Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Las celdas de Bourgeois se despiden del Guggenheim de Bilbao

Este fin de semana es la última oportunidad para visitar la primera y mayor exposición dedicada a las celdas de Louise Bourgeois en el Museo Guggenheim de Bilbao. La muestra, patrocinada por la Fundación BBVA, ha conmovido —e incomodado— a más de medio millón de personas desde su inauguración en marzo.

Los 28 espacios arquitectónicos instalados en el museo bilbaíno son un recorrido por el mundo interior de Louise Bourgeois, impregnado de “dolor físico, emocional y psicológico, mental e intelectual”.

Un viaje por la oscuridad de los pensamientos de la artista que concibió las celdas como un mecanismo para expresar su sufrimiento por la traición de sus padres. “Tienes que contar tu historia y tienes que olvidarla. Olvidas y perdonas. Eso te libera”, afirmó Bourgeois.

“Tienes que contar tu historia y tienes que olvidarla” — Louise Bourgeois

La complejidad de los sentimientos de la artista se traduce en pequeñas habitaciones llenas de objetos cotidianos con una fuerte simbología.

Desde que la exposición abrió sus puertas el 18 de marzo, más de 660.000 personas han querido adentrarse en los pensamientos de una de las artistas más influyentes del siglo XX.

El domingo, el mundo de Louise Bourgeois abandonará el Guggenheim de Bilbao y dejará como único testigo del sufrimiento y la desazón que marcaron la vida de la artista a “Mamá”, la enorme araña de bronce que forma parte de la colección permanente del museo.

Otras historias interesantes