Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Planeta> Cambio climático Act. 03 sep 2021

¿Qué es la sostenibilidad ambiental y qué responsabilidad tienen las empresas?

sostenibilidad-BBVA-ambiental-ciudadanos-empresas

La publicación del Informe de Evaluación del IPCC de Naciones Unidas sobre el cambio climático ha hecho saltar las alarmas. ¿Qué es la sostenibilidad ambiental y qué responsabilidad tienen las empresas sobre la protección del medioambiente? Las emisiones de gases de efecto invernadero de las actividades humanas son responsables del calentamiento del planeta en más de un grado. La normativa española vigila de cerca a las empresas.

¿Qué es la sostenibilidad ambiental? Es la gestión eficiente de recursos naturales en la actividad productiva, permitiendo su preservación para las necesidades futuras. Está en manos de los ciudadanos ayudar a mantener esa sostenibilidad a través del ahorro de energía, el ahorro de agua, la no utilización de combustibles fósiles o la reducción de residuos.

“Todos los científicos coinciden en observar que el clima está cambiando en todos los rincones del planeta a una escala sin precedentes. Algunos de esos cambios serán irreversibles por miles y cientos de miles de años. Solo una acción enérgica y duradera en la reducción de gases de efecto invernadero puede limitar su alcance”. Este texto está extraído del sexto Informe de Evaluación del IPCC (siglas en inglés del Panel Intergubernamental de expertos sobre Cambio Climático) de Naciones Unidas. El documento recoge nuevas investigaciones sobre los efectos del cambio climático global respecto a los datos que se tenían en 2013, cuando se publicó el anterior informe.

El estudio demuestra que las emisiones de gases de efecto invernadero de las actividades humanas son responsables de un calentamiento del planeta en un 1,1 °C desde el periodo 1850-1900 hasta la actualidad. Más alarmante es el hecho de que el estudio predice que se espera que la temperatura global alcance o supere los 1,5 °C o más de calentamiento en los próximos 20 años.

El ser humano ha calentado el planeta a un nivel nunca visto en los últimos 2.000 años. Mientras sigue sonando el eco de las cifras lanzadas por Naciones Unidas, muchos expertos han alzado la voz en estos días para reivindicar a un ciudadano cada vez más concienciado con respecto a la sostenibilidad frente a las empresas que deben incorporar criterios medioambientales responsables para evitar la contaminación.

BBVA-sostenibilidad_ambiental-ciudadanos-empresas

Ventajas para las empresas

Para las organizaciones empresariales la sostenibilidad ambiental solo tiene ventajas. Por ejemplo, adherirse a compromisos de sostenibilidad ambiental genera racionalidad en la gestión. Las empresas que aplican medidas de sostenibilidad ambiental generan imagen de marca y prestigio. Además, al cumplir las normativas medioambientales se logra evitar incurrir en delitos, sanciones, multas o demandas y es más fácil colocarse en una buena posición frente a posibles subvenciones y recursos financieros.

Tomás Arévalo Fernández es doctor en Ciencias Químicas y especialista en Gestión de Riesgos Ambientales con más de 30 años de experiencia en la consultoría estratégica de riesgos: “Desde los años setenta del pasado siglo, en los que se preconizaba el principio de ‘el que contamina paga’ hasta hoy, ese principio se ha quedado obsoleto. En España, surge entonces una nueva normativa, la Ley 26/2007 de Responsabilidad Ambiental, cuyo nuevo principio fundamental es ‘el que contamina paga y, además, remedia’”.

¿Cuáles son las fuerzas que han impulsado este nuevo principio? El experto lo resume así: “Una sociedad cada día más sensible al concepto de sostenibilidad, harta de pagar a medias los desastres provocados por otros (recordemos, por ejemplo, la rotura de la balsa de Aznalcóllar, en Sevilla) y una administración más responsable que es consciente de que debe vigilar y velar para que las empresas y organismos apliquen las mejores tecnologías disponibles enfocadas a la minimización y eliminación de la contaminación”.

Las empresas disponen de herramientas preventivas que les facilitan cumplir con los requerimientos de la ley. Son herramientas de evaluación cuantitativa de los riesgos ambientales, determinando la probabilidad de contaminar en función de los factores como la manipulación humana o el mantenimiento y valorando la gravedad en términos de impacto económico y social.

sostenibilidad_ambiental-ciudadanos-empresas-BBVA

Vigilancia de la administración

Es importante que la administración realice una labor de vigilancia y control de la gestión del riesgo. Y junto a ello es necesario completar con la importante labor realizada por las compañías de seguros para cubrir aquellos riesgos accidentales de baja probabilidad y de especial impacto económico y social.

El objeto de la Ley 26/2007 es regular la responsabilidad de los operadores (cualquier persona física o jurídica que realice una actividad económica) a la hora de prevenir, evitar y reparar los daños medioambientales, de conformidad con el artículo 45 de la Constitución y con los principios de prevención y de “quien contamina paga”.

El ámbito de aplicación de la ley incluye los daños y las amenazas inminentes a las aguas, a la ribera del mar y de las rías, al suelo y a las especies de flora y fauna silvestres, así como a los hábitats. Según la norma, se deberá disponer de una garantía financiera obligatoria que asegure los recursos económicos necesarios para hacer frente a sus responsabilidades medioambientales inherentes a la actividad que desarrolla.

La concienciación y la educación ambiental es fundamental para que el planeta comience a curarse. Las personas que trabajan en el ámbito de la ciencia tienen un papel imprescindible en estos momentos para despertar conciencias, también en el ámbito industrial.

Otras historias interesantes