Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cambio climático 02 dic 2019

Los Premios Nobel alertan de los efectos del cambio climático

Las alertas de los economistas para luchar contra el calentamiento global no son nuevas y su voz también se suma a la de científicos, ecologistas y organismos internacionales. Entre ellos, también muchos de los galardonados con el Premio Nobel.

Mientras los estudios científicos evalúan el impacto de esta emergencia climática y los organismos internacionales, como el Fondo Monetario Internacional, apuestan por medidas impositivas concretas para atajar sus efectos, desde hace años, los galardonados con el Premio Nobel avisan desde sus distintos ámbitos de reconocimiento, sobre  sus consecuencias.

William Nordhaus, Premio Nobel de Economía en 2018 y Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento 2017, por ejemplo, lleva casi cuatro décadas, alertando del impacto presente y futuro del calentamiento global.  No en vano, Nordhaus, padre de la economía del cambio climático, creó un modelo que describe la relación directa entre la economía y el clima.

Dicho modelo –DICE y su posterior revisión RICE– mide, entre otros aspectos, qué efectos positivos tiene el impuesto sobre el carbono para reducir la temperatura global. En su opinión, es necesario poner un precio alto al carbono para que los países opten por fuentes alternativas de energía y así reducir el aumento del calentamiento global a menos de 2 grados como establece el Acuerdo de París.

“La receta fundamental para paliar el cambio climático es que los gobiernos, las empresas y los hogares abonen un precio alto por sus emisiones de carbono. Hoy no pagan prácticamente nada. Si el precio fuera más alto se recurriría a otras opciones, como las renovables”, expone Nordhaus en sus postulados.

Además de William Nordhaus, otros Nobel también se han manifestado a favor de una economía más sostenible. Los galardonados Edmund Phelps (Economía 2006), Barry Barish (Física 2017) y Michael Levitt (Química 2013) coincidieron en la necesidad de frenar el cambio climático mediante menores emisiones de CO2, durante un reciente evento celebrado en España.

bbva-cambio-climatico

En este sentido, Edmund Phelps destacó que existen métodos económicamente viables e incluso rentables para acometer la eliminación de los gases de efecto invernadero, aunque aseguró que es un proceso lento debido a que está reducción se hará mientras se siguen emitiendo dichos gases.

Barry Barish, finalmente, se mostró más pesimista, dado que cree que la crisis medioambiental requiere eliminar de manera eficaz la cantidad de CO2 que emitimos a la atmósfera, pero esta es una decisión que está controlada por la economía y no por la voluntad de las personas.

Otra voz, en este caso desde el ámbito de la Física, es la del Nobel de 2012, el francés Serge Haroche. En su opinión, las múltiples “repercusiones” que el cambio climático puede tener en el planeta podrían conllevar, “en el caso más extremo”, incluso el “peligro de una guerra nuclear”.

Además, recientemente once premiados con el Nobel de la Paz se reunieron en Yucatán, lugar desde el que realizaron un llamamiento contra el cambio climático: “La mayor amenaza para la paz mundial y la supervivencia de la humanidad es el cambio climático, que es una certeza”, afirmó Juan Manuel Santos, expresidente de Colombia y Nobel de la Paz en 2016.

En esa línea, Rigoberta Menchú (Nobel de la Paz – 1992) pidió tres veces perdón a la Tierra, en un acto que se encuadró en la huelga mundial contra el cambio climático. “Perdón por ensuciarla, perdón por no cuidarla, perdón por destruirla”.

Otras historias interesantes