Ricardo Forcano, director de Talento y Cultura de BBVA, ha participado en la jornada organizada en Zaragoza por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) sobre ‘Disrupción tecnológica. Cómo afrontarla desde la transformación de las organizaciones’.

Forcano fue el encargado de introducir la jornada con una reflexión sobre el concepto ‘disrupción’ que definió como “un fenómeno por el cual la aparición de un elemento nuevo e inesperado provoca un cuestionamiento del statu quo”.

El proceso de aparición de un elemento nuevo –explicó el director de Talento y Cultura de BBVA– es lo más intrínseco de cualquier disrupción: desde la apertura por Vasco de Gama de una ruta marítima para ir desde Europa hasta la India en el siglo XV, que transformó la dinámica del comercio global, hasta la aparición de Facebook, que se ha convertido en un nuevo medio de comunicación global.

Ambos fenómenos representaron una disrupción que tuvo un enorme impacto en la economía y la sociedad. La gran diferencia entre ellos es que la apertura de la primera ruta marítima a Oriente fue un proceso de exploración que duró casi 100 años, mientras que el nacimiento de la red social fue un fenómeno viral y global que alcanzó los 100 millones de usuarios en menos de 5 años.

La disrupción tecnológica actual “es un proceso exponencial y global frente a la linealidad y localidad de los anteriores”, afirmó Forcano. “Y esto tiene una gran transcendencia en la medida en que la revolución digital ha ido entrando en diferentes sectores de actividad y ha ido inoculando este virus del crecimiento tecnológico exponencial sector tras sector”.

La disrupción tecnológica actual es un proceso exponencial y global frente a la linealidad y localidad de los anteriores

Otro rasgo que caracteriza la disrupción es que lo que aparece es algo “nuevo e inesperado”, lo que quiere decir que “siempre nace de abordar un problema de una forma diferente, de buscar una solución esencialmente distinta a la tradicional”, explicó el director de Talento y Cultura de BBVA, que finalizó su intervención refiriéndose al tercer elemento que define la disrupción: el cuestionamiento del statu quo.

“El statu quo tiene una inercia enorme y es la base sobre la que se construye el entramado de modelos e intereses sociales, políticos y económicos que, ante una disrupción, luchan por su supervivencia”. Por este motivo, “la disrupción es siempre causa de conflicto, fuente de debate y de tensión, entre lo antiguo y lo nuevo“. Y la transformación nace precisamente de “esa tensión entre lo viejo y lo nuevo, del diálogo entre lo que siempre hemos sido y lo que queremos ser”.

La transformación, añadió Forcano, surge de dos factores esenciales: el mirar hacia fuera –otros sectores, competidores, mercados…– para entender la necesidad de transformarte, y el sentido de urgencia que es el que nos lleva a pasar a la acción.

Transformando las organizaciones

Durante el desarrollo de la jornada, el director de Talento y Cultura de BBVA intervino también en una mesa redonda que, bajo el título ‘Transformando las Organizaciones’, contó también con la participación de David Gracia, director general de Marketing y Transformación Digital de Sanitas, y de Íñigo de Yarza, vicepresidente ejecutivo de Grupo Henneo.

Los cambios experimentados por el sector de la salud, los medios de comunicación y la industria financiera como consecuencia de la revolución digital centraron las intervenciones de los representantes de tres empresas líderes en la transformación de sus respectivos sectores, que coincidieron en la importancia de anticiparse al cambio.

Ricardo Forcano participó en la mesa redonda ‘Transformando las Organizaciones’, junto a David Gracia, de Sanitas, y de Íñigo de Yarza, de Grupo Henneo.

En el caso de la banca, Ricardo Forcano reconoció que “el sector financiero atraviesa una tormenta perfecta“, que combina un cambio a nivel regulatorio con una enorme disrupción tecnológica que tiene un doble impacto: por un lado, en las arquitecturas tecnológicas, procesos y operaciones de la banca. Pero, sobre todo, en las demandas del consumidor que es cada vez más digital y no distingue los servicios por sectores. Lo que quiere es “disponer de los servicios en cualquier dispositivo y en cualquier momento”. A esto se une, la aparición de nuevos competidores procedentes del mundo digital que están atacando diferentes nichos de la cadena de valor del negocio bancario.

Por su parte, David Gracia habló de tres tendencias en el sector de la salud: la proactividad de los pacientes en la búsqueda de información, la telemedicina y la posibilidad que dan los datos para pasar de una medicina que cura enfermedades a una que las previene.

En el caso de los medios de comunicación, Íñigo de Yarza se refirió a la revolución que están sufriendo, especialmente en el caso de la prensa: “Venimos de un modelo que prácticamente no ha cambiado en cien años y que de diez años a esta parte ha experimentado una caída en sus ingresos de casi un 50% en España”.

A modo de conclusión, el director de Talento y Cultura de BBVA, aseguró que el desafío más importante no es la transformación tecnológica sino el cambio cultural. “Al final, cambiar las plataformas tecnológicas es un reto muy complicado, pero cambiar una organización como BBVA de más de 130.000 personas en diferentes países y áreas de negocio es un reto todavía mayor”.

Comunicación corporativa