Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación Act. 06 nov 2017

Los factores clave en el desempeño estudiantil en América Latina

La evaluación de los sistemas educativos se ha convertido en una herramienta básica para los gobiernos a la hora de reorientar sus políticas educativas. El estudio PISA se realiza cada tres años en 72 países. El último informe dedica parte a analizar los factores que se asocian al rendimiento y desempeño de los alumnos. La consultora McKinsey, tomando como referencia datos del PISA e incorporando datos adicionales, ha publicado el informe ‘Factores que inciden en el desempeño de los estudiantes: perspectivas de América Latina‘, en el que ha sintetizado en cinco puntos los elementos que afectan en el desempeño escolar.

El número de países de América Latina que se han sumado a participar en el estudio PISA desde el año 2000 ha ido creciendo y se espera que en 2018 se unan cinco países más. El porcentaje de jóvenes que están en el sistema educativo continúa creciendo desde el último informe. Aunque los datos señalan que la región no está en una posición competitiva con respecto al resto de países del informe, hay que destacar la mejora generalizada de la categoría de sus sistemas educativos países latinoamericanos. Destacan las mejoras de desempeño sostenidas conseguidas desde 2010 por Colombia y Perú.

McKinsey ha determinado cinco factores clave que inciden en el desempeño estudiantil en América Latina.

1. La mentalidad de los estudiantes tiene un efecto mayor sobre los resultados que el contexto socioeconómico

La investigación de la consultora concluye que una “mentalidad de crecimiento”, es decir, aquellas personas que creen que su éxito es fruto del estudio y del trabajo duro y la motivación son características clave a la hora de predecir los resultados académicos de los estudiantes. Los alumnos matriculados en escuelas con una media baja en resultados que cuentan con una motivación bien calibrada equivale a saltar a un nivel socioeconómico superior.

2. Los estudiantes que reciben una instrucción que combina enseñanza dirigida por el docente y basada en la investigación tienen resultados superiores

La calidad de los docentes es importante en el desarrollo de los alumnos, pero también lo son los métodos de enseñanza aplicados. McKinsey compara la enseñanza dirigida y la basada en investigación por parte de los alumnos. Al contrario de lo que se podría pensar, la valoración de la enseñanza exclusivamente basada en indagación no desprende tan buenos resultados. La metodología ideal, según recoge el informe, sería un tándem entre enseñanza dirigida y basada en investigación.

ensenanza-dirigida-ensenanza-investigacion-indagacion-informe-pisa-america-latina-bbva

Los mejores resultados se obtienen combinando ambos estilos de enseñanza. - McKinsey

3. La tecnología en manos de los docentes proporciona buenos resultados

El estudio ‘Students, Computers and Learning: Making the Connection‘ publicado por la OCDE en 2015 asegura que en los países que habían realizado inversión en TIC no se observaron mejoras apreciables en los resultados de los estudiantes en los terrenos de matemáticas, lectura y ciencias. En el informe ‘Factores que inciden en el desempeño de los estudiantes: perspectivas de América Latina’, utilizando los datos del PISA, se ha analizado la exposición de las TIC en el hogar y la escuela en jóvenes de 15 años. El caso de México cobra relevancia porque desde una iniciativa del Ministerio de Educación se pudo comprobar que la tecnología por sí sola no se traducía en mejores resultados académicos. El Ministerio tuvo que replantear su programa de tecnología de la información (@prende que pasó a ser @prende 2.0) poniendo en manos de los docentes los dispositivos. De esta forma sí se observaron mejorías en los resultados académicos de los alumnos.

4. El aumento de la jornada escolar mejora los resultados, con un límite de siete horas diarias

horas-jornada-escolar-america-latina-bbva

Extender la jornada hasta siete horas diarias máximo mejora los resultados académicos. - McKinsey

La jornada escolar promedio de América Latina son cinco horas. Esto se debe en muchas ocasiones a la alta densidad de alumnos en las escuelas o el establecimiento de doble turno que dificulta la ampliación de la jornada. El informe PISA observa mejoras por cada media hora adicional que se añade a la jornada escolar (hasta llegar al límite de las siete horas diarias). La distribución del tiempo a lo largo de la jornada también tiene relevancia. El 85% del tiempo de cada clase debería ser destinado al aprendizaje aunque ningún país de la región cumple el objetivo por ahora.

5. La educación inicial tiene un impacto positivo en los resultados académicos posteriores

En ocasiones la educación inicial muy temprana no se traduce en buenos resultados en las calificaciones posteriores. McKinsey destaca que no sólo una educación temprana incide en el posterior desarrollo, la calidad de esta educación cobra mayor importancia en esta etapa. Hay cuatro elementos clave a tener en cuenta a la hora de desarrollar programas de educación inicial:

  • Las habilidades cognitivas, sociales y emocionales
  • Salud física y mental
  • Docentes calificados y pocos alumnos por docente
  • Pautas de aprendizaje claras y relaciones alumno-docente positivas

Desde 2010 BBVA colabora con la OCDE apoyando la elaboración del informe PISA Educación Financiera, que evalua los conocimientos de eduación financiera de estudiantes de 15 años en todo el mundo. Toda la información sobre las iniciativas de educación financiera de BBVA pueden encontrarse en www.bbvaedufin.com

Otras historias interesantes