Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tres de cada cuatro peruanos tiene interés por aprender a manejar sus finanzas personales

Del servicio al asesoramiento: Asi usa BBVA los datos para cuidar de la salud financiera de sus clientes

En Perú sigue creciendo el interés por las herramientas de la educación financiera. De acuerdo al Reporte sobre la Situación de la Educación Financiera en el Perú elaborado por Ipsos y la Asociación de Bancos (Asbanc), tres de cada cuatro personas se muestran dispuestas a aprender sobre el manejo de su economía familiar.

El estudio también demuestra que el 61% de los ciudadanos tiene dificultades para calcular los intereses y descuentos, mientras que el 46% manifiesta que no le alcanza su salario para cubrir sus necesidades familiares. Por último, el 72% de la población conoce poco o casi nada sobre cómo funcionan los productos que ofrecen los bancos.

“La ausencia de educación financiera tiende a afectar a las personas con ingresos bajos al no disponer de un margen para cometer errores financieros. Por ello, sin el entendimiento adecuado, aumentan los riesgos para tomar decisiones erradas, elegir productos no adecuados o ser víctimas de fraude,” explica Nelson Alvarado, gerente de la Fundación BBVA en Perú.

Estrategia nacional

En ese sentido, resulta necesario implementar una estrategia de educación financiera que permita llegar a todos los peruanos ya que representa un elemento clave para incrementar los niveles de inclusión financiera, salud financiera y construir sociedades más resilientes, señala Alvarado. El objetivo es ayudar a las personas a desarrollar capacidades para aprovechar los servicios financieros a su disposición, cumplir con sus obligaciones financieras o incrementar su capacidad para afrontar crisis financieras.

El ejecutivo de BBVA añadió que la educación financiera es muy necesaria porque aumenta el conocimiento, la capacidad y las habilidades para gestionar finanzas personales a lo largo de toda una vida, desde la apertura de una cuenta, las metas de ahorro y la gestión de las deudas hasta la planificación de la jubilación. “El impacto va más allá de los bolsillos, también está relacionado con la salud física y bienestar social.”, agregó.

¿Cómo lograrlo?

Es inevitable preguntarse cómo alcanzar el objetivo y educar financieramente a la población. Los encuestados consideran que el gobierno (44%), los colegios (43%) y las universidades (40%) deben ser los principales responsables de la educación financiera. Mientras que un 23% considera que las entidades financieras deben liderar esa enseñanza.

Los expertos sostienen que se debe abordar desde una estrategia de educación financiera bien articulada en todo el país y de manera conjunta entre sector público y privado. Una de las principales necesidades es contar con información clara o sencilla de los productos financieros. Por ello, la educación financiera debe ir acompañada de información simplificada que pueda ser usada por las personas para tomar decisiones de compra en el día a día.

Es clave contar con una educación financiera continua. Esta debe y puede ofrecerse en todas las etapas de la vida, utilizando, para ello, diferentes canales como el colegio, la familia, la universidad, los gobiernos, los reguladores, las instituciones financieras, las asociaciones de consumidores, entre otros", señala Alvarado, de BBVA.

"Es importante que el contenido sea diverso y no se limite a conceptos financieros básicos, sino también otros más elaborados, como la comprensión y gestión de riesgos o el fortalecimiento de la resiliencia financiera”, concluye el ejecutivo.