Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tecnología 01 feb 2018

El código IMEI: qué es y cómo usarlo en cualquier teléfono móvil

Cualquier teléfono inteligente tiene una especie de DNI que lo identifica y lo hace único. Se trata del código IMEI (International Mobile Equipment Identity, “identidad internacional de equipo móvil”, en español), 15 dígitos que además protegen cualquier celular. Un grupo de números que tiene un formato estándar que se usa en todo el mundo y que sirve, básicamente, para identificar cualquier dispositivo en cualquier lugar.

Esa identificación del celular da información a la operadora para saber cuándo se conecta a la red, desde dónde y quién es la persona que se conecta. Es decir, información básica para poder proteger el terminal, bloquearlo, desbloquearlo e incluso liberarlo. Más adelante se mostrarán sus usos.

Prácticamente todos los IMEI del planeta están formados 15 dígitos los cuales, a su vez, se dividen en cuatro apartados diferenciados. Es decir, un poco a modo número de cuenta corriente o número de tarjeta.

Por tanto, los cuatro apartados son:

Type Allocation Code (TAC): Corresponde a los seis primeros dígitos e identifica el país de fabricación del dispositivo.

Final Assembly Code (FAC): Justo los dos siguientes dígitos. Permiten saber quién es el fabricante.

Número de serie (SNR): Son los seis siguientes dígitos después del FAC.

Spare: Es el último dígito, que actúa a modo de verificador. No todos los terminales lo tienen por lo que algunos tienen 14 dígitos.

Aclarado qué es, el siguiente paso es conoce cómo se obtiene. Se puede conseguir de varias formas:

– El primero es marcando el código *#06# en el teclado del celular, como si fuera a llamar. El IMEI aparecerá en la pantalla.

– Dentro del propio terminal en el menú ‘Ajustes‘, dentro de la opción ‘Acerca del teléfono‘.

– En la caja del terminal, a veces en la parte trasera del celular o incluso en la bandeja de la tarjeta SIM (esto último para iPhone). Debajo de la batería también se suele encontrar, en forma de pegatina.

Por último, solo queda conocer para qué se puede usar. Sus funciones ni mucho menos son baladís:

Bloquear el terminal: Muy útil si se sufre un robo o se pierde. Basta con llamar a la operadora y se le facilite el código. Dejarán el terminal bloqueado y la persona ajena que lo posea no podrá hacer nada con el celular. También es muy útil si se denuncia la pérdida o robo para poder dar todos los datos posibles.

Desbloquearlo: Si resulta que, tras el disgusto, se termina encontrando el terminal hay que revertir el proceso anteriormente descrito. Es decir, volver a llamar a la operadora y darle el IMEI. Lo único es que el proceso de desbloqueado no suele ser tan rápido como el de bloque. De hecho, puede llegar a durar algún tiempo (incluso meses).

Liberarlo: El IMEI también tiene la función de ‘liberar’ el teléfono móvil. Lo que comúnmente se conoce como usar el teléfono móvil con otra compañía. Antes algo reservado para los más estudiados en el tema pero que hoy se puede hacer incluso en las páginas web de cada compañía. Al introducir el código, se liberará en cuestión de segundos.

Encontrar el terminal: También permite comprobar si ha sido ‘robado’ o ‘perdido’ introduciendo el IMEI en esta página web. Allí  se podrá conocer si ha sido robado, si no se puede conectar a la red e incluso, si es Apple, saber el estado de la nube con la que está vinculado.

Por último, y a modo de recomendación, es conveniente anotarlo en un papel y guardarlo en un lugar seguro, o tenerlo siempre a mano en la caja, para poder usarlo en un momento dado.

Guía de convivencia segura con el móvil

El móvil, ese aparato de que ya prácticamente nadie sabe desprenderse y que ha transformado definitivamente la sociedad y la manera de comunicarse. El IMEI es un código de seguridad pero, además, existen otras formas de mantener la seguridad en los celulares.

Y es que, con toda la información que se comparte a diario, existe una fuerte amenaza para la intimidad si no se protege adecuadamente los dispositivos. Hay algunos hábitos que ayudan a tener una convivencia agradable y sin incidentes con el móvil.

La seguridad en BBVA

BBVA no es ajeno a esta cuestión y cuenta con las máximas medidas de seguridad para garantizar la confidencialidad de las comunicaciones entre el Banco y el cliente. Además, está impulsando tecnologías de acceso cada día más seguras y de confianza. Como por ejemplo siendo el primer banco en España en dar acceso a la banca móvil a través del iris, gracias a la autenticación biométrica de Samsung.

Además, la identidad ‘online’ —y su seguridad— han cobrado una importancia fundamental ahora que cada vez más personas utilizan los canales digitales para relacionarse con su banco, realizar compras u organizar diversos aspectos de su vida diaria. Para ello, cada vez más empresas y usuarios apuestan por la biometría como método de autenticación y pago.

Los clientes de la banca en España también se empiezan a familiarizar con la biometría, con BBVA como pionero. Gracias al reconocimiento biométrico, BBVA ofrece el servicio ‘Alta inmediata’, por el que cualquier persona puede abrir una cuenta con el móvil y empezar a operar inmediatamente, simplemente haciéndose un ‘selfie’ y atendiendo a una videollamada.

Además de las huellas y el iris, otro indicador biométrico cada vez más empleado para la autentificación digital en la banca es la voz. El banco móvil Atom, en el que BBVA tiene una participación en torno al 29,5%, combina el reconocimiento facial junto con las contraseñas y el reconocimiento de voz para que sus clientes puedan realizar cualquier tipo de operación ‘online’ o desde el móvil.

Otras historias interesantes