Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tecnología 20 may 2016

El ‘e-commerce’ conquista el mundo rural

La revolución que genera el ‘e-commerce’ sigue traspasando barreras. No solo ha cambiado la forma de comprar y vender en las ciudades, también ha supuesto un cambio completo en la vida de muchas personas e incluso de poblaciones enteras en el mundo rural.

El fenómeno ‘e-commerce’ sigue aumentando en China con las denominadas  “aldeas Taobao”, aquellas en las que buena parte de su población se dedica al comercio electrónico y lo hacen a través de la plataforma Taobao, gestionada por el portal chino Alibaba (mayorista de ‘e-commerce’ que ha superado a Walmart como mayor vendedor del mundo).

A finales del año 2014 había en China aproximadamente 70.000 comerciantes en un total de 200 aldeas Taobao. Y a esas habría que sumarle el resto de aldeas dedicadas al ‘e-commerce’ que utilizan otra plataforma. En la actualidad existen unas 780 aldeas Taobao distribuidas por la geografía china, especialmente en las provincias de Zhejiang, Guangdong y Jiangsu.

Por lo general son pequeñas tiendas y,  según el informe sobre el desarrollo mundial del Banco Mundial,  tienen una media de 2,5 empleados, un tercio de los propietarios son mujeres, un quinto se encontraba sin empleo en el pasado y un 1% son discapacitados.

Mientras que las zonas urbanas costeras de China han crecido rápidamente en los últimos 30 años, las zonas rurales y occidentales del país se quedaron rezagadas. Sin embargo, las grandes inversiones de China en conectividad rural han producido sus frutos. El comercio electrónico en el ámbito rural creció en el 2015 un 18% más que en las ciudades.

Según AliResearch, la agencia de investigación de Alibaba, los requisitos para ser aldea Taobao es tener unas transacciones en línea anuales que superen los 10 millones de yuanes -1,38 millones de euros-, contar con más de 100 comercios ‘online’, o como alternativa que un 10% de las familias de la aldea estén implicadas en el comercio electrónico.

Además, según el informe del Banco Mundial, este fenómeno también puede promover la inclusión financiera. Como sucedió a principios de 2015, cuando la financiera Ant Financial, de Alibaba, se asoció con la Corporación Financiera Internacional para ampliar el crédito a emprendedoras chinas.

En vista de la situación actual, el gobierno chino ha considerado oportuno intervenir en las zonas rurales, e invertir 140 mil millones de yuanes -19,5 millones de euros- para mejorar la infraestructura de internet y la conectividad en las áreas rurales del país.

Lo que tienen en común tanto Alibaba como el resto de empresas que se dedican al ‘e-commerce’ es que los datos son una de sus mayores armas, con cada venta acumulan más información que les acerca más al consumidor, sus gustos y preferencias.

Otras historias interesantes