Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Una tarta para entender los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Una tarta para entender los Objetivos de Desarrollo Sostenible-

Una gran tarta de tres pisos con muchos ingredientes. Así se interpreta gráficamente una de las acciones globales más ambiciosas de las últimas décadas: los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Convertida en agenda para proteger el planeta y mejorar la vida de sus habitantes, los ODS tienen una fecha clave: 2030.

María tiene ocho años y ha dejado de ir a la escuela. Cada mañana se levanta, coge una garrafa vacía y sale con su madre y sus hermanas a buscar el agua que su familia necesita para beber, cocinar y lavarse. Las sequías de los últimos años han secado muchas fuentes, por lo que se ve obligada a caminar varios kilómetros y apenas le queda tiempo para estudiar, jugar o pensar en qué le gustaría convertirse cuando sea mayor. La historia de María podría ser la de tantas niñas de diferentes regiones de África, y muestra una desigualdad que se manifiesta de muchas formas por todo el planeta.

Conseguir que todos los niños y niñas vayan a la escuela, poner fin a la pobreza y frenar el cambio climático transformaría la vida de María y la de millones de personas de todo el mundo. Para lograrlo, contamos con una guía: la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible.

Esta agenda nació en 2015, cuando los 193 estados miembros de la ONU aprobaron 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para proteger el planeta y mejorar la vida de sus habitantes. Además, establecieron un plan para alcanzarlos y pusieron una fecha clave: el año 2030. Hoy, a menos de ocho años de que acabe la cuenta atrás, la acción de todos los agentes involucrados –gobiernos, empresas, organismos internacionales y los propios ciudadanos– es fundamental para alcanzar estos objetivos.

Para actuar y lograr un impacto positivo, el primer paso es conocer esta agenda. El Centro de Resiliencia de Estocolmo propone una manera de visualizar y entender sus 17 objetivos: imaginar una enorme (y deliciosa) tarta de bodas de tres pisos. 

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible incluye 17 objetivos, 169 metas y 232 indicadores que se relacionan entre sí y dependen unos de otros para lograr un crecimiento equilibrado y justo. Para entender todo esto, podemos imaginar las capas de una tarta de bodas.

'Podcast': Una tarta para ayudar a entender los Objetivos de Desarrollo Sostenible

00:00 07:48

En el primer piso de esta tarta están los cuatro objetivos relacionados con el medioambiente: Agua limpia y saneamiento (ODS 6), Vida submarina (ODS 14), Acción por el clima (ODS 13) y Vida de ecosistemas terrestres (ODS 15). Estos objetivos forman los cimientos que sostienen el resto de la tarta y sin los que las demás capas se vendrían abajo.

El segundo piso está relacionado con la sociedad y las personas. Aúna ocho ODS, entre los que están Fin de la pobreza (ODS1), Hambre cero (ODS 2), Educación de calidad (ODS 4) y Ciudades y comunidades sostenibles (ODS 11). Estos ODS buscan, por ejemplo, que María y el resto de las niñas del mundo tengan una vida digna, salud, bienestar y oportunidades.

El último y el más pequeño de los pisos contiene los ODS vinculados a la economía, como Trabajo decente y crecimiento económico (ODS 8) y Reducción de las desigualdades (ODS 10). Objetivos que solo podrán cumplirse en su totalidad si los anteriores (es decir, los que forman los cimientos y los primeros pisos de la tarta) están garantizados.

Por último, y como si se tratase de la guinda del pastel, está el ODS 17, que busca crear alianzas para lograr estos objetivos. Pero el contenido de la tarta no termina aquí: le faltan los ingredientes, que en este caso tienen forma de metas, indicadores e informes.

Una tarta para entender los Objetivos de Desarrollo Sostenible-

Las metas para alcanzar los objetivos

La Agenda 2030 suma un total de 169 metas que se deben cumplir para alcanzar los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. El ODS 6, por ejemplo, presenta seis metas necesarias para garantizar aguas limpias y saneamiento para todos. Entre ellas, “lograr el acceso a servicios de saneamiento e higiene adecuados y equitativos y poner fin a la defecación al aire libre” y “proteger y restablecer los ecosistemas relacionados con el agua, incluidos los bosques, las montañas, los humedales, los ríos, los acuíferos y los lagos”.

El ODS 4, por otro lado, busca lograr una educación universal de calidad. Para ello, la ONU considera que deben alcanzarse siete metas, comenzando por “asegurar que todos los niños terminen la enseñanza primaria y secundaria, que ha de ser gratuita, equitativa y de calidad y producir resultados de aprendizaje pertinentes y efectivos”.

La tarta de los ODS

Sin embargo, estas metas todavía están lejos de acercarse a la realidad. De acuerdo con la ONU, la escasez de agua afecta a más del 40 % de la población mundial y se prevé que este porcentaje aumente en los próximos años. Esto afecta especialmente a las mujeres y las niñas, las encargadas de recolectar agua en cuatro de cada cinco hogares sin acceso a agua corriente.

Además, 57 millones de niños siguen sin asistir a la escuela. Más de la mitad de los pequeños que no están matriculados viven en el África subsahariana, muchos de ellos en zonas afectadas por conflictos.

Los indicadores

Para analizar si estas metas se cumplen, son necesarios los datos. Actualmente, la ONU cuenta con 232 indicadores para monitorizar el progreso de los diferentes países y regiones. Para medir la reducción de la pobreza en todas sus formas (ODS 1), se analizan indicadores como la proporción de la población que vive en hogares con acceso a servicios básicos, por ejemplo.

Para medir qué se ha logrado para combatir el cambio climático (ODS 13 se utilizan indicadores como las emisiones anuales totales de gases de efecto invernadero o la cantidad de personas que mueren o se ven afectadas debido a desastres naturales.

Estos indicadores son revisados y, si es necesario, actualizados de forma periódica. Son muy importantes para comprobar si el mundo está haciendo lo necesario para alcanzar las metas y, con ellas, los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Informe de Desarrollo Sostenible

La información relativa al avance de los países para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible se presenta en el Informe de Desarrollo Sostenible (Sustainable Development Report), una publicación que cuenta con mapas interactivos e infografías para conocer mejor la situación en relación con cada ODS.

El Informe de Desarrollo Sostenible de 2022 concluye que, por segundo año consecutivo, el mundo no está progresando en la consecución de estos objetivos. La pandemia, la guerra de Ucrania y las consecuencias de la crisis climática han provocado un frenazo en la evolución positiva de los años anteriores.

De acuerdo con el informe, para volver al ritmo anterior (y conseguir que la tarta no se desmorone), es necesario establecer prioridades, acción y, sobre todo, garantizar más financiación.