Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Un proyecto de Herzog & de Meuron

La ciudad antigua, romana o medieval, ha sido el modelo en el que los arquitectos suizos Jacques Herzog y Pierre de Meuron se han inspirado para diseñar la nueva sede de BBVA en Madrid, que definen como “un lugar de trabajo para el futuro”.

“La atmósfera del campus es la de una ciudad: hay callejuelas, calles, plazas y jardines, edificios grandes y pequeños, viejos y nuevos, re­glas y excepciones”, explican los arquitectos en un artículo escrito para el libro Reinventar la empresa en la era digital que puede descargarse gratuitamente en la web de OpenMind.

Cuando los Premios Pritzker 2001 decidieron participar en el concurso convocado por BBVA en 2007 para la construcción de su nueva sede corporativa en Madrid, optaron por un diseño inspirado en las geometrías de los jardines árabes. Una alfombra de edificios de tres alturas, con patios, pasajes y jardines que se posa como una alfombra sobre un terreno con importantes desniveles. Una plaza redondeada se recorta en este tapiz y gira en vertical para convertirse en una torre, La Vela.

Twittear

Herzog & de Meuron: La sede del BBVA es simultáneamente un único edificio y una ciudad polifacética.

La plaza central es el punto de encuentro para los habitantes de esta ciudad y La Vela sitúa a BBVA en el skyline de Madrid y sirve de punto de orientación dentro de la propia sede. Todo ello se fundamente en la misma filosofía: la dimensión humana y la conexión entre personas y edificios. “A diferencia de la mayoría de los campus empresariales, formados por edificios independientes sin relación entre sí, la sede del BBVA es simultáneamente un único edificio y una ciudad polifacética”, afirman Jacques Herzog y Pierre de Meuron.

Fotografía de la Vela, una torre circular que preside la nueva sede de BBVA en Madrid. ©Carlos Benítez-Donoso

© Carlos Benítez-Donoso

Los siete edificios de baja altura, que suponen el 83% de la superficie, son estrechos, lo que crea un entorno más personal, a diferencia de las oficinas de planta libre tradicionales, y las amplias fachadas transparentes facilitan la conexión visual entre los edificios. “Los espacios interiores y exteriores se solapan: el límite entre ellos se difumina. Se puede mirar a través del complejo desde un extremo a hasta el otro”, subrayan los arquitectos.

El objetivo es “generar la sensación en todos los puestos de trabajo de que el complejo es un gran todo. Los diferentes departamentos del banco, aunque están en edificios distintos, forman parte un todo, como las distintas partes de un mismo cuerpo”, explican Herzog y de Meuron.

Arquitectos de fama internacional

Herzog & de Meuron es un prestigioso grupo suizo de arquitectos fundado por Jacques Herzog y Pierre de Meuron en 1978. Desde entonces, el estudio ha crecido hasta contar con más de 350 empleados y ha incorporado como socios a los arquitectos Christine Binswanger, Ascan Mergenthaler y Stefan Marbach.

En 2001, Jaques Herzog y Pierre de Meuron fueron galardonados con el Premio Pritzker, el galardón más prestigioso del mundo en el ámbito de la arquitectura.

Fotografía Estadio Nacional de Pekín

© Tobias Madörin

Han participado en una gran variedad de proyectos, desde diseños urbanísticos de gran envergadura hasta pequeñas residencias privadas. Algunos de los más reconocidos son la Tate Modern en Londres, el Estadio Nacional de Pekín (conocido como “el Nido”), sede de los Juegos Olímpicos de 2008, o el Museo de Arte de Miami. Han diseñado, además, varios proyectos de ámbito privado como fábricas, oficinas y viviendas, entre los que destaca el innovador parking de 1111 Lincoln Road en Miami Beach.

Te recomendamos estas noticias