Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Aplicaciones 29 ago 2016

Embajadores BBVA: Milovan Dragañac, colaboración "al toque"

Hoy en día, en las empresas y organizaciones tenemos tan asumido el concepto de trabajo en equipo que prácticamente nadie se atreve a cuestionarlo. Milovan Dragañac [BBVA Perú] es uno de los que consideran que existe una opción mejor.

Al toque: 1. loc. adv. Perú. inmediatamente (al punto) – Real Academia Española.

Milovan trata de explicar lo que significa “al toque”, una expresión que cualquier peruano no solo entiende, sino que la tiene perfectamente interiorizada. “Es hacer algo rápido, sencillo, sin perder el tiempo”. Así entienden él y su equipo de la Fábrica de Soluciones Digitales de BBVA Perú la forma de afrontar los proyectos, pero también los productos y servicios.

Están liderando en Perú la implantación del modelo de desarrollo basado en scrums. “Esto no es un cambio digital. Está en todo. En vernos no ya como un banco, sino como una compañía que te hace la vida más fácil. Es una transformación en general de cómo queremos que nos perciban los clientes y la sociedad”, explica.

Lo que hoy es una realidad, era impensable para él hace seis años, cuando cambió una vida dedicada al sector de las telecomunicaciones, por BBVA. “Cuando llevaba tres meses en el Banco, me preguntaba si me había vuelto loco”, dice entre risas. Ahora está seguro de haber acertado de pleno con su decisión.

Por el camino, queda un proceso de transformación profundo. “Si entonces me hubiesen dicho que íbamos a trabajar con biométricos, lograr que en un solo clic puedas tener concedido un préstamo, tarjetas cien por cien digitales… no me lo hubiese creído”.

Hoy, todos esos proyectos son una realidad. Pero, sobre todo, son el resultado de haber dado la vuelta a la manera de afrontar los retos. “El modelo de trabajo en scrums es un cambio radical”, afirma rotundo. “Nos juntamos todas las áreas y con un horizonte temporal limitado, de unos tres meses, vemos cuáles son las verdaderas prioridades del Banco y nos alineamos todos con ellas. Hemos roto los silos y nos hemos enfocado a los proyectos realmente estratégicos.”                  

   “Esta transformación va hacer que nos convirtamos en un banco sin límites”

Trabajo colaborativo

Frente al tradicional trabajo en equipo, en el que “cada unidad tiene sus propios objetivos, que a veces se ponen por delante de los de las demás”, Dragañac define este enfoque como “trabajo colaborativo, en el que todos tenemos un mismo objetivo y sabemos qué tiene que hacer cada uno para alcanzarlo. Es un paso más allá”.

El proceso, lógicamente, tuvo que vencer resistencias en sus inicios. “El Banco tiene una trayectoria de éxito y una posición muy fuerte en el mercado, y a veces, cuando las cosas van bien, impulsar un cambio es más complicado que cuando van mal”. Para ese proceso de concienciación, según Milovan, es fundamental la visión de futuro: “Hacer entender a las personas que –aunque las cosas vayan bien- hay que empezar a cambiar, porque si no nos adelantamos podemos perder, es un poco más difícil”.

Perfil

Nombre: Milovan Dragañac
Puesto: Gerente de Fábrica de Soluciones Digitales [BBVA Perú]
Función: Hacer un banco más sencillo y amigable
Hobby: Viajar con mi familia
Sueño: Algún día ver que mi hijo ha rodado una película

Productos “al toque”

Los resultados en los seis primeros meses han ayudado a convencer a los escépticos. El primer éxito fue el lanzamiento de la Tarjeta de Crédito al toque. “Nos pidieron que generásemos un proceso rompedor, con visión cliente, sencillo e innovador. Así nació la Tarjeta al toque, un proceso cien por cien digital que permite a un cliente con una oferta aprobada, solicitar su tarjeta en menos de 1 minuto desde nuestra página web”.

El concepto se ha llevado a los créditos. “También tenemos el Préstamo al toque, con el que se pueden solicitar hasta 30.000 soles [unos 10,000 USD] en dos clics, sin necesidad de firmar un contrato, porque lo haces con tus claves”.

Y, por supuesto, se ha trasladado al terreno de los medios de pago. “Nuestros clientes ahora pueden incrementar el límite de su tarjeta de crédito en un minuto, y lo pueden hacer a través de la web, en el móvil o en un cajero automático”. Y al de la disposición de efectivo a través de la web, que “ha pasado de ser un proceso con catorce clics a “poder hacerse en menos de un minuto”.

Apoyo a las oficinas

La estrategia, según explica Dragañac, es derivar los productos con mayor impacto en las oficinas, hacia los canales digitales. “Casi el 95 por ciento de las transacciones más solicitadas, ya están en los canales digitales. Y liberamos a las oficinas para que puedan hacer una mayor labor comercial”.

Dragañac tiene claro que la transformación digital es una verdadera revolución interna, que genera enormes ventajas para BBVA y beneficios para los clientes. Y esto es solo el principio: “Esta transformación va hacer que nos convirtamos en un banco sin límites, que no tengamos techo, que sigamos creciendo con la tecnología, con los desarrollos y con la gente”.

“En el trabajo colaborativo, todos tenemos un mismo objetivo; es un paso más allá del trabajo en equipo”

Otras historias interesantes