Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cómo diseñar e implementar productos y servicios financieros con enfoque de género

Teresa Burelli (Comunicación FMBBVA)

A lo largo de su vida, las mujeres se enfrentan a muchos retos que requieren soluciones a medida para conciliar distintas facetas y necesidades. Por ejemplo, existen mujeres en situaciones de vulnerabilidad que, además de vivir con unos ingresos bajos, tienen que compaginar sus negocios con el trabajo no remunerado del hogar y, a la vez, apoyar económicamente a sus hijos. Por eso, la Fundación Microfinanzas BBVA (FMBBVA) y sus seis entidades microfinancieras crean y adaptan sus productos y servicios a las realidades de los 1,5 millones de mujeres que atienden en cinco países de América Latina.

En términos financieros, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe  (CEPAL), los grupos más excluidos son las mujeres porque se enfrentan a mayores barreras  sociales y culturales, entre otras limitaciones. Sin embargo, está demostrado que los productos financieros empoderan a la mujer y les ayudan en la toma de decisiones y a conseguir su independencia económica.

La FMBBVA brinda oportunidades para las mujeres porque son catalizadoras del progreso de un país - Fundación Microfinanzas BBVA

Para contar cómo se diseñan los productos y servicios financieros adaptados a la realidad socioeconómica de las mujeres a las que atienden, la FMBBVA y sus entidades lideraron una serie talleres, de la mano de FinEquity ALC, una comunidad de práctica del Banco Mundial, que busca promover la inclusión financiera de las mujeres en América Latina y el Caribe. Estos espacios reunieron a casi medio millar de profesionales de todo el mundo, con el propósito de compartir lecciones aprendidas para mejorar los procesos de diseño e implementación de  productos  con enfoque de género.

La primera sesión, ‘Cómo diseñar productos y servicios financieros pensados para las mujeres’,  dio contexto a esta serie y las siguientes se dedicaron a temáticas más específicas como ‘Seguros y asistencias en Colombia, Perú y Panamá’ y ‘Productos financieros para las mujeres rurales de Panamá y República Dominicana’.

Estas son las principales conclusiones extraídas de estos talleres:

  • Entender la oportunidad y estar alineados con el propósito de atender a este segmento es fundamental

No solo es importante que desde la alta gerencia exista un compromiso y la motivación para trabajar con un enfoque de género, sino que es necesario desarrollar una  cultura interna sensibilizada a las necesidades de las mujeres. En la FMBBVA, todas las entidades se han adherido al 'Compromiso corporativo del Grupo FMBBVA con el empoderamiento económico de la mujer' y este compromiso incluye a toda la organización, desde los gerentes generales hasta la red comercial.

  • Contar con datos desagregados por género es clave para conocer las necesidades concretas de las mujeres a las que se quiere atender

La FMBBVA es consciente de la realidad de las mujeres en vulnerabilidad de América Latina, cuyas necesidades y entorno familiar van cambiando con el tiempo y por lo tanto requieren diferentes productos. Por eso, la Fundación, a través de su área de Medición de Impacto Social, caracteriza a las clientas por edad, actividades económicas, niveles de pobreza, capacidad de ahorro, entorno y situación familiar. Sin estos datos, es difícil saber cómo enfocar la oferta de valor.  Los datos generan información y esa información genera conocimiento.

  • Es necesario revisar y complementar la oferta de valor específica para ellas

Las mujeres rurales, en su mayoría, dependen de la agricultura de subsistencia —que resulta muy sensible al cambio climático— y tienen menos capacidad de adaptarse o de diversificar su producción, ya que cuentan con menos recursos productivos. En concreto, el 40% de las mujeres a las que atiende la FMBBVA se dedica a una actividad agropecuaria. Por eso, sus entidades han desarrollado una oferta de valor para apoyar a este segmento concreto.

Por ejemplo, Banco Adopem, en República Dominicana, lleva años impulsando el programa Finanzas Rurales y Ambiente (FRA), dirigido especialmente a mujeres rurales cabeza de familia, tradicionalmente consideradas como un segmento de riesgo y a menudo, privadas de la titularidad de la tierra que trabajan. Para ellas, la entidad de la FMBBVA en el país creó productos específicos, como financiamiento agrícola con enfoque medioambiental, créditos para mejorar las viviendas usando prácticas sostenibles o para fomentar emprendimientos comerciales.

Fundación Microfinanzas BBVA

Esta experiencia demuestra que las mujeres rurales incorporan mucho más rápido las medidas de mitigación y adaptación al cambio climático en sus emprendimientos, ayudándolas a reducir su vulnerabilidad, mejorando su productividad mientras cuidan el medioambiente y su entorno, y convirtiéndose en una fuerza transformadora  de sus comunidades.

Oferta de valor de la FMBBVA con enfoque de género - Fundación Microfinanzas BBVA

  • Trabajar en alianza con otras organizaciones suma esfuerzos

Conscientes de la magnitud de las brechas de género y el esfuerzo que se necesita para cerrarlas, la FMBBVA trabaja con otras organizaciones afines, del sector de la inclusión y el desarrollo, para complementar y reforzar su oferta de valor a través de productos no financieros, capacitación y  redes de apoyo.

En los últimos años, sus entidades en Colombia (Bancamía), Perú (Financiera Confianza), y Panamá (Microserfin) han desarrollado, en colaboración con aseguradoras, pólizas por un coste inferior a un dólar al mes con coberturas médicas y asistencias básicas de salud. Estos seguros incluyen desde el diagnóstico de enfermedades graves como el alzheimer o el cáncer hasta atención médica para sus familias, con el objetivo de apoyar a las emprendedoras durante los momentos difíciles e impulsar su bienestar, en línea con el propósito de la Fundación.

  • El empoderamiento económico va más allá de la creación de productos y servicios

Más allá de crear estos productos y servicios financieros y no financieros, es importante facilitar el acceso. El modelo de banca relacional de la FMBBVA permite que los asesores vayan hasta los hogares o lugares de trabajo de las mujeres a las que dirige su actividad para acercarles esta propuesta de valor, a la vez que las apoyan para reforzar su autonomía en la toma decisiones sobre sus ingresos y las asesoran sobre el uso de ese dinero.

Laura Fernández Lord, responsable de Empoderamiento de la Mujer de la FMBBVA, asegura que “es necesario fomentar la autoconfianza de las mujeres dado que su menor nivel educativo hace que confíen poco en sí mismas. Para ello, hay que proporcionarles capacitación y educación financiera y digital para aumentar su bienestar individual y el potencial de sus negocios.”

Fundación Microfinanzas BBVA

Compartir experiencias y lecciones aprendidas es una prioridad para la FMBBVA, que aboga por la inclusión financiera como un paso indispensable en el empoderamiento económico de las mujeres. El objetivo, además de visibilizar las necesidades de las mujeres en vulnerabilidad que emprenden en América Latina, es también influir y transformar el sector microfinanciero para seguir generando desarrollo sostenible e inclusivo.

Otras historias interesantes