Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Actualidad Act. 11 jul 2016

Informe Situación Andalucía | BBVA Research: "El crecimiento del PIB se estabilizará en el 2,8% durante los dos próximos años"

BBVA Research prevé que el crecimiento del Producto Interior Bruto de Andalucía se estabilice alrededor del 2,8% en el próximo bienio, lo que permitirá crear cerca de 230.000 puestos de trabajo entre 2016 y 2017. Así lo han indicado José Ballester y Rafael Doménech, en la presentación del informe Situación Andalucía correspondiente al primer semestre de 2016. Como consecuencia, se enlazarán cuatro años consecutivos decrecimiento económico, que permitirán recuperar a finales de 2017 un 70% de los puestosde trabajo destruidos durante la crisis. Sin embargo, el ritmo de crecimiento de empleo esaún insuficiente para volver a los niveles de empleo de 2007 y, por ello, la tasa de parotodavía se mantendrá a finales del bienio en niveles inaceptablemente elevados ycercanos al 25%. En todo caso, el escenario al que se enfrenta Andalucía presenta ungrado de incertidumbre particularmente elevado, con una acumulación de riesgos atípicaque podría ralentizar o incluso detener la recuperación. De mantenerse en el tiempo, lainseguridad se trasladaría al conjunto de la actividad económica. Antes de hacer público el informe, los representantes de BBVA se lo han presentado a María Jesús Montero Cuadrado, consejera de Hacienda y Administración Pública.

Informe Situación Andalucía | BBVA Research: "El crecimiento del PIB se estabilizará en el 2,8% durante los dos próximos años"

Descargar PDF

El informe Situación Andalucía destaca que en el cuarto trimestre de 2015 el PIB de Andalucía podría haber aumentado un 0,8% respecto al trimestre anterior. Esta senda de crecimiento habría permitido un incremento de la actividad del 3% en el conjunto del año 2015, de acuerdo con las estimaciones de BBVA Research. Esto supone consolidar la evolución iniciada en 2014,cuando el PIB regional se incrementó en un 1%. El aumento del consumo privado, asociado a la mejora de la confianza y del empleo, el buen comportamiento del turismo y la construcción residencial y una política fiscal más expansiva, habrían permitido reducir el diferencial decrecimiento con España desde las cuatro décimas de 2014 a sólo dos en 2015. Las estimaciones del servicio de estudios de BBVA señalan que la recuperación de la actividad continúa y en el primer trimestre de 2016 el PIB andaluz podría volver a crecer a un ritmo cercano al 0,7% trimestral.

Previamente a la presentación pública del informe, José Ballester, director de la territorial Sur de BBVA, y Rafael Doménech, economista jefe de economías desarrolladas de BBVA Research,han explicado las conclusiones del informe a la consejera de Hacienda y Administración Pública,María Jesús Montero Cuadrado, que estuvo acompañada en la sede de la entidad financiera por el director general de Tesorería y deuda pública, Luis Atienza Soldado y la secretaria general de Finanzas y Sostenibilidad, Inés Bardón Rafael.

En la imagen, de izquierda a derecha: Director Regional Sur, Luis Llorens; Consejera; Director Territorial y Rafael Doménech

En la imagen, de izquierda a derecha:Director Regional Sur, Luis Llorens; Consejera; Director Territorial y Rafael Doménech

Objetivo de estabilidad para 2016

La Junta cerró noviembre con un déficit del 1,3% del PIB regional, más de cuatro décimas por debajo del observado en el mismo periodo del año pasado. Los ingresos recuperaron dinamismo, mientras la utilización de las facilidades financieras provistas por el Gobierno central permitió una caída del gasto en intereses. Estos factores llevaron a una reducción en el desequilibrio en las cuentas autonómicas, a pesar de observarse una expansión del gasto en consumo final de la administración andaluza. Según los cálculos de BBVA Research, la comunidad no debería tener excesivos problemas para cerrar el año cumpliendo sus compromisos de estabilidad, si bien habrá de mantener un férreo control sobre el gasto público,sobre todo teniendo en cuenta las políticas ligeramente expansivas previstas en los presupuestos aprobados para 2016 y que obligarán a la Junta a reducir el gasto primario -entorno a tres décimas del PIB- para cumplir con el objetivo del 0,3% del PIB regional fijado como objetivo de estabilidad para 2016.

La tasa de paro baja del 30% por primera vez en cuatro años y medio

Durante el cuarto trimestre de 2015, la afiliación a la Seguridad Social en Andalucía ascendió hasta los 2,6 millones de personas, permitiendo que en el conjunto del año el número de afiliados aumentara en un 2,9%. La comunidad cerró 2015 con un crecimiento de la ocupacióndel 5,1%. La combinación del incremento en el número de ocupados con el descenso del número de activos dio lugar a que la tasa de paro se redujera 1,6 puntos porcentuales entre junio y diciembre, hasta el 29,8% que, a pesar de que sigue siendo inaceptablemente elevada,ha conseguido bajar por primera vez en los últimos cuatro años y medio del 30%.

Perspectivas 2016-2017

Los datos de actividad a cierre de 2015 e inicios de 2016 muestran que la creación de empleo y el crecimiento de la demanda interna mantienen su dinamismo. Se prevé que la política monetaria sea más expansiva que hace tres meses, mientras que la disminución en el precio del petróleo, notable e inesperada en noviembre, ayudará a continuar mejorando la competitividad de las empresas y la renta de las familias. Asimismo, las empresas exportadoras continúan dirigiendo sus bienes y servicios hacia destinos europeos, lo que ha minorado los efectos de la menor demanda de países emergentes. También, el impulso fiscal ha sido mayor que el esperado y ha apoyado el crecimiento de la demanda interna. Este conjunto de factores ha compensado el incremento de la incertidumbre asociado al contexto interno, a los riesgos geopolíticos, a la volatilidad en los mercados financieros y a la recuperación de la economía mundial. Pero, de mantenerse estas fuentes de incertidumbre, la actividad se vería afectada negativamente.

Claves para apuntalar la recuperación

Consolidar el ajuste de las cuentas públicas y mejorar la regulación son aspectos fundamentales para consolidar la recuperación de la economía andaluza. La región se encuentra sometida a una serie de riesgos, tanto externos como internos, que podrían llegar a tener efectos sobre su crecimiento. A nivel externo, se advierten los asociados a la desaceleración de China y las economías emergentes, a los que se suman los efectos negativos que sobre las economías productoras de petróleo puede provocar una caída aguda y prolongada de los precios del crudo.A nivel europeo, algunos indicadores han aumentado las dudas sobre la velocidad de la recuperación de la economía en la eurozona. En España, la incertidumbre respecto a la política económica ha aumentado y no se puede descartar que ejerza mayor presión sobre la recuperación si se intensifica o se dilata en el tiempo. Dada la elevada dependencia de Andalucía de la exportación de determinados productos como alimentos o energía, la región debe hacer un esfuerzo por aumentar la diversificación de sus productos, evitando la volatilidad de sus ventas hacia el exterior. Andalucía debe además, continuar con el esfuerzo por mantenerla credibilidad sobre su capacidad de control con las finanzas públicas, equilibrando las políticas expansivas con el cumplimiento de los objetivos de déficit de los próximos años, ya que los mayores desequilibrios han dado lugar a un mayor impacto de la crisis en la región, como ya ha apuntado BBVA Research en informes anteriores.

Otras historias interesantes