Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cómo hacer compost con los residuos orgánicos de la casa

compost_residuos-organicos-basura-casa-hogares-desechos-sostenibilidad

Un cubo o recipiente, un lugar en semisombra, agua, tierra, desechos de plantas o de la cocina como restos de frutas y verduras o posos de café. Y tiempo. Es todo lo que se necesita para hacer una compostera doméstica y obtener abono orgánico de primera calidad.

Conoce 'Gastronomía Sostenible de BBVA y El Celler de Can Roca'

Cuando alguien se anima a elaborar compost doméstico conecta con un oficio que acumula 10.000 años de historia.

“Es una técnica utilizada desde siempre en agricultura, consistía en amontonar estiércol, restos de la cosecha y residuos domésticos para transformarlos en productos más fácilmente manejables y aprovechables como abono... se trata de una descomposición aeróbica en condiciones controladas”, explica la monografía ‘La composta, su elaboración y beneficio’, de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Navarro (México).

Aliada sostenible

La vieja costumbre de hacer compost gana vigencia con el avance del reciclaje, el uso de abonos orgánicos y la transición hacia el desarrollo sostenible. “Nos ayuda a disminuir la cantidad de residuos, contribuye a reducir las emisiones y a aumentar su captura natural, ahorra gastos municipales en recogida de basuras y ayuda regenerar los suelos”, explica Martín Almiña, director de la organización argentina masoxigeno.org, que desarrolla el proyecto Red de Compostaje.

“A gran escala, el compostaje es el elemento clave para recuperar territorios desertizados y la salida natural al primer componente de los residuos: la materia orgánica. Y a nivel más microecológico, es una práctica participativa y pedagógica en huertos urbanos y compostajes escolares para concienciar a los niños”, añade Antonio Ibáñez, secretario de la asociación Coopera y Composta.

compost-desechos-basura-hogares-reciclaje-residuos-abono-descomposicion-

Cómo hacer compost paso a paso

¿Qué se necesita? En primer lugar un espacio en semisombra y aireado. Puede ser un pequeño patio, un jardín doméstico, una azotea o incluso una terraza de apartamento.

Se puede adquirir una compostadora comercial en cualquier tienda de jardinería. Pero los materiales son tan simples que merece la pena fabricar una casera como actividad en familia. Según Red de Compostaje, lo más frecuente es usar uno o varios baldes o cubos de plástico de al menos 20 litros de capacidad. Para cantidades mayores pueden emplearse cajones de madera o un recipiente más amplio como los usados para la basura. Deben agujerearse en el fondo con el fin de permitir el drenaje.

En cuanto a la materia orgánica, sirven los desperdicios crudos de cocina como restos de verduras y frutas (conviene trocearlos), pero también posos de café y de cualquier infusión como té o mate. “Cuidado con los cítricos [acidifican la tierra], cebollas y ajos, mejor ponerlos en pequeñas cantidades. Y no añadir nunca restos cárnicos, lácteos o grasas”, explica Martín Almiña. Las cáscaras de huevo, sin embargo, aportan calcio al valor nutritivo de la composta.

Puede añadirse material seco como hojas y restos de podas del jardín y las macetas (ojo, siempre libres de hongos y plagas), virutas de madera, incluso cartones o papeles si no contienen tintas, aconseja la Asociación Española de Centros de Jardinería.

compost-basura-compuestos-organicos-casas-sostenibilidad-contaminacion-cubos-alimentos

Capas alternas

La técnica es simple. Se coloca en el fondo una malla metálica para que los agujeros de drenado no se obstruyan y no entren insectos indeseados. A continuación, se rellena la compostera por capas alternas de unos tres o cuatro centímetros de grosor. Tierra sin piedras en la base (si es negra, mejor, además puede mezclarse con un poco de carbón que facilita la producción de oxígeno o con compost rico en micronutrientes) y por encima más estratos de restos orgánicos y material seco, aunque se puede prescindir de este último.

Hay que añadir una última capa de tierra, regar generosamente y cerrar la tapa del recipiente. El líquido que drena se llama lixiviado, es rico en nutrientes y puede reservarse para añadirlo de nuevo y mantener la humedad.

Humedad y temperatura

Esa es precisamente una de las claves del compostaje. La humedad debe mantenerse en un punto intermedio, que no se reseque la mezcla porque se frena la descomposición, y que no sea excesiva porque se pudre la mezcla y puede echarse a perder, aunque avisa por el fuerte olor que desprende. Una forma de compensar ese exceso es añadir material seco.

El proceso de descomposición aumenta la temperatura, que suele rondar entre los 40º y los 50º centígrados, según la Asociación Española de Centros de Jardinería, y conviene remover la mezcla de vez en cuando para facilitar el efecto biodegradable.

¿En qué momento estará lista la composta? Dependerá de la temperatura ambiente, con más calor se acorta el plazo, si bien existen productos aceleradores para invierno o zonas frías. Dependiendo de esas condiciones, obtener este abono orgánico de primera calidad y muy económico puede requerir de uno a cuatro meses.

como_hacer_compost_sostenibilidad_bbva

Actividad infantil

Red de Compostaje recomienda compartir el compostaje con los niños. “Permite aprender química, física, incluso matemática. Es una forma de enseñar a hacernos responsables de nuestros descartes orgánicos y la gestión de sistemas en donde intervienen y se correlacionan muchas variables a la vez”, explica Martín Almiña.

Un último consejo práctico. Es una actividad sencilla pero necesita cierta atención y mantenimiento. “Conviene medir bien la implicación a la que estamos dispuestos y optar por la fórmula más sencilla y llevadera”, concluye Antonio Ibáñez.

Otras historias interesantes