Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Banca responsable 19 oct 2017

BBVA Momentum: Alimentación que mejora la vida de las personas y el planeta

momentum-comida-bbva

Synergiart, creadora de la aplicación SmartBider y Semilla Nativa son dos empresas sociales, participantes en BBVA Momentum, que están revolucionando el mundo de la alimentación. ¿Sus armas? Buenas ideas y planteamientos sostenibles.

La alimentación es uno de los grandes retos de futuro del planeta. Según estimaciones de la ONU, el mundo necesita producir un 50% más de comida para dar de comer a 9.000 millones de personas en 2050. Por si esta cifra no fuera lo suficientemente preocupante, el cambio climático podría reducir las cosechas en más de un 25%. Es urgente buscar soluciones que acaben con el desperdicio de alimentos, apoyen a los productores locales y sensibilicen a la población.

Alimentación ética y responsable

Synergiart y Semilla Nativa, dos de las empresas sociales participantes en BBVA Momentum, conscientes de esta emergencia a nivel global, han decidido ponerse manos a la obra aportando su granito de arena. Synergiart, ha creado SmartBider, una aplicación que permite al usuario conocer las bajadas de precios de los productos que le interesan, cerca de donde se encuentra y próximos a su fecha de consumo. “No se trata solo de una cuestión ética”, reflexiona su CEO, Fran Carballo. “El desperdicio de alimentos plantea un impacto ambiental, en términos de cantidad de recursos naturales finitos, como agua, tierra y recursos marinos utilizados en la producción de alimentos no consumidos”.

BBVA Momentum, emprendedor, Smartbider, app

SmartBider, una aplicación que permite al usuario conocer las bajadas de precios de los productos que le interesan.

Las cifras muestra una realidad de la que no muchos son conscientes. “Cada día en España se tiran 21.000 toneladas de alimentos, 1.000 de ellas solo en supermercados”, explica Fran. “Los consumidores, somos responsables del 40% del desperdicio alimentario por no ser capaces de planificar mejor nuestras compras, nuestra despensa y especialmente nuestros hábitos de alimentación”.

En ese campo, el de las preferencias de los consumidores a la hora de alimentarse, es donde entra de lleno Semilla Nativa, una distribuidora de productos ecológicos certificados, especializada en productos frescos procedentes de fincas familiares de España. “Al principio nace como una distribuidora ‘online’, ya que queríamos explorar nuevas formas de comercialización”, cuenta María José Gil Llorente, gerente de esta empresa social. “Enseguida nos dimos cuenta de que los productos frescos no son los más adecuados para distribuir ‘online’. A nuestra clientela le gusta conocer el género, elegirlo y recibir información directa a través de nuestro personal”. Los productos distribuidos por Semilla Nativa han sido cultivados de forma ecológica, sin productos químicos: “Un productor con el que trabajamos siempre dice: ‘lo importante de un producto ecológico no es lo que tiene, sino lo que no tiene’”.

 

Huertas ecológicas de Semilla Nativa, una distribuidora de productos frescos procedentes de fincas familiares.

Tanto SmartBider como Semilla Nativa, no piden al consumidor un esfuerzo extra a la hora de comprar y alimentarse de una forma más sostenible y responsable. “Hemos diseñado una solución tecnológica que permite a las personas ser socialmente más coherentes con la realidad que vivimos, sin pedirles que hagan mayores esfuerzos o cambien sus rutinas”, asegura Fran. “Con SmartBider, el consumidor es capaz de contribuir a reducir el desperdicio de alimentos ahorrando en su cesta de la compra, en cualquier momento y desde cualquier lugar”. Por su parte, en Semilla Nativa: “Siempre invitamos a nuestros clientes a que comparen nuestros precios con frutas y verduras de igual calidad, pero convencionales”, dice María José. “Se llevarán la sorpresa de que a igual calidad, normalmente somos más baratos”.

A favor de las personas

Estas dos empresas sociales, demuestran que queda mucho por hacer en el campo de la alimentación y que la innovación, a veces, no requiere de grandes desarrollos tecnológicos, sino de una buena idea que forme parte de la solución y ayude a las personas. “Nosotros compramos directamente a las fincas, así pues, gran parte del dinero que pagan nuestros clientes por sus alimentos, llega directamente a las huertas, a las familias productoras”, cuenta María José. “En nuestra tienda se puede encontrar productos sin margen, cuando hay sobreproducción de algún producto (lo que llamamos producto solidario), compramos las semillas de los productos que queremos que nos cultiven, aseguramos la compra y definimos proyectos de mejora de sus fincas”. El resultado llena de orgullo a esta emprendedora: “Hemos demostrado al mercado que no es necesario contar con productos 'viajeros', sino que contando con producción nacional y de pequeños productores, se puede dar respuesta a las necesidades de los clientes”.

Tienda de Semilla Nativa, en Madrid.

Synergiart tampoco pierde de vista el impacto social de SmartBider: “Nuestro informe de medición de impacto refleja que por cada euro que generamos en SmartBider conseguimos retornar a la sociedad 4,23€”, explica Fran. “Cada vez que un usuario realiza una compra, a través de la aplicación, una parte importante de nuestros beneficios se destina a obra social”.

Un espacio para la reflexión

BBVA Momentum ha supuesto, para ambas, el apoyo que necesitaban para seguir avanzando. “Estamos aprendiendo mucho sobre las claves del emprendimiento social y herramientas que nos ayudan a fortalecer áreas críticas de nuestro negocio”, cuenta Fran. María José hace hincapié en lo importante que es apearse de la vorágine del día a día para pensar: “BBVA Momentum permite abrir un espacio de reflexión para hacer un análisis de dónde estamos y hacia dónde queremos ir”.

Otras historias interesantes