Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ciencia y tecnología 26 mar 2019

Un juego español para ayudar a la NASA a procesar datos del telescopio Hubble

El Space Apps Challange de la NASA, uno de los ‘hackatones’ de mayor renombre, ha vuelto a premiar a un grupo de españoles, gracias a su idea ‘Galaxy Quest’. Este proyecto ayuda a procesar datos reales del telescopio Hubble a través de un proceso de ‘gamificación’. Pero no sólo eso: es la puerta para crear una red neuronal de inteligencia artificial con estos datos, y abrir una nueva vía de comunicación entre la NASA y los usuarios. José Luis Martín-Oar, diseñador de servicio de BBVA y uno de los integrantes del equipo, nos lo cuenta en detalle.

Hijo de un piloto de helicópteros y apasionado desde niño de la aeronáutica y el espacio, José Luis no dudó ni un instante en apuntarse al reto de la NASA cuando se enteró de que sería en Madrid. Sobre cómo combina su actividad profesional en el sector financiero con el mundo del espacio, lo tiene claro: “el diseño de servicios se puede aplicar en cualquier campo”. Por eso, para él su trabajo en BBVA y este tipo de proyectos, que acomete en su tiempo libre, son complementarios.

La NASA organiza desde el año 2012 el Space Apps Challenge, al que se presentan miles de equipos y que se celebra de forma simultánea en más de 180 países en seis continentes. En este ‘hackatonla agencia espacial norteamericana propone una serie de retos a los que los más de 25.000 participantes de todo el mundo tienen que dar respuesta durante un fin de semana. Para poder presentarse, los participantes tienen que estar organizados en equipos multidisciplinares de entre 3 y 5 personas.

Los retos que propone la NASA, además, van cambiando de año en año. “Es un evento muy bonito porque ocurre de manera simultánea durante el mismo fin de semana en distintas partes del mundo”, explica José Luis. “Cuando estás en la plataforma de la NASA subiendo tu documentación, ves equipos de Estados Unidos, de la India, de Japón…”

“Tuve la suerte de juntarme con un equipo fantástico”, afirma. El equipo en el que participó está formado por tres diseñadores y un ‘data scientist’, al que posteriormente se incorporó un ingeniero aeronáutico.

Portada de 'Galaxy Quest'.

Jugar a clasificar las galaxias

Una de las dificultades que plantea el Space Apps Challenge es que presenta varios retos. “Nosotros no nos conocíamos como equipo y tuvimos que elegir el primer día, el viernes, a qué reto nos presentábamos”. Este fue el primer obstáculo que tuvieron que salvar. Teniendo en cuenta las capacidades de equipo de mezcla de diseño y análisis de datos, dudaron entre dos. El primero era el Golden Record, que era un proyecto para recrear los discos que llevan las sondas ‘voyager’ por si se encuentran vida extraterrestre. El otro era un reto para crear un juego a partir de las imágenes del telescopio Hubble.

Finalmente, optaron por el reto del Hubble. Así nació el proyecto ‘Galaxy Quest’, “un juego de exploración espacial donde los usuarios van explorando galaxias y las van clasificando”, palabras de José Luis. “El juego era muy básico en esta primera interacción. Podías clasificar galaxias regulares, galaxias irregulares dibujando la forma, y también identificar los ejes de simetría de nebulosas”. ¿Esto con qué fin? En realidad, mientras hacen esto, los usuarios están ayudando a procesar datos reales del telescopio Hubble. A su vez, con estos datos, “nuestra idea era entrenar una red neuronal de inteligencia artificial y poder hacer este proceso de manera automática en el futuro”.

“A la NASA le gustó nuestro proyecto porque hacíamos uso de una manera muy visual e interactiva las imágenes procesadas que ya tenemos del Hubble, pero a la vez le damos ese giro de usar ‘ciencia ciudadana’ y alimentar esa base de datos de inteligencia artificial”, destaca.

En este proyecto, los datos son fundamentales. Su objetivo más estratégico, más allá del juego en sí, es abrir un nuevo canal de comunicación entre la NASA y una base de usuarios.

¿Y qué va a pasar a partir de ahora? La NASA reconoce su proyecto y les invita a visitar el centro Kennedy, pero no paga su viaje. Por eso, están en plena campaña para conseguir un ‘sponsor’ que les ayude a llegar hasta allí.

Otras historias interesantes