Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación financiera 24 jul 2015

Los jóvenes yuccies, la generación Z y su relación con las finanzas

Yuccies es la nueva palabra de moda para describir una nueva tendencia entre los jóvenes, pero también es cierto que esta nueva tribu urbana tiene su propia visión sobre cómo deben de ser sus finanzas respecto a lo que fueron las de sus padres y hermanos mayores.

Yuccies (pronunciado yukies) es la contracción entre yuppie (la subcultura de los años 90 de jóvenes profesionales urbanos) y hippies. En cierto modo, evolucionan de los hipsters, de los que se lleva tiempo afirmando que han pasado de moda. Al contrario que los hipsters, los yuccies son más discretos a la hora de vestir, incluso cerca de la moda “normcore”. También optan por no tener tatuajes visibles, algo mejor para su integración en el mundo laboral.

Los yuccies suelen ser urbanos, pero optan por barrios más baratos que generaciones anteriores. En Barcelona se les ve por los barrios de Gracia y Sant Antoni. Además, no suelen usar twitter, pero sí Instagram. También prefieren consumir series y música, pero en streaming (Spotify o Apple Music por ejemplo).

Yuccies y sus finanzas

Laboralmente, los Yuccies aprecian el dinero, pero prefieren que venga de una fuente creativa. Por este motivo, puede que estén trabajando por un buen sueldo en finanzas, pero con la idea de dejarlo para montar su propio negocio, por ejemplo una fábrica de cerveza tradicional.

Muchos Yuccies han seguido la “ruta” tradicional de graduarse en la universidad y entrar en una empresa grande y bien pagada, pero lo han dejado o tienen la intención de hacerlo para dedicarse a algo que les inspire.

A la hora de gestionar sus finanzas, los yuccies odian pedir prestado, y lo prefieren hacer todo por Internet, de modo que apenas pisen un banco físico si es posible. Es importante para ellos, pues, la interfaz de acceso que tienen con su banco.

Generación Z

Durante mucho tiempo se ha hablado de los Millennials o Generación Y, aquellos nacidos entre 1975 y 1990, como la generación que estaba volviendo locos a los departamentos de Marketing. En cambio, lo que empieza a romper las cabezas de los departamentos de Marketing es lo que se viene a llamar Generación Z, aquellos nacidos entre 1990 y 2000 (aproximadamente, hay quien los sitúa entre 1997 y 2004).

Estos han pasado la mayor parte de su vida en el siglo XXI y empiezan a incorporarse al mundo laboral, y por tanto a tener capacidad de consumo, ahora. Esta generación no ha estado tan mimada como la anterior Y, que se encontró con una crisis justo al acabar sus estudios, pero sí están acostumbrados a la gratificación instantánea, especialmente la que proporcionan las redes sociales.

Generación Z y sus finanzas

Esta generación muestra un aspecto que no se había considerado anteriormente, y es que si las anteriores (Generación X y Generación Y) estaban cada vez menos interesados en la compra de una vivienda y más interesados en el alquiler, en Estados Unidos se muestra una preferencia por la propiedad inmobiliaria en esta generación no vista en generaciones anteriores, hasta llegar a sus abuelos. El 97% de ellos quiere tener una vivienda en propiedad y el 82% de ellos la consideran una parte importante del sueño americano. Es muy posible que veamos próximamente un resurgir de los productos de financiación inmobiliaria en cuanto la generación Z se vea con estabilidad financiera para adquirir una vivienda.

Por otro lado, la Generación Z ha crecido con las noticias de los cracks bursátiles, por lo que son conservadores a la hora de invertir. No quieren hacerlo en acciones, sino que prefieren cuentas de ahorro. Porque la generación Z es ahorradora. Muchos todavía adolescentes ahorran para la universidad, mientras que otros lo hacen sin un objetivo concreto.

La generación Y entró en el mundo laboral y empresarial en el pico de la burbuja, dándose un golpe con la explosión de la misma. La generación Z ha visto como la anterior se golpeaba y busca la estabilidad que no ha tenido la generación anterior. El futuro de la industria financiera pasa por ser capaz de adaptarse a las necesidades de estos nuevos grupos de consumidores que poco a poco van siendo más relevantes y teniendo un mayor poder adquistivo.

Imagen | Abigail Silvester

Otras historias interesantes