Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Diversidad 09 feb 2022

De generación a generación: madres e hijas unidas por la ciencia

Día de la mujer y la niña en la ciencia

El 75% de los niños españoles percibe que sus familias confían en sus capacidades para estudiar ciencias, tecnología y matemáticas. Ese porcentaje baja hasta el 51% en caso de las niñas. Son datos de un reciente estudio de Code.org, plataforma formativa que ambiciona convertir la programación en asignatura troncal en el currículo educativo. La brecha de género en el ámbito STEM (de sus siglas en inglés, ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) se empieza a agrandar ya desde muy temprana edad, y el ámbito familiar puede ser un factor determinante en mitigar esta lacra.

Las diferencias entre chicos y chicas por el interés en materias científicas vienen reforzadas casi siempre por el entorno familiar. Por ello, y con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia (11 de febrero), incluimos el factor generacional en la ecuación: el traspaso no solo de sabiduría y conocimiento, sino de ilusión, de emociones, de confianza y de conexión entre madres e hijas por el mundo STEM.

Otro estudio sobre las vocaciones STEM en España señala que el interés de niños y niñas por estudiar ciencias de la computación aumenta en un 60% en aquellos que prueban estas actividades. Forzar un primer contacto con estas áreas del conocimiento puede asegurar que los más jóvenes se empiecen a interesar por las ciencias. Esto es lo que pensó Montse Díaz, experta en software en BBVA, tras ver la convocatoria del curso de programación de Code.org para hijos e hijas de empleados de la entidad: “Esto puede permitir a nuestra hija entender el funcionamiento de la tecnología y los ordenadores, no solo como usuaria, sino para crear con ellos. Que ella sepa controlar la tecnología, para que la tecnología no la controle a ella”, afirma tras inscribirla al programa con tan solo 8 años de edad.

Alfabetización tecnológica

Un viaje, el de la tecnología, que empieza pronto y nunca acaba. “Mi hija ve en sus padres que trabajar en tecnología es tener que hacer cursos siempre y que estudiar, incluso como parte de tu tiempo libre. Yo lo he disfrutado mucho, no lo cambiaría y lo recomiendo de manera entusiasta, pero al final son los hijos los que tienen que elegir”, comenta. Y se dedique o no a ello para Montse la tecnología no es opcional: “Tanto si en el día de mañana su trabajo tiende más a ciencias o a letras, es una parte igual que leer o escribir, es una alfabetización más”.

Esa puede ser la clave: empezar pronto cuando los niños empiezan a definir sus gustos. “Queremos familiarizar a nuestra hija con la programación desde pequeña. Los conocimientos tecnológicos son cada vez más esenciales para cualquier tipo de ámbito, personal o profesional. La programación te ayuda con el razonamiento lógico y potencia la creatividad”, explica Eva Enríquez, ingeniera de telecomunicaciones en BBVA, sobre su hija de 5 años.

La tecnología ha evolucionado mucho desde que yo era niña, mi hija nació en 2016 y pertenece a la generación Alfa, que es la primera generación 100% digital. Esto les abrirá muchas puertas ya que lo viven desde muy pequeños”, añade. Aunque se reafirma en el mensaje de un pronto acercamiento a la materia: “Es muy importante incluir este tipo de contenidos desde pequeños, adaptados a su edad para fomentar su interés, hacer experimentos sencillos o fomentar el uso de las tecnologías para el aprendizaje de manera que les resulte divertido”.

BBVA-impulso-femenino-STEM-ciencia-adolescente-mujer-niña-carrera-profesional-inspiración-dedicación-trabajo-futuro-ciencia-física

La familia y su ejemplo juegan un rol central en determinar el interés de las niñas en las materias STEM y en proporcionar igualdad de oportunidades, y Óscar Sanguino, ingeniero experto en software en BBVA, tiene también muy claro su papel: “Desde que vi el programa de Code.org pensé que era una buena oportunidad para trabajar el pensamiento analítico con mi hija de una forma amena y divertida. Y así es, dado que la plataforma presenta los retos para los más pequeños en un formato atractivo para ellos”.

Referentes para romper barreras

Datos de la UNESCO cifran en un 28% a las científicas a nivel mundial. La falta de referentes es indiscutible. “Me hubiera gustado tener más información para elegir qué estudiar, me hubiera sido de mucha utilidad tener acceso a personas que me hubieran hablado de lo que es trabajar en el mundo de la tecnología”, comparte Begoña García, experta de Seguridad Corporativa en BBVA y miembro de la Junta Directiva de Women for Cybersecurity Spain. Esta especialista en ciberseguridad, madre de tres hijas, afirma que le hubiera gustado “poder tener al lado más compañeras mujeres y que la ciberseguridad hubiera sido un ámbito más atractivo para nosotras”.

Ella, desde su actual posición, visibiliza su ejemplo con las más jóvenes, y en concreto con sus hijas. “Llevo muchos años dedicándome a la ciberseguridad y es algo que hablo muchas veces con mis hijas, los riesgos en las redes sociales, internet, y los buenos hábitos que deben acompañar al uso de la tecnología. También vamos a talleres de programación o hacemos alguna actividad de ese tipo en casa”, explica. Begoña anima a padres y madres a iniciar ese acercamiento. “Hay muchísimos ámbitos de la ciencia y de la tecnología muy interesantes a los que poder dedicarse y que serán muy requeridos en el futuro”, concluye.

No le falta razón. Las capacidades y los conocimientos relacionados con los datos, la programación o la tecnología son cada vez más necesarios y lo serán más aún en los próximos años. La adquisición de competencias tecnológicas será básico y el papel de las mujeres, fundamental para corregir las desigualdades y las brechas de género actuales.

'Podcast': María Cumplido: “Alejamos a las niñas de la ciencia diciendo que no es para ellas”

00:00 16:13