Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

¿Qué hace BBVA por conservar recursos marinos, mares y océanos?

Los océanos  reciben al año más de 8 millones de toneladas de plástico. BBVA se suma al nº14 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para proteger la vida marina y financiar equipos de investigación en ecología y biología en el marco del Compromiso 2025 de la entidad. A través de la Fundación BBVA, la entidad, impulsa la protección de los ecosistemas marinos mediante la financiación de equipos de investigación en ecología y biología de la conservación.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) nº 14 de Naciones Unidas reconoce el derecho a la conservación de la vida submarina. Mantener vivos los océanos es un trabajo colectivo, puesto que no solo son la mayor de las fuentes de proteínas del mundo, sino que también ayudan a mitigar los efectos del cambio climático.

Los océanos cubren las ¾ partes de la Tierra, contienen el 97% del agua y representan el 99% de la superficie habitable del planeta en volumen. A pesar de ello, no es suficiente para concienciar de su importancia: el 80% de la contaminación marina proviene de la tierra. Concretamente el mayor enemigo del mar son los plásticos: matan 100.000 mamíferos marinos al año.

En BBVA, el plástico se ha convertido en una especie en extinción. En España, el banco,  junto con la empresa Sodexo, lanzó hace unos meses la iniciativa ‘BBVA sin plásticos’ para poner fin a su uso, sustituyéndolo por recipientes hechos con materiales biodegradables.

El trabajo de la Fundación BBVA también es clave en este asunto. La Fundación BBVA colabora con Andrés Cózar, uno de los 400 investigadores españoles que evalúa el impacto del cambio climático global sobre los mares del planeta y estudia la biodiversidad del océano profundo. La Fundación BBVA ayuda a equipos de investigación científica para que analicen en los próximos años cómo evoluciona la contaminación por plástico. Su archivo histórico data de 1950 y llega hasta nuestros días, lo que permite estimar su evolución en los próximos 10 años.

No hay que olvidar que más de 3 millones de personas dependen de la biodiversidad marina y costera para subsistir. Los océanos proporcionan recursos naturales como medicinas, alimentos, biocombustibles y otros productos de necesidad. De hecho, las zonas marinas protegidas contribuyen a la reducción de la pobreza; aumentando los ingresos y mejorando la salud de las personas.

Objetivo 14: ¿Qué pretende conseguir?

A corto plazo

  • Minimizar y abordar efectos de la acidificación (descenso del pH de los océanos causado por la absorción de dióxido de carbono antropogénico desde la atmósfera) con una mayor cooperación científica
  • Desarrollar la capacidad de investigación y transferir tecnología marina, teniendo en cuenta los criterios y directrices para la transferencia de tecnología marina de la Comisión Oceanográfica Intergubernamental
  • Facilitar el acceso de los pescadores a los recursos marinos
  • Mejorar la conservación y el uso sostenible de los océanos y sus recursos aplicando el derecho internacional reflejado en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar como se recuerda en el párrafo 158 del documento ‘El futuro que queremos’

De aquí a 2020

  • Gestionar y proteger los ecosistemas marinos y costeros mediante medidas que fortalezcan su resiliencia, salud y productividad
  • Reglamentar la explotación pesquera y poder restablecer las poblaciones de peces
  • Conservar al menos el 10% de las zonas costeras y marinas
  • Prohibir subvenciones a la pesca que contribuyen a la sobrecapacidad, la pesca excesiva, ilegal, no declarada y no reglamentada

De aquí a 2025

  • Prevenir y reducir la contaminación marina

De aquí a 2030

  • Aumentar los beneficios económicos para pequeños estados insulares en desarrollo y países menos adelantados con gestión sostenible de la pesca, la acuicultura y el turismo

¿Sabes cuánto tiempo tarda una botella de vino, una lata, una colilla, un pañal, una bolsa de plástico en biodegradarse en el océano? Seguramente si lo supiéramos seríamos algo más conscientes de la necesidad de cuidar una de nuestras fuentes de vida. Según indica la Fundación Ochotumbao:

8 soluciones para proteger la vida submarina

  1. Ser conscientes de que sin océanos no hay planeta
  2. Medidas legales para conservar los recursos naturales marinos
  3. Medidas internacionales de seguridad, responsabilidad y cumplimiento
  4. No a la sobreexplotación
  5. No a la pesca ilegal y la sobrepesca
  6. Limpiar nuestros mares de plásticos
  7. Explotación del gas y del petróleo fuera del mar
  8. Creación en zonas de alta mar de zonas de regeneración

Ahora que ya lo sabemos, tengamos conciencia de cuidar el medioambiente porque es una forma también de cuidarnos a nosotros mismos.

ODS14: Conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos

Descargar PDF

Otras historias interesantes