Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación financiera 11 jul 2017

Guía para no perder la cabeza y los ahorros en rebajas

Las rebajas de verano han comenzado y, en el caso de los grandes almacenes, con un adelanto inédito al 30 de junio. Si se quiere sacar el máximo partido a esta época de ofertas, conviene mantener la sangre fría y no dejarse llevar por reclamos que lleven a confusión.

El comienzo de julio durante el fin de semana, cuando muchos españoles empiezan las vacaciones, ha sido uno de los motivos de que se haya vivido un arranque de las rebajas de verano más adelantado que otros años. Si se quiere sacar el máximo partido a esta época de ofertas agresivas, colas interminables y tiendas abarrotadas, conviene tomar aire y seguir estos pasos.

Repaso de necesidades

No se trata de apuntar en un lista lo que se cree que hace falta, sino de hacer un estudio a fondo del armario y comprobar qué es lo que realmente se necesita. Las rebajas suelen ser un buen momento para hacerse con prendas básicas. Y, aunque se haga raro comprar algo para otra estación, es un tiempo idóneo para adquirir prendas fuera de temporada.

En el caso de los electrodomésticos es interesante aprovechar las ofertas, pero no hay que dejarse llevar únicamente por el precio. Conviene analizar la relación calidad-coste y elegirlo bien, ya que se puede ahorrar mucho posteriormente en el consumo energético del hogar.

Una vez que se sabe lo que se necesita, hay que hacer una lista de lo que se quiere, comparar precios y calcular un presupuesto.

Cuidado con los cebos

Son los reclamos por excelencia del periodo de rebajas: los enormes carteles de los escaparates anunciando porcentajes de descuento increíbles. No cabe duda de que resultan atractivos, pero conviene no fiarse al 100% de ellos. El motivo es que, muchas veces, tienen una letra más pequeña debajo en la que se indica que no todo tiene la misma oferta o la palabra “hasta” seguida por las condiciones para conseguir dicho descuento. Nunca está de más detenerse a leerlas bien o informarse en la tienda, antes de lanzarse a comprar algo y encontrarse con que no tiene el precio deseado.

Ojo a la etiqueta

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) avisa de que los precios rebajados deben mostrarse en la etiqueta junto al original o indicar con claridad el porcentaje de la rebaja.

En caso de irregularidad o de devolución es imprescindible mostrar el ‘ticket’ de compra para realizar cualquier tipo de reclamación. En este caso, conviene comprobar el tiempo de vigencia de la compra, puesto que en algunos establecimientos limitan el periodo de cambios a semanas o un par de meses.

En todos los casos, los servicios de postventa y las garantías deben ser los mismos, independientemente de que se compre el producto durante las rebajas o fuera de ese periodo.

Una buena planificación de la economía doméstica es la mejor garantía para ahorrar y no realizar gastos innecesarios. En el Centro para la Educación y Capacidades Financieras se encuentra disponible toda la información relevante sobre educación financiera en el mundo.

Otras historias interesantes