizado ya más de 50.000 millones. No obstante, la apuesta de la entidad por las finanzas verdes y sociales es anterior a la formalización de este compromiso; de hecho, BBVA es una de las entidades más reconocidas entre las empresas y grandes clientes por su liderazgo en la oferta de producto sostenible.

Por lo general, las entidades financieras ofrecen dos modelos de financiación a largo plazo diferentes: por un lado, los bonos, que levantan capital de los mercados financieros; por el otro lado, los préstamos, que son financiación bancaria y que se pueden presentar en diferentes formatos. Además, las empresas necesitan instrumentos de financiación a corto y medio plazo para desempeñar su actividad del día a día.

BBVA ofrece versiones sostenibles de todos estos productos de banca de inversión y corporativa; empezando por los bonos, siguiendo por los préstamos, y pasando por un amplio rango de productos transaccionales y soluciones de mercados necesarios para la operativa diaria de las empresas.

Bonos

Los bonos son instrumentos de deuda emitidos por una empresa o administración pública que se venden a inversores en los mercados financieros con el objetivo de obtener recursos para financiar proyectos. Cumpliendo con los requisitos de los ‘Green Bond Principles’, los bonos verdes son aquellos que se emiten para financiar proyectos relacionados con recursos naturales y medio ambiente; bonos sociales si los proyectos tienen un impacto social (que siguen los criterios de los ‘Social Bond Principles’); y bonos sostenibles, para aquellos proyectos que combinan aspectos verdes y sociales. Adicionalmente, existen bonos que son sostenibles porque uno de sus componentes estructurales, por ejemplo un cupón, varía en función de objetivos sostenibles (‘sustainability-link bonds’).

BBVA es un banco de referencia en la estructuración y colocación de bonos verdes, sociales y sostenibles para sus clientes. En particular destaca la participación del banco en operaciones emblemáticas de sectores como el del automóvil, por ser las primeras en estar centradas exclusivamente en el vehículo eléctrico, así como en el sector de las telecomunicaciones, donde BBVA ha liderado las emisiones de bonos sostenibles que incorporan categorías sociales en sus operaciones.

A su vez, el banco ha sido un emisor muy activo y pionero en el mercado de bonos sostenibles. BBVA se convirtió en el primer banco español en emitir un bono verde en mayo de 2018. Con un importe de 1.000 millones, esta operación sería la emisión de este tipo más importante realizada hasta la fecha por una entidad financiera; operación que, por otro lado, repitió en 2019. En 2020, BBVA realizó una emisión de bonos, de nuevo de 1.000 millones, pero esta vez a través de un bono contingente convertible en acciones (CoCo), convirtiéndose así, en la primera entidad financiera del mundo en realizar una emisión verde mediante este instrumento. Y en mayo de 2020 sentó de nuevo precedente, esta vez en la emisión de bonos sociales, al convertirse en la primera entidad privada de Europa en emitir un bono Covid-19.

Préstamos corporativos

Un préstamo es una operación financiera por la cual una o varias entidades bancarias otorgan, en virtud de un contrato o acuerdo entre las partes, un capital a un tercero a cambio de un interés. De acuerdo con los ‘Green Loan Principles’, un préstamo verde es aquel que promueve la sostenibilidad ambiental y que está calificado como tal por un consultor medioambiental.

Los préstamos que se formalizan entre una única entidad financiera y el cliente son préstamos bilaterales. Aquellos que son de un importe muy elevado, a menudo, cuentan con la participación de un sindicato formado por varias entidades. En los préstamos sindicados sostenibles, uno de los bancos gestiona y centraliza la documentación relativa al aspecto sostenible de la operación. Esta figura se conoce como agente sostenible.

BBVA ha sido precursor y un impulsor fundamental en el negocio de préstamos sostenibles, lo que le ha convertido hoy en una de las entidades más activas a nivel global y particularmente en España. BBVA e Iberdrola fueron pioneros en este tipo de préstamo tras firmar en febrero de 2017 el primer ‘green loan’ de una compañía energética en el mundo y el de mayor importe suscrito hasta la fecha. Por su lado, la compañía papelera española Tradebe fue la primera en firmar un préstamo sindicado verde en 2017, en la que BBVA actuó como ‘green agent’.

De la misma manera que ocurre con los bonos, también se consideran sostenibles aquellos préstamos que ligan sus costes financieros a indicadores sostenibles, bajo criterio de los ‘Sustainability Linked Loan Principles 2019’. Este tipo de préstamos permite a clientes de BBVA asumir objetivos sostenibles en sus proyectos sin que la naturaleza de los mismos lo sea necesariamente. Es el caso de Acerinox, compañía con la que BBVA cerró en julio de 2020 la primera operación sostenible de España en el sector del acero.

Otro formato de préstamo corporativo que pueden ser sostenibles son las líneas de crédito ‘revolving’, también conocidas como ‘revolving credit facility’ o RCF. Estas líneas no tienen como objetivo financiar proyectos sostenibles -ya que, por la naturaleza del producto, la vocación de la línea es no estar dispuesta- pero pueden ser sostenibles al vincularse el mecanismo de precio a indicadores ESG. Se trata de un concepto muy novedoso del que ya están disfrutando muchas compañías nacionales e internacionales como Red Eléctrica de España o las italianas Hera y A2A.

Energías renovables no convencionales: una luz que brilla fuerte para Chile

‘Project finance’

Un préstamo sostenible en formato ‘project finance’ permite financiar grandes proyectos de infraestructuras o energía que cumplen con objetivos sociales o que son susceptibles de obtener el sello verde por el tipo de proyecto que promueven.

BBVA ha sido un banco pionero en este negocio. En 2020 firmó el primer ‘green loan’ con estructura project finance a escala mundial con la operadora europea Terna, y el primer ‘green project finance’ de España, el Novo Hospital de Vigo.

Marco de banca transaccional sostenible

En 2018 BBVA desarrolló una metodología sin precedentes en la industria financiera que permite categorizar productos de banca transaccional como verdes, sociales o sostenibles. El marco de banca transaccional vincula productos de financiación a corto y medio plazo, necesarios en el día a día de las empresas, con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas y cuenta con la opinión favorable de la agencia de sostenibilidad Vigeo Eiris.

Bajo este marco los clientes del banco pueden formalizar versiones sostenibles de los diferentes productos de la banca transaccional para empresas de BBVA: crédito comprador, ‘factoring’, garantías, carta de crédito, ‘renting y leasing’, ‘reverse factoring’, crédito proveedor, préstamo exportador, y préstamos ‘working capital’.

En 2019 BBVA quiso dar un paso más allá y ampliar el marco existente con el fin de incluir también productos transaccionales que, a través de su vinculación a indicadores establecidos ('sustainability-linked products'), dan respuesta a los compromisos sostenibles de los clientes. Gracias a esta nueva ampliación del marco, existen ya versiones sostenibles de productos como son los depósitos a corto plazo, depósitos estructurados y ‘supply chain finance’.

Cobertura de tipos de interés

Las coberturas de tipos de interés (o IRS por sus siglas en inglés) son una práctica habitual en la operativa de las empresas. Este producto convierte los flujos variables de la compañía en fijos, asegurando su coste financiero.

BBVA ha sido un banco pionero y ha empezado a formalizar coberturas de tipos de interés sostenibles en las que las condiciones de este producto se han vinculado a unos indicadores de sostenibilidad definidos. Vidrala ha sido la primera compañía en formalizar este tipo de cobertura y ha vinculado sus condiciones a un objetivo de reducción de emisión de CO2. En el caso de no alcanzar el objetivo de reducción de emisión de CO2, la compañía afrontará un incremento del coste en el producto.es y de gobernabilidad, con la perspectiva de crear valor a medio y largo plazo para el inversor.

Otras historias interesantes