Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Gente 13 oct 2016

‘Three’s a crowd’, no te pierdas entre los ‘crowdfunding’, ‘crowdlending’, ‘crowdinvesting’

El revuelo mediático que han levantado estos conceptos en el último lustro es responsable de que numerosos proyectos hayan podido salir adelante… pero también de todo lo contrario. Conviene, al menos, saber discernir entre los términos para financiarse con la seguridad mínima necesaria para emprender.

Crowd es la palabra inglesa para ‘multitud’ y el pilar etimológico de las construcciones conceptuales alrededor de la economía P2P (peer to peer, entre iguales). Este artículo constituye una guía por las diferentes tipologías de financiación participativa, en boga desde el boom de las nuevas tecnologías, y regulada por la legislación española desde 2015.

Tipos de financiación participativa o crowdfunding:

  • Equity-based crowdfunding, crowdinvesting o crowdfunding de inversión. Es la fórmula de financiación que ofrece a los inversores una parte proporcional de beneficios, participaciones o acciones de la empresa financiada, en función de lo aportado, como contraprestación. Un ejemplo de plataforma de crowdinvesting es AngelList.
  • Rewards-based crowdfunding o crowdfunding de recompensas. Es el crowdfunding que ha conseguido llegar a los medios de comunicación y el público general a mayor velocidad. En función de la aportación recibida, el proyecto o la empresa que busca financiación otorga una serie de recompensas físicas que incentivan la inversión en su proyecto. Un ejemplo de plataforma de crowdfunding de recompensas es Indiegogo.
  • Lending-based crowdfunding, crowdlending o crowdfunding de préstamos. Es el tipo de financiación participativa que ‘presta’ el dinero, poniendo un tipo de interés al dinero prestado. Un ejemplo de plataforma de crowdlending es Grow.ly
  • Donation-based crowdfunding o crowdfunding de donaciones. Es quizás el más antiguo de todos los modelos discutidos, y el apropiado para compañías u organizaciones con fines benéficos, ya que las donaciones no reciben ningún tipo de contraprestación a cambio. Un ejemplo de plataforma de crowdfunding de donaciones: GoFundMe.
Twittear

Fundéu BBVA recomienda utilizar expresiones como financiación colectiva, financiación popular, o micromecenazgo cuando hablamos sobre crowdfunding.

La financiación participativa, regulada desde 2015

De todos los tipos de financiación alternativa, solamente el crowdinvesting y el crowdlending están regulados por la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial, que entró en vigor en el segundo trimestre de 2015.

Lo primero que hizo esta ley fue limitar las cantidades que pueden ser donadas, discerniendo entre inversores acreditados y no acreditados. Al hablar de inversores acreditados se entiende:

  • Empresas o fondos con activos por valor de un millón de euros
  • Negocio por valor de dos millones o unos recursos propios de 300.000 euros
  • Las personas físicas con unas rentas anuales superiores a los 50.000 euros o un patrimonio de más de 100.000 euros.

Mientras que los inversores no acreditados, que engloban todos los que no se contemplan con acreditación, vieron restringida su capacidad de inversión a 3.000 euros por empresa y 10.000 euros por año y plataforma.

Esta normativa también puso límites a las empresas que utilizan estas plataformas para financiarse. De acuerdo con esta ley, las empresas solo podrán quedarse con un 125% del presupuesto solicitado en estas plataformas, quedando este limitado a 5 millones de euros en caso de acudir a inversores acreditados y 2 millones en caso de que no lo sean.

Por último, la ley reguló los requisitos para crear plataformas de financiación participativa. Desde 2015 deben constituirse con un capital social mínimo de 60.000 euros, están supervisadas por la Comisión Nacional del Mercado de Valores y su actividad supeditada al control y regulación del Banco de España, en su condición  de entidades crediticias.

Puedes leer más información sobre el crowdfunding:

Otras historias interesantes