Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Vida y Cultura

Vida y Cultura

Para alguien que lleve poquito corriendo o que tenga en mente ponerse a ello, quizás el correr 5 o 10 km le parezca un exceso. Y puede que si lo compara con la distancia que anda en su día a día, algo de razón no le falte. Pero si habla con algún vecino, compañero de trabajo o familiar enganchado al running, verá que son objetivos accesibles. Otra cosa es el tiempo con el que se cubran esas distancias. A lo que vamos: ¿Qué hacer y qué no hacer durante el seguimiento de un entrenamiento running para una carrera popular por asfalto, como la Carrera Solidaria BBVA?

Nunca es tarde para empezar la operación bikini. No se trata de lucir bien el bañador, sino de mantenerse en buena forma física y llevar una vida saludable a pesar de los excesos del verano. Aprovecha los paseos por la playa o las caminatas de montaña para practicar el power walking. Es el deporte del que todo el mundo habla, incluida la ciencia.

La cosa va de wearables, pero antes, rebobinemos. Correr es un ejercicio innato para el ser humano. También andar. Así, intercalando la carrera a pie con el paso ligero, los pueblos cazaban siguiendo a sus presas durante muchos kilómetros o se movían de ubicación, llevando el ritmo por sensaciones. No obstante, hoy día nuestro cuerpo ha olvidado o mantiene dormida esa herencia genética debido al progreso, que ha sido una bendición para muchas cosas.

Fotografía Carlos Soria montaña alpinismo recurso BBVA

El alpinista ha cerrado con esta cumbre una temporada muy especial en el Himalaya en la que ha liderado un trekking solidario. “Esta expedición ha sido muy emocionante por la ayuda que hemos podido prestar a las dos escuelas con las que hemos colaborado. Y con la cima a la montaña más bella del mundo hemos puesto el broche de oro al viaje”.

Ya es oficial, así lo dicen este lunes los ordenadores de la WTA. Garbiñe Muguruza cierra el año como número tres del mundo. La estadounidense Serena Williams se mantiene como líder con 9.945 puntos, seguida de la rumana Simona Halep, con 6.060. Garbiñe ha sumado 5200 puntos desde enero.

Tres finales, una de ellas de Grand Slam, Pekín, Wuhan y Wimbledon, su segundo título WTA en un Premier Mandatory, los torneos más importantes por detrás de los cuatro grandes, y el tercer escalón del podio mundial del tenis femenino. Garbiñe Muguruza ha escalado 17 posiciones en el ránking en una temporada en la que ha demostrado que puede, y mucho, con los grandes retos.