Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Aplicaciones 13 ene 2016

Cuatro claves para entender, por fin, el mundo de las APIs

En los últimos tiempos son el núcleo de los proyectos más ambiciosos y las protagonistas de los temas de conversación entre expertos de tecnologías. La mayoría de éstos están de acuerdo en que las APIs revolucionarán Internet, pero para el común de los mortales, son unas siglas más de las muchas que día a día utilizamos. Jose Manuel de la Chica, de New Digital Business- Engineering de BBVA, nos da las claves para entenderlo.

¿Qué es una API?

Una API (acrónimo de Application Programming Interface) a pesar de su aparente complejidad, no es más que un mecanismo mediante el cual un software es capaz de comunicarse con otro con el que en principio no tiene ningún tipo de relación y con el que ni siquiera comparten espacio, ubicación o tecnología. Es por ejemplo, el sistema utilizado en las webs para incluir datos de Twitter, Facebook, interactuar con LinkedIn,ofrecer información meteorológica de Weather.com o permitir pagos con Paypal mientras se escucha música que viene de Spotify.

Las APIs web permiten que herramientas separadas construidas por distintas empresas, intercambien funcionalidad, datos e interactúen entre sí. Por eso se dice que las APIs son el pegamento de Internet, una especie de puente tecnológico que hace posible  la era del “Todo Conectado” y del “Internet de las cosas” de los que hablan todos los tecnólogos.

¿Para qué sirve una API web?

Para las empresas, no sólo sirve para añadir funcionalidades o datos de terceros a sus aplicaciones, sino también para generar nuevas oportunidades de negocio o hacer que sus productos lleguen a nuevos tipos de clientes de manera que amplíen el tamaño de su mercado. Por ejemplo, el CEO de Twitter no dudaba en afirmar que lo mejor que habían hecho por su aplicación era crear un API, ya que fue entonces cuando Twitter empezó a ser visible en miles de aplicaciones externas además de en su propia web y app móvil. Hoy en día, la mayoría de tráfico que recibe Twitter es generado a través de su API.

¿Por qué se dice que las APIs son la nueva revolución digital?

Porque permiten una evolución exponencial de la tecnología, haciendo posible que cada empresa se centre en sus propios desarrollos e integre a través de APIs aquellos servicios o datos de los que no dispone a través del proveedor de APIs más indicado en cada caso. Así mismo, gracias a los “mashups” o combinación de una o más APIs en una sola, se cumple cada vez más aquello de que el todo es mayor que la suma de las partes.

Se dice que la revolución de las apps es en realidad la revolución de las APIs. Alrededor del 75% de las apps móviles utilizan internamente algún tipo de API para ofrecer datos u operativa a sus usuarios.

Por último, las APIs se convierten así en un nuevo canal para las empresas (como la web o las apps móviles) pero también en un nuevo tipo de producto que pueden ofertar y abrir a sus nuevos clientes a cambio de un pago por cada uso del API, que también son conocidas como “llamadas” al API.

Algunas empresas, como aquellas que tienen datos relevantes, son conscientes del valor de la información que exponen y ya están generando importantes modelos de negocio usando las APIs como producto.

¿Podrías citar algún ejemplo de proyecto exitoso a partir de APIs web?

Un ejemplo que siempre se suele citar al hablar de APIs es el de Netflix, que aunque ha cambiado varias veces su política de uso de estas y su estrategia al respecto a lo largo del tiempo, reconoció en su momento que una API le supuso un ahorro en costes de desarrollo e I+D inimaginable. Gracias a los desarrolladores externos que usaban sus APIs, consiguió llegar a decenas de plataformas, sistemas operativos y tipos de dispositivos, al mismo tiempo que lo hacía a través de aplicaciones de nicho, específicas y adaptadas a cada tipo de usuario final. Era como tener cientos de desarrolladores externos creando software alrededor de ellos, con el consiguiente crecimiento exponencial de usuarios, mientras que gracias a la co-creación y a la innovación abierta, los costes directos por horas de desarrollo de estos profesionales era casi nulo. A cambio, los desarrolladores externos conseguían datos y funcionalidades de Netflix alrededor de los cuales podían construir o potenciar su negocio digital. Un ejemplo perfecto para ilustrar que el uso de APIs es la nueva forma de crear sinergias entre empresas y startups beneficiando a su vez al usuario final: un triple win-win.

Otro sector que se han beneficiado extraordinariamente de las APIs ha sido el de los viajes, donde empresas como Expedia o TripAdvisor han hecho de las APIs una de sus principales herramientas para generación de ingresos gracias al auge de los comparadores de viajes como Trivago o Kayak y de las agencias de viajes online (OTAs).

Jose Manuel de la Chica

Solutions Architect en New Digital Business – Engineering BBVA

Twitter: @Delachica

Linkedin: Jose Manuel de la Chica

Más información

Otras historias interesantes