Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Energía> Consumo energético Act. 20 dic 2021

Cómo calentar una casa: trucos para consumir menos y ahorrar más

_CALENTAR-hogares-CASA-calcetines-frio-calefaccion-estufa-pies-

Elegir el sistema de calefacción más adecuado para cada hogar, que sea energéticamente eficiente y mantenerlo en óptimas condiciones. Esta es la base para ahorrar cada mes en la factura. El resto lo pone el usuario, desde unos sencillos burletes o cortinas oscuras a abrigarse un poco más y exigirle menos al termostato.

Antes de responder a la pregunta de cómo eficientar la calefacción de un hogar y ahorrar en la factura energética, hay que plantearse la situación de partida.

En una vivienda individual o en un inmueble por construir, o que se va a someter a una rehabilitación integral, "pueden planificarse todo tipo de sistemas, incluso combinaciones entre ellos", sugiere Pedro Ruiz, responsable del Departamento de Estudios y Legislación de AFEC (Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización). "Cuando el edificio es un papel en blanco se puede combinar una instalación de ACS [Agua Caliente Sanitaria] centralizada y equipos de climatización individuales, sistemas de recuperación de energía en la ventilación, sistemas de filtrado y calidad de aire, integración con energía fotovoltaica...", explica el experto.

Ruiz recurre a un símil con el transporte de viajeros para defender la calefacción central en un bloque de viviendas: "Es como cuando hay que desplazar a muchas personas, resulta más ecológico hacerlo en transporte público". Pero en muchas ocasiones esto no es posible y "hay que decantarse por instalaciones individuales". Aquí el consejo parece obvio: elegir equipos lo más eficientes posible “para contribuir a la eficiencia energética y repercutir tanto en el beneficio del usuario como en el cuidado del planeta", añade.

'Podcast': Cómo elegir un sistema de calefacción que cuide de tu bolsillo y del planeta

00:00 05:28

Principales sistemas de calefacción

Estos son algunos de los más usados y eficaces:

  1. Gas natural

    BBVA-calderas_de_condensación-gas-electricidad-sostenibilidad-instalaciones-calor

    "Son las instalaciones más eficientes para climas fríos y casas grandes, o para la calefacción comunitaria de un edificio de viviendas", apuntan los expertos de la empresa Rastreator, dedicada a comparar productos y servicios. Sus costes de instalación son elevados, pero en el largo plazo suponen un ahorro en la factura "porque el gas suele ser una energía barata en comparación con otras como la electricidad". No obstante, hay que tener en cuenta la situación energética por países, ya que los importadores están sufriendo alzas de los precios del gas natural en los últimos meses que también acaban afectando a las tarifas de la electricidad.

  2. Radiadores eléctricos

    RADIADOR_ELECTRICO_gato-animales-mascota-casa-hogares-calor-frio-calefaccion-

    Eficientes para casas pequeñas o calentar espacios concretos en zonas templadas, donde no es necesario un uso muy intensivo. El coste de instalación es escaso (nulo en el caso de los radiadores portátiles) y exigen poco mantenimiento. Su conveniencia también depende del precio de la electricidad en cada país, por ejemplo si es más cara que el gas o la biomasa.

  3. Biomasa

    biomasa_apertura-sostenibilidad-gases-cuidado-medioambiente

    "Es un buen sistema para casas pequeñas de climas fríos o calentar de forma selectiva alguna habitación", aconsejan en Rastreator. Se basa en la combustión de distintos tipos de desechos vegetales (restos de podas y del procesamiento de la madera, paja, residuos orgánicos, etc.) tanto en chimeneas como en calderas o estufas. La instalación de estos últimos dispositivos es a priori relativamente sencilla, aunque necesitan un tubo o conducto que permite expulsar el humo de la combustión al exterior, lo que complica o impide su uso en pisos o departamentos urbanos o de bloques de viviendas.

  4. Aire acondicionado

    aparato-aire-acondicionado-bbva-sostenibilidad

    Un sistema que tiende a ser menos eficiente, según Rastreator, y resulta adecuado para climas suaves y casas pequeñas o con calefacción selectiva.

    En esta categoría podría incluirse la aerotermia, una modalidad renovable que capta el calor del aire y cuya inversión inicial es más elevada que una caldera de gas. Y también la bomba de calor: máquina térmica que funciona con energías renovables y transfiere el calor del entorno a un edificio utilizando un gas refrigerante. Ruiz describe esta última como "un sistema de calefacción continuo, de baja potencia, que necesita tiempo para calentar y supone un ahorro si solo ha de mantener la temperatura de una vivienda", ya que un uso discontinuo “por lo general ocasiona un mayor consumo", advierte el experto.

Trucos para ahorrar

Independientemente de la instalación elegida, existen diferentes medidas genéricas para ahorrar en calefacción, según recogen algunas organizaciones de usuarios como en esta guía práctica.

Por ejemplo, proteger puertas y ventanas con burletes, que son sencillas tiras de telas o gomas para taponar la entrada de aire exterior, impedir la salida del interior y así mantener la temperatura de la vivienda. O vestir la casa de invierno colocando alfombras y cortinas de color oscuro, que "absorben la radiación solar y ayudan a subir la temperatura". Por supuesto, un recurso tan sencillo como abrigarse más para así bajar el termostato de la calefacción. "En lugar de ir en manga corta y tener tu casa a 24ºC, cúbrete mejor y baja hasta los 21ºC. Cada grado menos se traduce en un 7% menos en la factura, así que bajar esos tres grados te hará ahorrar un 20%", recomienda la guía.

"Ventilar la vivienda es necesario para garantizar la salud de los ocupantes", reconoce Ruiz. Pero en las zonas con épocas frías debe hacerse, siempre que se pueda, "durante los periodos de mayor temperatura exterior" y por espacio de no más de 10 minutos. Conviene mantener las persianas subidas (justo al revés que en verano) para captar la máxima radiación solar a través de las ventanas. Si no es necesario un uso continuo de la calefacción, el experto aboga por programarla y, si es posible, “aprovechar las tarifas de discriminación horaria".

El mantenimiento de los equipos es otro aspecto clave: es necesario purgar el aire de los radiadores de agua para mejorar su rendimiento, ya que, según la guía, una caldera en buen estado "puede ahorrarte hasta un 15% de consumo al año". Ruiz coincide: "Las instalaciones con radiadores o suelo radiante mal equilibradas desde un punto de vista hidráulico, sin mantenimiento o con aire en su interior, duplican su consumo sin que nos seamos conscientes. Lo mismo ocurre con los filtros sucios". Opina que el mantenimiento es una muy buena inversión “que se paga sola gracias al ahorro que genera".