Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Análisis económico 02 ago 2016

8 Aprendizajes sobre Inclusión Financiera

El reciente informe El negocio de la inclusión financiera: visiones de bancos en países emergentes ha sido un ejercicio nunca antes realizado en el IIF. Está basado en la visión de los 24 ejecutivos del área encargada del tema Inclusión Financiera, un tema que está despertando creciente interés.

Un buen concepto de Inclusión Financiera es el del Center for Financial Inclusion, que ha sido nuestro socio para elaborar este informe y que, con acierto, usa lo mejor de las múltiples definiciones incluyendo las del propio Banco Mundial y de similares entidades multilaterales: La Inclusión Financiera define al “porcentaje de población y negocios que usan los servicios financieros”.

A partir de esta definición, el propio Banco Mundial subraya que el acceso a una cuenta corriente es el primer paso para acceder el mundo financiero, pero tras esto viene algo mucho más importante que es el correcto uso de esos productos y servicios, lo que no sucederá si esos productos no tienen la calidad esperada: precio, conveniencia, sencillez y seguridad. En el sector estos atributos son a la vez barreras.

La innovación financiera no se está produciendo en países ricos sino en emergentes

En mis dos años dedicados a este tema, desde mi puesto en el IIF en Washington DC, he podido comprobar por qué empresas como BBVA tienen tanto que decir en la materia. No es casual que yo mismo sea un secondee de BBVA en este puesto: BBVA tiene un área de negocio centrada exclusivamente en inclusión financiera y basada en México, un prestigioso equipo de Research dedicado en exclusiva al tema de la inclusión financiera, una política y programa de educación financiera coordinado desde Negocio Responsable y una Fundación Microfinanzas BBVA cuyo impacto y tamaño es solo equiparable al mayor proveedor de microfinanzas del mundo que es Brac en Bangladesh.

Como he comentado anteriormente el informe está basado en 24 entrevistas en profundidad a algunos de los mejores jugadores del mundo financiero en la materia de inclusión financiera en países emergentes como Mexico, Perú, Colombia, Brasil, South Africa, Ghana, Kenya, India, China, Bangladesh, etc. He aquí mis conclusiones:

Primera lectura: la innovación financiera no se está produciendo en países ricos sino en emergentes. Kenia, México, Colombia o India tienen dinero digital. España o USA con 98% y un 94% respectivamente de población con cuenta corriente no. Yo he visto como mi conductor de Rickshaws (bicicleta triciclo, símbolo turístico de Bangladesh) en Dhaka pagaba dos sodas con un móvil básico de los de hace 20 años. El milagro tecnológico se llama bkash que es el mayor proveedor de dinero móvil del mundo (plataforma de Brac Bank donde la poderosa fundación Gates ha invertido mucho dinero en su acertado objetivo de digitalizar para universalizar el acceso a los servicios financieros). Esto por cierto no puedo hacerlo en DC con mi teléfono inteligente. ¡Qué contradicción!

Segunda lectura: inclusión financiera ya no es primero crédito, luego ahorro y luego el resto. Ahora todo empieza con pagos y cuentas transaccionales, después viene ahorro, el crédito, los seguros y las pensiones.

Tercera lectura: inclusión financiera es más “infrabancarizados” que “no bancarizados”. Casi todas las entidades empiezan con un perfil de cliente de bajo ingreso, en país emergente y que gana menos de 500USD al año. Hablamos sobre todo de informalidad y menos de pobreza.

Cuarta lectura: Inclusión Financiera también es pobreza y base de la pirámide, que está evolucionando sobre todo con microfinanzas, como es el caso de la Fundación Microfinanzas BBVA que junto a BRAC –la mayor ONG del mundo, basada en Bangladesh, con 150.000 empleados y hasta banco propio- es uno de mis referentes en el mundo de la Inclusión Financiera. El propio Banco Mundial, a través de su brazo privado el IFC, estima que este mercado actual de 300 millones de personas se multiplicará por 5 en los próximos años. Y más ahora con la revolución tecnológica generada por “la oficina en la tableta” que está permitiendo ganar escala a los oficiales de crédito.

Twittear

Crear un ecosistema digital que permita dar acceso a todos a las oportunidades de esta nueva era es fundamental.

Quinta lectura: la inclusión financiera digital empieza hoy con los corresponsales bancarios que son pequeñas tiendas donde puedes hacer las operaciones básicas de ingresos y retiradas de fondos, así como apertura de cuentas y similares. Este modelo tan avanzado en México, Perú, Colombia o India está siendo toda una revolución para acercar los servicios financieros a la población. Cercanía, comodidad, seguridad y precio son las claves para usar servicios financieros regulados. Una regulación que debería tener como objetivo incluir y proteger a todos.

Sexta lectura: la digitalización es crítica para ganar volumen y escala. Por ejemplo, en países emergentes, la digitalización de las ayudas estatales denominadas Transferencias Condicionadas (pensiones, ayudas alimenticias, ayudas educación, etc) es fundamental. Hoy todavía, según el Banco Mundial, más de 1.300 millones de personas siguen pagando los recibos de luz, agua o teléfono en dinero efectivo.

Séptima lectura: la identificación del titular es crítica. Conocer a tu cliente. Los reguladores lo denominan KYC know your customer. Hoy el 20% de la población mundial no está identificada en censo alguno y esto les aparta de toda inclusión financiera. Todavía hoy 2.000 millones de personas en todo el mundo están fuera del sistema y esto afecta directamente a la estabilidad del sistema, a la integridad financiera y a la protección del consumidor.

Pero ya hay casos de éxito que nos permiten concluir que la solución está en marcha. Por ejemplo en India he visto con mis propios ojos como gente pobre y no alfabetizada abría una cuenta corriente poniendo sus dedos en un lector digital de menos de 5 dólares de coste. Es el Aadhaar, un sistema de identificación con una huella digital barato, seguro y masivo que permite crear cuentas corrientes de 12 dígitos. Os costaría creer que el agente era un distribuidor de grano y queroseno para cocinar y que en una sola habitación tenía la cama, la cocina, y la propia agencia que él mismo regentaba. Un local representando a un banco y contando con la confianza de su comunidad. Igualmente el mayor banco del mundo por oficinas, el State Bank of India, tiene 50.000 agentes por toda la geografía trabajando con este sistema. Con estas prácticas y las políticas estatales que fomentan el uso de esas cuentas el impacto es gigantesco. Los bancos necesitamos encontrar la forma más barata y viable posible para bancarizar a todos sin perder dinero. Esto todavía está costando trabajo pero todos los entrevistados tenían estimaciones muy claras de alcanzar el break-even muy pronto.

Por último comentar que no hay receta única para la inclusión financiera pues depende del entorno social, económico, regulatorio y tecnológico.

Está claro que el efectivo es caro (estimaciones del 2% PIB) y anónimo y por lo tanto el futuro es digital. Iniciativas como Bkash  o como BIM en Perú me permiten ser optimista pero estoy convencido de que los bancos deben aprovechar esta tendencia para hacer también venta cruzada.

Esto pasa por resolver las dudas sobre la cesión de los datos de consumo, para que proveedores financieros o de telefonía puedan tener un historial del cliente que permita mejorar la oferta con productos que sean útiles, buenos, baratos, oportunos y adaptados a necesidades financieras muy particulares. Estamos hablando de un mercado potencial de casi 400.000 millones de USD. Estamos hablando de un mercado transaccional y de pagos de pequeños márgenes y enormes volúmenes. Estamos hablando de un mercado de imparable digitalización en países que rozan el 100% de penetración de móviles versus población adulta con cuentas corrientes por debajo del 40%. En última instancia estamos hablando de incluir a todos y favorecer a todos es este negocio de la inclusión financiera.

Otras historias interesantes