Gestión de personas: el colaborador como protagonista de su propio desarrollo

Communications 

En un contexto de rápidos cambios impulsados por la tecnología, la gestión del talento está evolucionando hacia un modelo que empodera y prepara a los colaboradores para identificar y aprovechar sus nuevas oportunidades de desarrollo profesional. Esta fue una de las principales conclusiones de Eduardo Torres-Llosa, CEO de BBVA Continental, y José María Monge, responsable de Global Talent Solutions & South America de BBVA, durante su participación en el reciente Congreso de Gestión de Personas, organizado en Lima por Seminarium.

Eduardo Torres-Llosa señaló que “la gestión de personas debe estar enfocada en capacitar y orientar a los colaboradores para que se conviertan en los protagonistas de su propio desarrollo”, mientras que José María Monge agregó que “no son Recursos Humanos. Es Talento y Cultura. El colaborador es ahora protagonista de su carrera”.

La introducción de las metodologías ágiles en BBVA a nivel global ha generado también un cambio en la visión de la gestión de personas al interior de la organización. Lo que antes se podía planificar anualmente, ahora no es posible hacerlo debido a la velocidad del entorno digital. Por ejemplo, el banco ha pasado de ciclos de planificación rígidos a una agenda viva de proyectos e iniciativas, que ha hecho que las maneras de trabajar cambien radicalmente en la actualidad.

“Cambiar la manera de organizarnos es clave para atender al nuevo cliente financiero, que hoy es omnicanal, no espera y demanda servicios desde su teléfono celular“, refirió el CEO de BBVA Continental durante su presentación.

Para graficar la transformación cultural del banco en Perú, Eduardo Torres-Llosa puso como ejemplo a los gerentes de la organización. “Los gerentes son los que más sufren porque se quedaron sin una oficina individual y sin equipos. Sienten un lógico vacío de poder, pero su rol ha cambiado. Deben saber priorizar y tener una mayor visión estratégica”, apuntó.

Eduardo Torres-Llosa durante su presentación en el Congreso de Gestión de Personas organizado por Seminarium.

Colaboradores empoderados

En tanto, José María Monge añadió que no existe edificio de BBVA donde existan despachos u oficinas y que esa visión va más allá de tumbar paredes. Se trata de democratizar la institución.

A nivel global, BBVA está impulsando que el colaborador asuma la responsabilidad de su propia carrera profesional para que aprenda y se renueve, lo que le permitiría aprovechar mejor las oportunidades de crecimiento.

“Es un modelo que funciona bien, pero que hay que seguir impulsando. Por eso se han creado varias herramientas que ayudan a los colaboradores en su desarrollo. Por ejemplo, hemos lanzado el ‘People Assessment’, un análisis novedoso que, desde distintas ópticas, le permite al colaborador detectar sus fortalezas y debilidades. Además, conecta con los planes de crecimiento profesional”, sostuvo el Head of Global Talent Solutions & South America BBVA, quien también mencionó iniciativas muy potentes como ‘Opportunity’, herramienta basada en ‘big data’ que permite al colaborador simular posibles trayectorias profesionales según sus capacidades.

En esa dirección, se hizo referencia también a la innovación en modelos formativos. Es decir, el colaborador no solo es invitado a una acción formativa, sino que tiene el empoderamiento para decidir su aprendizaje. Inspirado en la filosofía ‘blockchain‘ de descentralización, el grupo BBVA ha creado una moneda virtual, el B-Token, recientemente lanzada en Perú. Con esta moneda, los colaboradores pueden “comprar” formación y ganar B-Tokens si van completando cursos y si ponen su conocimiento a disposición de sus compañeros.

José María Monge, Head of Global Talent Solutions & South America BBVA, durante su ponencia.

La gestión de personas en BBVA está evolucionando a pasos acelerados. Hoy el banco tiene alta demanda de perfiles de programación, diseño de experiencias de usuario y ventas digitales. Lo mismo en los ámbitos del análisis de datos o de la ciberseguridad. Y, más allá de las competencias técnicas, el banco busca atraer talento con la actitud adecuada en dimensiones como los estándares éticos, la curiosidad intelectual, la ambición y la energía.

Sigue leyendo sobre

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, brindarle una grata experiencia y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando por este sitio web, consideramos que acepta su uso.

Puede cambiar la configuración u obtener más información accediendo a nuestra política de cookies aquí.