Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Coronavirus 02 jun 2020

Wuhan, desescalar, EPI... las palabras que sonaron fuerte con el coronavirus

Si hace tres meses nos hubieran preguntado el significado de la palabra desescalada, habríamos dicho algo similar a “descender una montaña”. Ahora, todos usamos esa palabra a diario. La COVID-19, como recomienda Fundéu que se escriba, dejará huella en nuestras vidas, y también en nuestro lenguaje. Según la RAE, tres de los términos más buscados en su diccionario están directamente relacionados con la crisis del coronavirus: cuarentena, confinamiento y pandemia.

Estas tres palabras, y otras como resiliencia, epidemia, virus o triaje son algunas de las  más consultadas en el Diccionario de la Lengua Española (DLE) durante las últimas semanas, cuando ha recibido más de 84 millones de visitas (casi 3 millones diarios). “Los términos relacionados con la crisis de la COVID-19 que generan más visitas al DLE indican una tendencia informativa clara: la gente quiere saber los significados que acompañan a esta nueva realidad”, aseguran desde la Real Academia Española. El confinamiento o la pandemia se mezclan en las búsquedas con términos científicos como ensayo clínico o vacuna; médicos, como mascarilla quirúrgica y respiradores; o económicos, como ERTE, que ya tiene entrada propia en el diccionario del español jurídico.

Todos estos términos definen de la mejor forma este periodo de crisis en el que aún estamos inmersos, desde los que buscan ponerle nombre a la enfermedad – MERS, MERS-COV o SARS – hasta los que ayudan en la ‘nueva normalidad’ – videoconferencia, videollamada o gel hidroalcohólico-. Hay otros más poéticos, como “paréntesis”, nos cuenta Mario Tascón, presidente de Fundéu. “Que sea solo el paréntesis o el gran paréntesis de 2020 dependerá de cómo nos comportemos y si conseguimos evitar los rebrotes”, indica.

Cuarentena, confinamiento y pandemia son los términos más buscados en la RAE

¿Perdurarán estas palabras en el tiempo o se aplanará esta curva también? “Habrá de todo”, afirma Tascón. “No se trata solo de las palabras nuevas, también hemos de actualizar en nuestro vocabulario las existentes”, continúa. Por ejemplo, “aprendimos a distinguir epidemia de pandemia o a entender el significado de siglas como EPIs, OMS, MERS”. También “hemos descubierto que una cuarentena no hace falta que sea de cuarenta días o hablamos de estar confinados, en lugar de encerrados”. En su opinión, “algunos de estos términos durarán unos cuantos años por el impacto emocional y otros irán desapareciendo o teniendo menos importancia”.

La comunicación clara muchas veces es visual

En momentos de crisis como la actual, cuando los bulos o ‘fake news’ tienen más fuerza que nunca, la comunicación clara emerge como un activo muy valioso, ante la aparición de muchos conceptos y términos que no se entienden, en ocasión usados por gobiernos e instituciones públicas. “El riesgo, incluso de muerte, aumenta la importancia de aprender y poner en práctica de forma veloz nuevos hábitos y comportamientos. Aprender deprisa es vital”, explica el periodista y escritor. En su opinión, en pocos días, o incluso horas, millones de personas tuvieron que cambiar su forma de vida con comportamientos nuevos y estaban sujetos a reglas algunas veces complejas y otras veces contrarias a sus hábitos. “Conseguir hacer esto bien solo sucede si las instrucciones y la comunicación es clara, evidente y sencilla”, reitera.

Y pone énfasis en una idea esencial: la ciencia no está reñida con las explicaciones claras, al contrario. “El concepto de “aplanar” la curva es un gran ejemplo de cómo un complejo asunto se puede explicar de forma muy sencilla con imágenes. La comunicación clara muchas veces es visual”, indica.

Tú propagas el virus

“Un ejercicio muy sencillo de comunicación clara que realicé al principio de esta crisis fue recomendar que no se utilizaran frases como ‘el virus se propaga’ sino ‘tú propagas el virus’. Es una frase contundente en la que se señala la importancia de la responsabilidad personal y de cambiar los hábitos frente a una recomendación genérica”, explica Tascón. “Si conseguimos que esa frase quede en nuestra memoria habremos mejorado mucho nuestro comportamiento”. Así puede el lenguaje ayudarnos a actuar con responsabilidad y modificar nuestras conductas.

Hay otras frases también relacionadas con la posibilidad de establecer una comunicación clara: no es lo mismo decir “extrema tu higiene respiratoria” que, mucho más claro, “cada vez que tosas o estornudes, tápate la boca con el brazo o un pañuelo”. En palabras de Mario Tascón, “se trata de cambiar formas de pensar y hábitos de conducta de forma rápida y eficiente que pueden salvar la vida de los que está alrededor y la propia, no de ganar un concurso literario de carteles, ni un certamen textos jurídicos barrocos”. Por ello, es importante que predomine dicha comunicación clara “desde el texto al diseño”.

En momentos de crisis como la actual, cuando los bulos o ‘fake news’ tienen más fuerza que nunca, la comunicación clara emerge como un activo muy valioso.

25 términos del ‘covidiccionario’ de la lengua para definir una era

  • Antiviral: dicho de un medicamento, de una sustancia, de un procedimiento, etc… que se utiliza para combatir los virus.
  • Asintomático: Que no presenta síntomas de enfermedad (RAE).
  • Bulo: Noticia falsa propagada con algún fin (RAE).
  • Confinar: Recluir algo o a alguien dentro de límites (RAE).
  • Contagiar: Transmitir una enfermedad a alguien (RAE).
  • Corredor aéreo: Ruta obligada en un determinado trayecto de vuelo (RAE).
  • Cuarentena: Aislamiento preventivo a que se somete durante un período de tiempo, por razones sanitarias, a personas o animales (RAE).
  • Desescalar: En referencia a las medidas de confinamiento establecidas para combatir la pandemia, «desescalar» se emplea con el sentido de ‘reducir o eliminar de forma escalonada, gradual o progresiva’, en consonancia con el uso de «desescalada» (twitter RAE, 19 de mayo 2020).
  • Desinfectar: Quitar a algo la infección o la propiedad de causarla, destruyendo los gérmenes nocivos o evitando su desarrollo (RAE).
  • Epidemia: Enfermedad que se propaga durante algún tiempo por un país, acometiendo simultáneamente a gran número de personas (RAE).
  • Infectar: Dicho de ciertos organismos patógenos: Invadir un ser vivo y multiplicarse en él, como los parásitos en sus hospedadores (RAE).
  • Mascarilla: Máscara que cubre la boca y la nariz para proteger al que respira, o a quien está en su proximidad, de posibles agentes patógenos o tóxicos (RAE).
  • Moratoria: Prórroga en el plazo establecido para algo, especialmente el pago de una deuda o el cumplimiento de una obligación (RAE).
  • Pandemia: Enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a casi todos los individuos de una localidad o región (RAE).
  • Pangolín: Mamífero del orden de los desdentados, cubierto todo, desde la cabeza hasta los pies y la cola, de escamas duras y puntiagudas, que el animal puede erizar, sobre todo al arrollarse en bola, como lo hace para defenderse, y del que hay varias especies propias del centro de África y del sur de Asia, que varían en tamaño, desde 60 a 80 cm de largo hasta el arranque de la cola, casi tan larga como el cuerpo (RAE).
  • Paréntesis: Suspensión o interrupción (RAE).
  • Resiliencia: Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos (RAE).
  • Respirador: Aparato que se utiliza para practicar la respiración asistida (RAE).
  • Vacunar: Inocular una vacuna a una persona o a un animal para provocar en ellos una respuesta de defensa y preservarlos de una enfermedad determinada (RAE).
  • Virus: Organismo de estructura muy sencilla, compuesto de proteínas y ácidos nucleicos, y capaz de reproducirse solo en el seno de células vivas específicas, utilizando su metabolismo (RAE).

Otras historias interesantes