Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Finanzas

Finanzas

Los llamados ingresos recurrentes (o ingresos ‘core’) son los más íntimamente relacionados con el negocio bancario tradicional: el margen de intereses y las comisiones. Son también a los que más valor dan los analistas financieros, por ser considerados ingresos de mayor calidad y más estables

El margen de intereses es la diferencia, en euros, entre los ingresos financieros y los costes financieros; es decir, la diferencia entre la rentabilidad del activo (los créditos, y préstamos que la entidad tiene en su balance, principalmente) y los intereses que paga el banco por los recursos que necesita para financiar ese activo (como los depósitos de la clientela y la financiación mayorista).

Para calcular la productividad relativa de un banco, los analistas financieros y el mercado en general utiliza el denominado ratio de eficiencia. Este indicador relaciona los ingresos obtenidos con los gastos necesarios para conseguir dichos ingresos durante un período de tiempo determinado. El ratio de eficiencia de una entidad, expresado en porcentaje, es el resultado del cociente entre los gastos de explotación y el margen bruto. Por ejemplo, si el ratio de eficiencia es del 60% significa que para ingresar 100 euros, la entidad necesita gastar 60. Por lo tanto, una entidad será más eficiente cuanto más bajo sea este porcentaje.