Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tecnología 22 feb 2017

Con la inteligencia artificial el trabajo no se crea ni se destruye: se transforma

Un reciente informe de la Casa Blanca analiza los efectos laborales del crecimiento de la inteligencia artificial (IA) y otras tecnologías exponenciales. Los más agoreros calculan que Estados Unidos perdería más de tres millones de empleos por la IA, pero los optimistas recuerdan que el fenómeno creará millones de nuevos trabajos.

Los avances tecnológicos han obligado a incorporar al vocabulario cotidiano un buen número de nuevos términos con los que designar nuevas realidades como blockchain, big data, APIs, o inteligencia artificial.

Los expertos ya han creado un concepto para envolver todo el fenómeno: la nueva -o cuarta- revolución industrial, donde las tecnologías exponenciales son el motor del cambio, como lo fue hace dos siglos la máquina de vapor. Aunque que con matices resurgen los miedos luditas: ¿Dejarán las máquinas, cada vez más inteligentes, sin trabajo a los seres humanos?

La Administración Obama dedicó uno de sus últimos informes a profundizar en el fenómeno del impacto de la inteligencia artificial en el mercado laboral. Es un texto económico y político, en el que no solo habla de empleo, sino de educación e incluso de políticas sociales, ya que los equipos del gobierno demócrata estaban particularmente preocupados por la posibilidad de un aumento de la desigualdad social como consecuencia del desarrollo de la IA.

Ese riesgo se fundamenta en una realidad innegable, y que distingue claramente los efectos laborales de esta revolución industrial respecto a los de la primera. Hace más de dos siglos los perjudicados por el avance de las máquinas fueron trabajadores artesanos cualificados, que vieron cómo sus puestos de trabajo eran ocupados por máquinas. En el lado contrario, esas máquinas aumentaron la productividad de los trabajadores menos cualificados, y en conjunto aumentaron los salarios y disminuyó la desigualdad.

Ahora es distinto. Los trabajos rutinarios, predecibles y fácilmente programables son los que están empezando a desaparecer, y esas labores, salvo raras excepciones, los ocupan personas con poca formación: un informe de la OCDE estima que solo el 1% de las personas que tienen esas ocupaciones han superado el equivalente al bachillerato.

Sin embargo, la tecnología sí está impulsando la productividad de aquellos que destacan en el pensamiento abstracto, las tareas creativas y la resolución de problemas. Son puestos de trabajo para personas con mejor formación, y con buenos sueldos que están mejorando.

Motor del PIB

Los expertos advierten que, en realidad, no es un asunto alarmante: son los mismos efectos laborales, acentuados, que ha tenido la progresiva computarización y digitalización de la economía. Pero, ¿hasta dónde pueden llegar esos efectos?

Los asesores económicos de la Administración Obama estiman que están amenazados entre 2,2 y 3,1 millones de empleos en Estados Unidos, en mayor o menor medida, por el desarrollo de la IA, pero subrayan que no tienen en cuenta la otra parte de la ecuación, es decir, los nuevos puestos de trabajo que se crearán.

Y las perspectivas no son necesariamente malas: el informe cita un estudio de Accenture que afirma que la AI puede doblar las tasas de crecimiento anual del PIB hasta 2035 en los doce países desarrollados que analiza. Entre ellos se encuentra España, que pasaría del 1,7% de crecimiento del PIB al 2,5%.

En esa línea optimista, el informe de la Casa Blanca detalla las cuatro categorías de trabajos que crecerán en el futuro gracias a la AI.

  • Trabajos en los que el ser humano se relaciona directamente con máquinas que piensan.

En muchas ocasiones hablamos de inteligencia aumentada, y no de inteligencia artificial, para referirnos a esos procesos en los que la máquina no sustituye el trabajo del ser humano, sino que lo completa, lo lleva a una nueva dimensión. Por ejemplo, Watson, el superordenador de IBM, ya facilita la detección temprana del cáncer de pulmón, pero es el médico el que elige el tratamiento y guía a los enfermos y familiares a lo largo de todo el proceso. En este caso, no se crean nuevos empleos -se mejoran labores profesionales ya existentes-, pero los expertos de la Casa Blanca están convencidos de que hay un nuevo nicho laboral: personas que trabajarán codo con codo con la IA, y tanto el humano como la máquina serán imprescindibles.

  • Trabajos de desarrollo de la inteligencia artificial.

Son buenos tiempos para los desarrolladores de software y los ingenieros informáticos de alto nivel gracias a la IA, pero no son los únicos favorecidos con el desarrollo de esta tecnología. Dado que la capacidad de la inteligencia artificial depende en enorme medida de los datos que sustentan y justifican todos sus procesos, cada vez habrá más demanda de expertos en el tratamiento de datos. E incluso, asegura el informe de la Casa Blanca, las nuevas realidades sociales que crea la AI pueden generar un repunte en la demanda de filósofos, sociólogos y expertos en ética.

  • Trabajos de supervisión de la inteligencia artificial.

Las máquinas dotadas de IA también necesitarán pequeñas reparaciones y trabajos de mantenimiento, así que crearán puestos de trabajo técnicos y mecánicos. También necesitarán una supervisión en tiempo real, especialmente si su trabajo toca aspectos morales, éticos o de usos sociales, algo que queda lejos de las máquinas. Estos nuevos profesionales de la IA también deberán cuidar que la capacidad de autoaprendizaje de estas máquinas no las lleve a desviarse del propósito para el que fueron creadas.

  • Trabajos que respondan a cambios sociales profundos provocados por la IA.

Todo el entorno en el que nos movemos va a cambiar con la inteligencia artificial, y ese reajuste creará necesidades laborales. El informe de la Casa Blanca habla de dos terrenos concretos: la ciberseguridad -se necesitan nuevos métodos para detectar mensajes y transacciones fraudulentas- y, especialmente, el desarrollo de los coches no tripulados, que supondrá importantes cambios legales y urbanísticos.

*Si te ha resultado interesante este artículo y los temas relacionados con tecnología, innovación y empleo, visita la página web de BBVA Careers para unirte a nosotros y síguenos en LinkedIn.

Otras historias interesantes