Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Sostenibilidad 18 may 2020

¿Cómo se calcula la huella de carbono?

Teresa Andrés Blanco (BBVA Creative)

Para poder conocer la cantidad de gases de efecto invernadero (GEI) que se emiten directa o indirectamente por parte de una organización o un individuo a través de su actividad, y poner en marcha políticas medioambientales para reducir o neutralizar las emisiones a la atmósfera, es fundamental el cálculo de la huella de carbono. Dependiendo de la información de la que se disponga, los resultados variarán.

La fórmula para calcular la huella de carbono es sencilla, ya que el resultado se obtiene multiplicando el dato de consumo (actividad) por su correspondiente factor de emisión en función del tipo de combustible o gas empleado, tal y como se recoge en el Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero del Gobierno español.

Sin embargo, dependiendo de la información disponible así como de los datos que se quieran obtener, el alcance de los resultados será diferente. El Ministerio para la Transición Ecológica ha desarrollado una serie de herramientas, que facilitan el cálculo de la huella de carbono. Antes de calcularla, es fundamental escoger el año de cálculo, las áreas que se incluirán en la recolección de la información (en el caso de que se trate de una organización) e identificar las fuentes asociadas a las operaciones de los departamentos, además de los datos de consumo.

Calculadora de Alcance 1+2: permite estimar las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a las actividades de una compañía o de una persona en particular, contemplando tanto las emisiones directas (procedentes de combustibles de edificios, fugas de gases de equipos de climatización o refrigeración o el consumo de combustibles de vehículos) como las indirectas (consumo de electricidad). Además, posibilita cuantificar la reducción de emisiones que pueda suponer la aplicación de un plan de mejora determinado, o comparar los resultados de emisiones entre años diferentes.

Calculadora de Alcance 3: permite estimar las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a otras emisiones indirectas, como los viajes de trabajo de transporte externos, servicios subcontratados como la gestión de residuos, la limpieza  o la seguridad, así como la compra de productos.

El cálculo de la huella de carbono permitirá, además de obtener el dato en sí mismo, reflexionar sobre los puntos donde hay que actuar para reducir las emisiones. La información deberá incluirse en un plan de reducción que albergue las medidas que se van a poner en marcha y la cuantificación de la estimación de las reducciones que conllevarían. Además, las personas físicas o jurídicas públicas o privadas, y trabajadores autónomos pueden optar a certificar y registrar su huella de carbono.

Compromiso global de BBVA para reducir sus emisiones de CO2

BBVA lleva años persiguiendo  el objetivo de lograr la máxima eficiencia energética y el menor impacto medioambiental en todos los edificios y oficinas a nivel global.Sólo en España, ha conseguido evitar la emisión a la atmósfera de más de 12.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2). En la red de oficinas y edificios territoriales, este ahorro supone aproximadamente 5.000 toneladas de CO2, lo que equivale a 17,6 Gigavatios (GWh).

Para lograrlo, entre otras medidas, BBVA ha instalado un software de analítica energética (Internet de las cosas) para mejorar el control de las instalaciones en cuanto a climatización e iluminación, ha sustituido tecnología convencional por iluminación LED, ha optimizado el consumo en máquinas expendedoras, y ha ajustado la producción de agua fría y caliente en función de la temperatura exterior. El aprovechamiento de la luz natural, para evitar un uso innecesario de iluminación artificial y beneficiarse del enfriamiento ‘gratuito’ de los edificios cuando las condiciones exteriores son favorables, son otras de las medidas adoptadas por el banco.

Otras historias interesantes