Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cómo sacar partido a las rebajas gracias al 'showrooming' y el 'webrooming'

La tecnología está marcando las tendencias de consumo y se ha convertido en la mejor aliada para el ahorro. En plena época de rebajas de invierno, hay dos tendencias que se han generalizado y ya forman parte del día a día de muchos usuarios: el ‘webrooming’ y el ‘showrooming’.

Carteles anunciando jugosas ofertas y descuentos, compradores llenando las tiendas y haciendo fila ante el mostrador de caja… Aparentemente, el paisaje habitual de las rebajas parece no haber cambiado, pero solo aparentemente. La tecnología móvil ha cambiado los hábitos, aliándose con los bolsillos de los consumidores que se están decantando por estas dos tendencias:

  1. Showrooming’: consiste en ir a la tienda física para ver el producto en persona, comprobar su calidad, probarlo y consultar con el personal del comercio las posibles dudas que se tengan sobre él. Después, a la hora comprarlo, estos usuarios acuden a internet donde comparan las distintas ofertas antes de adquirir ese mismo producto u otro similar.
  2. ‘Webrooming’: el usuario busca lo que le interesa en internet, compara precios y calidades y después, acude a una tienda física para evaluar el producto en persona y realizar la compra. Este tipo de comportamiento se da, sobre todo, en el sector de la moda ya que el usuario necesita ver la prenda físicamente para comprobar su calidad y si la talla es la adecuada. 

Tendencias globales 

La forma de consumir está cambiando en todo el planeta: “Los compradores de hoy ya no se limitan a ir a la tienda más cercana; cogen el dispositivo digital más cercano”, asegura la consultora Nielsen en su informe “Global Connected Commerce Survey”. Las estadísticas hablan de un fenómeno creciente que no deja de crecer. Según el estudio “Global Omnichannel Commerce Trends 2018”  de la compañía de investigación de mercados yStats.com: “EE. UU., Reino Unido y Australia son los líderes de la tendencia omnicanal, aunque los mercados emergentes, liderados por China, se están recuperando rápidamente y se prevé que sus ventas minoristas influenciadas por los canales digitales aumentarán más de un 10% hasta el 2022”.

Las empresas, conscientes del empuje de estas tendencias, están reforzando a nivel global su presencia en internet y se esfuerzan en atraer a los consumidores con descuentos y ofertas que no se encuentran en la tienda física, pero dando la opción de recogerlo en el local para poder probarlo en persona.

Los propios comercios son los que intentan facilitar las cosas al consumidor para que este les elija sobre otras opciones, lo que supone también una ventaja para el usuario ya que tiene más posibilidades de conseguir productos a precios competitivos sin perder calidad.

Ventajas para el ahorro 

Manejar bien el ‘webrooming’ y el ‘showrooming’, durante la época de rebajas, supone una gran ayuda para planificar el ahorro y controlar el gasto gracias a los beneficios que ofrecen ambos:

1. ‘Webrooming’:

  • Ahorrar en los gastos de envío y contar con el producto en el mismo día.
  • Comparar calidades y tallas: de esta forma, es más probable que se eviten las devoluciones ya que el usuario ha podido probar el producto antes. No hay que olvidar que muchos comercios, tanto físicos como ‘online’, no reintegran el coste si el producto se encuentra en perfecto estado, por lo que el usuario pierde el dinero.
  •  Madurar el proceso de compra: sobre todo en lo referente a los productos muy caros, que requieren un proceso más reflexivo, asesoramiento y darse tiempo para ver si es lo que realmente se necesita.

 2. ‘Showrooming’: 

  • Comparar precios: al buscar el producto en internet, una vez que se ha visto este en persona, se pueden encontrar precios más competitivos que en la tienda física.
  • Beneficiarse de ofertas exclusivas: muchos comercios hacen descuentos que son solo válidos en sus tiendas ‘online’.
  • Darse espacio para pensar: al invertir un tiempo en acudir a la tienda y después investigar en internet, el consumidor evita la compra compulsiva y solo adquiere el producto cuando está seguro de que tiene entre sus manos la mejor oferta.

Antes de comprar, conviene planificar el gasto que se va a realizar, tener muy claro qué es lo que se necesita y no dejarse llevar por los impulsos. Si se consume de forma responsable, el ‘showrooming’ y el ‘webrooming’, pueden ser la clave para aprovechar al máximo las rebajas y notar la diferencia a final de mes.

Otras historias interesantes