Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Planificación> Impuestos 16 may 2024

Ventajas fiscales para autónomos y pymes en España

En 2023, se pusieron en marcha distintas ventajas fiscales para pymes y autónomos de las que conviene estar al tanto para realizar una correcta planificación financiera y fiscal. Especial atención merecen las modificaciones del impuesto sobre sociedades, en el caso de las empresas, y los cambios en las tablas de cotizaciones para los autónomos.

Ventajas fiscales para autónomos y pymes en España

A la hora de poner en marcha un negocio, las obligaciones tributarias (y las posibles desgravaciones fiscales) son una de las cuestiones a analizar antes de decidir si optar por constituir una empresa o darse de alta como autónomo.

En el caso de las pymes estos serían los principales beneficios fiscales de cara a 2024.

Impuesto sobre sociedades

En 2024, entran en funcionamiento algunos cambios que ya se introdujeron el año pasado, como la rebaja en el tipo del impuesto de sociedades. “Actualmente, todas las pymes pueden beneficiarse de una disminución de dos puntos, del 25 % al 23 %, sobre el porcentaje general que se aplica en el impuesto sobre sociedades”, cuenta Ricardo Hernández, director de Rixum Gestión. “En empresas de nueva creación, esa rebaja llega hasta los diez puntos (15 %) para los dos primeros años con beneficio o cuatro años en el caso de las ‘start-ups’ consideradas como emergentes”.

Todos los negocios, según explica la Agencia Tributaria, podrán optar a esta reducción y pagar un 15 % en el primer año en el que hayan obtenido resultados positivos y en el siguiente. Por lo tanto, la medida beneficia a las empresas que hayan tenido, por primera vez, un resultado positivo en 2023. Según datos del Ministerio de Hacienda, unos 400.000 negocios en España podrán beneficiarse de esta rebaja fiscal en la próxima liquidación del impuesto en 2024.

Otra ventaja para las empresas emergentes estriba en que, según la Agencia Tributaria, durante los dos primeros ejercicios en los que la base imponible es positiva, la empresa puede retrasar los pagos del Impuesto sobre Sociedades sin necesidad de garantías y sin generar intereses. En este caso, el aplazamiento puede ser de doce meses para el impuesto del primer ejercicio y de seis meses para el segundo. Una vez terminados los plazos, la ‘start-up’ debe realizar el pago en el mes siguiente de su vencimiento.

Además, tal y como establece la Agencia Tributaria, no tendrán la obligación de efectuar los pagos fraccionados que deban efectuar a cuenta de la liquidación correspondiente al período impositivo inmediato posterior a cada uno de los períodos impositivos en que se haya solicitado el aplazamiento a que hace referencia el párrafo anterior, siempre que en ellos se mantenga la condición de empresa emergente.

Ventajas fiscales para autónomos y pymes en España

Libertad de amortización

La libertad de amortización es un incentivo fiscal que le da a las empresas la independencia de no tener que ajustarse a los coeficientes de amortización lineal de Hacienda. “Las empresas disponen de mayor libertad en la amortización de sus activos fijos e inversiones inmobiliarias, que pueden realizar de forma acelerada adaptándose a sus circunstancias”, afirma Ricardo Hernández.

La ventaja fiscal reside en el hecho de que, a diferencia de la amortización lineal, en la que todos los años se deprecia el activo en el mismo valor, la libertad de amortización permite aplicar una depreciación mayor en los primeros años. De esta forma, crecen los gastos deducibles de ese año y se reduce la base imponible.

Deudas deducibles

Otra de las ventajas fiscales para las pymes  se refiere a la pérdida por deterioro de los créditos para la cobertura de las posibles insolvencias. Las empresas podrán deducir las pérdidas por deterioro de los créditos para la cobertura del riesgo derivado de las posibles insolvencias hasta el límite del 1% sobre los deudores existentes a la conclusión del período impositivo.

Novedades fiscales para los autónomos en 2024

La cuota de los trabajadores por cuenta propia sigue presentando novedades en 2024, con una serie de cambios en la tabla de cotización que reducen la carga para los autónomos de los tramos más bajos y la aumenta para los de los tramos superiores. “La cotización viene condicionada por los ingresos que tengamos”, afirma Miguel Aguiar, director general de Sayem. “Podemos cambiar nuestra base de cotización hasta seis veces al año, cada dos meses, lo que nos permite un mayor ajuste a la hora de cotizar”.

En la zona baja de la tabla de cotización (tramos 1, 2, y 3), según la Seguridad Social, la cuota mensual se verá reducida entre un 2,1 % y un 3,8 % y en la zona intermedia (tramos 4, 5 y 6) permanecerá igual. Sin embargo, la zona alta (tramos 7 al 15), se incrementará entre un 2,5 % y un 6 %. Las cotizaciones de los autónomos, que abonaron una cuota distinta a la que les correspondía según su tramo, se regularizarán a partir de julio de 2024. Por lo tanto, aquellos que hayan pagado más cuota de la que deberían en 2023 recibirán el ingreso del exceso y los que hayan cotizado menos, tendrán que ingresar el importe correspondiente.

En 2024, la totalidad de los autónomos, según informa la Agencia Tributaria, tienen la obligación de presentar la declaración de la renta, al margen de su facturación. Por lo tanto, todos los trabajadores por cuenta propia deben presentar el modelo 100, lo que puede suponer un ahorro al poder deducir gastos.