Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Qué es la arquitectura bioclimática y cuánta energía permite ahorrar

arquitectura_bioclimática-naturaleza-hogares-sostenibles_apertura

Aunque en líneas generales el concepto bioclimático puede englobar diferentes opciones de construcción, la arquitectura bioclimática se puede definir como el diseño de edificios teniendo en cuenta, sobre todo, el clima de la localización elegida, el aprovechamiento de los recursos naturales para reducir al máximo el impacto ambiental y también la gestión y reducción del consumo de energía.

Ya se construía en modo bioclimático en el pasado. Tanto como en la antigua Grecia como en China y el Imperio Romano. Fue el filósofo griego Sócrates quien, citado por Jenofonte, dijo “… en las casas orientadas al Sur, el sol penetra por el pórtico en invierno, mientras que en verano el arco solar descrito se eleva sobre nuestras cabezas y por encima del tejado, de manera que hay sombra…”.

Cuando Grecia pasó a ser una provincia del Imperio Romano, este tomó como referencia la cultura y las bases de la arquitectura griega. Así, el arquitecto, ingeniero y escritor romano Marco Vitruvio en su libro VI Arquitectura, expuso que “una casa para Egipto no es adecuada para Roma” y recomendaba orientar hacia el sur los edificios de los territorios del norte para aprovechar mejor el calor y, además, proponía un techo abovedado. Y para las construcciones en el sur, orientación noroeste. “Muy distinta es la forma de construir en Egipto, en España, en el Ponto, en Roma e igualmente en regiones o tierras que ofrecen características diferente, ya que hay zonas donde la tierra se ve muy afectada por el curso del sol; otras están muy alejadas y otras, en fin, guardan una posición intermedia y moderada”.

arquitectura_bioclimática-sostenibilidad-edificio-

Sin embargo, esta idea de arquitectura coherente con el entorno y el clima se desdeña a partir de mediados del siglo XX, coincidiendo con el auge de los combustibles fósiles para abordar la climatización.

La constatación de lo urgente que es el respeto al medioambiente, la gestión del cambio climático y también la certeza de que no puede haber una sobreexplotación y un crecimiento sin asumir pérdidas irrecuperables ha hecho que se empiece a tomar conciencia.

Características de la arquitectura bioclimática

La arquitectura sostenible y la arquitectura bioclimática, aunque guardan ciertas similitudes, no es lo mismo. La sostenible puede ser ‘eco-friendly’ incorporando elementos de construcción y diseño ‘verdes’, pero no se basa en un estudio exhaustivo del clima.

El clima, la orientación y el uso de materiales adecuados son la base de la actual arquitectura bioclimática. A partir de ahí podemos descubrir subgrupos importantes.

  • El clima y la ubicación. Son clave para definir el tipo de edificio bioclimático los materiales de construcción –naturales, del entorno, y/o reciclados y reutilizados– y el diseño. Y esto se vincula estrechamente con lograr el acondicionamiento pasivo, es decir, que la casa autorregule su temperatura ideal sin recurrir a elementos añadidos. El objetivo es siempre lograr el confort aprovechando al máximo los recursos naturales para reducir el uso de sistemas de calefacción y aire acondicionado.
  • La captación y la protección solar. La casa bioclimática debe aprovechar la incidencia del sol en los espacios interiores y exteriores para que los habitantes logren un bienestar térmico. Para ello se necesita un estudio profundo del movimiento del sol, la humedad o los vientos.
  • Aislamiento térmico. En las fachadas y ventanas, para proteger o mantener la vivienda contra el calor o el frío gracias a los cerramientos herméticos y mantener la temperatura ideal de forma eficiente.
  • Ventilación cruzada. O lo que es lo mismo, diseñar la casa de forma estratégica para propiciar y generar corrientes opuestas de aire naturales que renueven el aire y mejoren las condiciones climáticas.
arquitectura_bioclimática_interior-hogares-casas-luz-energetica-chalets-inmobiliario

Cuánto ahorras con una casa bioclimática

Cuando hablamos de construir casas, bioclimáticas o no, siempre tenemos que tener en cuenta que el concepto que encarece el precio es el terreno. A partir de ahí, la inversión dependerá de muchos factores como el tamaño, los materiales utilizados y los elementos añadidos. Pero recordemos que, a la larga, el ahorro en una casa bioclimática está garantizado. Concretamente, el consumo energético se reduce entre un 80% y un 90% si lo comparamos con el de una casa convencional. Y podemos tender al consumo nulo si realmente conseguimos, gracias a la opción adecuada de arquitectura bioclimática, generar nuestra propia energía y dejar de depender de suministros de electricidad y gas. Es más, nuestro hogar bioclimático puede llegar a generar más energía de la que necesita y este excedente podría llegar a generar rentabilidad.

Algunos ejemplos de casas bioclimáticas

En países como España ya existen viviendas construidas bajo criterios bioclimáticos, como por ejemplo, un complejo urbanístico formado por 24 viviendas en Tenerife con cero emisiones CO2 y autosuficientes energéticamente ya que aprovechan los recursos naturales como el sol, el viento, el agua, la vegetación.

También está la Casa GG en Barcelona, con un consumo de energía casi nulo, que reduce al mínimo el impacto ambiental gracias a la elección de materiales de la zona, naturales y reciclados. En Andalucía ‘Las Calendulas’, en Granada, es una zona residencial de 25 casas con orientación sur, cubierta ecológica modo aljibe que también constituye un gran aislamiento térmico y acumulador de calor, ventilación cruzada y un patio interior para introducir la radiación solar en las estancias.

Otras historias interesantes