Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación financiera Act. 27 sep 2017

Cómo hacer que el dinero no desaparezca cuando nos llega un ingreso extra

Es fácil que nos dejemos llevar por la euforia cuando recibimos un dinero que no esperamos. Al tratarse de una cantidad con la que no contábamos, parece que resulta más fácil plantearse cómo gastarlo. Por ese motivo, hay que tener muy claros los objetivos de ahorro y ver ese dinero como una forma de alcanzarlos.

A todos nos puede llegar un dinero extra bien a través de una venta puntual, un premio, una herencia, el alquiler estacional de una segunda vivienda o un bonus. En todos los casos, conviene planificar bien lo que se va a hacer con ese dinero y no desaprovecharlo en gastos que no necesitamos.

¿Tenemos un objetivo? Vayamos a por él

El ahorro siempre debe ir acompañado de una motivación. Si no se recompensa el esfuerzo, de vez en cuando, uno puede acabar desanimándose y abandonando. La llegada de una cantidad extra puede ser un buen momento para dar un empujón a ese objetivo de ahorro, ya sea el pago de unas vacaciones, comprar algo que nos hace falta o incrementar el fondo de emergencia. En todos los casos, si se tiene claro lo que uno desea realmente, un dinero extra puede ser el último paso para conseguirlo.

BBVA Bconomy te ayuda a conseguir metas

Asesorarse

La llegada de una compensación económica inesperada también conlleva obligaciones tributarias. En todos los casos, conviene asesorarse correctamente para no incurrir en penalizaciones, saber cómo afecta a nuestra Declaración de la Renta y satisfacer las tasas correspondientes.

En el caso de haber obtenido ese ingreso por un trabajo puntual, hay que informarse de las condiciones en las que se ha realizado y de si sería o no necesario darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. En todos los casos, sí habría que confeccionar un recibo donde se aplique el IVA para no mantener ese dinero oculto a la Hacienda pública.

Sacar el máximo rendimiento

Si se elige guardar el dinero en el banco, existen varias opciones. Desde hacer un ingreso en la cuenta corriente hasta invertirlo en un fondo que genere nuevas ganancias. En este caso, lo mejor es destinar a este fin una cantidad de dinero que no se vaya a necesitar en el corto o medio plazo ya que los resultados de este tipo de inversiones suelen ser más significativos cuanto más tiempo pasa. Si se opta por invertir, lo mejor es diversificar y no poner todo el dinero en un solo activo.

Mantener la cabeza fría

Cuando el ingreso extra es elevado, como en el caso de un premio extraordinario de Lotería, el riesgo de malgastarlo es mayor porque no se percibe como algo propio. Normalmente, se utilizan para satisfacer deudas, pero en este caso hay que distinguir entre las ejecutivas (aquellas que se generan cuando se deja de pagar) como un descubierto en la cuenta o algún impago, y las ordinarias. Las primeras deben pagarse cuanto antes, pero las últimas conviene analizarlas con tranquilidad y asesorarse. Por ejemplo, hay préstamos personales que no permiten una cancelación anticipada.

Responsabilizarse

En el caso de los más jóvenes, es fácil malgastar el dinero cuando no se tiene independencia financiera. La llegada de un ingreso extra puede ser un buen acicate para comenzar a responsabilizarse del dinero e iniciarse en el control de la economía personal. Esa cantidad puede servir para abrir una cuenta bancaria, ayudar en gastos importantes para aliviar la carga económica de los padres como los libros, el pago de actividades, material escolar, etc. o empezar un colchón financiero propio.

En todos los casos, lo mejor es aplicar el sentido común y asesorarse, si no se está seguro en cómo se debe gestionar el dinero, para que no acabe esfumándose en compras impulsivas o decisiones poco acertadas.

Finanzas personales inteligentes con BBVA Bconomy

Otras historias interesantes