Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Planificación> Jubilación Act. 18 may 2022

¿Por qué se debería empezar a pensar en la jubilación?

¿Por qué se debería empezar a pensar en la jubilación?

La jubilación se impone como una de las más importantes metas de ahorro y es trascendental que las personas lo tengan en cuenta desde que comienzan su vida laboral. El llevarlo a cabo, garantiza un mejor futuro financiero en la vejez. En México el ahorro para el retiro se efectúa a través de las AFORES, pero también existe una alternativa para hacer un plan en paralelo para el futuro.

La cuenta individual de ahorro para el retiro se administra desde una Administradora de Fondos para el Retiro (AFORE), a través de esta se podrán obtener rendimientos y construir así la pensión que recibirá el trabajador en el momento de su retiro. Durante la vida laboral se irán acumulando tres tipos de aportaciones que la ley establece como porcentaje del salario y son:

  • El patrón (3.150% de cesantía en edad avanzada y vejez y un 2% en retiro)
  • El gobierno federal (0.225%)
  • El trabajador (1.125%)

Sin embargo, al limitar el ahorro con las aportaciones de ley, se considera que el monto a recibir será insuficiente para cubrir las necesidades futuras. Por ello antes de crear un plan de acción es necesario preguntarse ¿cuál es la pensión que se quiere tener y cuánto se tiene que ahorrar para que esto suceda? Para contestar esta importante pregunta existen las calculadoras para el ahorro y retiro que sirven de apoyo para poner en números y en perspectiva este plan.

Dependiendo del importe que se destine a las aportaciones voluntarias, será la que determine la diferencia en la cantidad a recibir mensualmente para el retiro. En el ahorro voluntario, no hay importes mínimos ni máximos y no necesitan ser periódicas. Aun así, conviene maximizar estas aportaciones, para lo que se pueden utilizar los fondos de inversión como una herramienta alternativa y de esta manera acrecentar aún más el ahorro.

Los fondos de inversión son mecanismos a través de los cuales se invierte y se accede a mejores oportunidades. Existen diferentes tipos, que se pueden adaptar a las necesidades de cada persona de acuerdo a su perfil de inversión:

  • Corto Plazo: Su plazo es de sólo algunos meses y tienen muy bajo riesgo.
  • Mediano Plazo: Tienen un buen equilibrio entre confiabilidad y rendimiento. Su horizonte de inversión es de un año como mínimo.
  • Largo Plazo: Están hechos para aquellas personas que no necesiten disponer de su ahorro durante un largo periodo de tiempo y sus metas sean mucho más grandes, ya que requiere de un plazo de varios años.

Es muy fácil invertir un extra de los ahorros a través de los fondos de inversión, conociendo las opciones para elegir la que mejor se adapte a las necesidades y las metas que se quieran alcanzar. Posteriormente de acuerdo a la estrategia de cada persona podrá determinar ingresarlo a la AFORE considerando los diferentes tipos de ahorro voluntario que más se adapten a la estrategia definida para lograr tener la mejor salud financiera al momento de la jubilación.