Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tres juegos para transformar el futuro: el poder de la gamificación

Formar a líderes, implementar nuevas metodologías de trabajo o eliminar los sesgos inconscientes son algunas de las razones por las que cada vez más organizaciones recurren a la gamificación, una manera innovadora de desarrollar el talento de los empleados a través de un juego que les ayuda a familiarizarse con un entorno impredecible. De todo esto se habló en el ‘Corporate Learning’, un encuentro sobre aprendizaje corporativo que reúne todos los años a más de 500 personas y en el que este año ha participado la Fundación Microfinanzas BBVA (FMBBVA).

Nunca se pierde la ilusión por jugar: es una realidad, lo hemos comprobado. Y cuando lo trasladamos a la Fundación, vimos que con esta técnica se aprende más y que aumenta el compromiso con el propósito”, asegura el responsable de Campus Microfinanzas y Cultura de la FMBBVA, Fabián Goldberg. “Creamos un personaje virtual para formar a los supervisores de oficina en el desarrollo de equipos de alto rendimiento y comprometidos con lo que hacemos: el desarrollo de emprendedores en vulnerabilidad”. Simón –el nombre de este personaje– vive en una pantalla de móvil atento a las decisiones que tome el jugador.

Simón, el juego de la Fundación Microfinanzas BBVA para formar a líderes

Este juego marcó un antes y un después en la estrategia de formación de la Fundación Microfinanzas BBVA: “Analizamos los datos y vimos que realmente estábamos aportando valor al día a día los colaboradores. Por eso, decidimos dar un paso más y creamos ‘Héroes’, una experiencia de inmersión en el propósito de la Fundación”, cuenta Fabián Goldberg.

De gamificación, también habló Cristina Mazarrasa, Learning & Development manager de Pernod Ricard, con el ejemplo de otro de los juegos: en este caso, de un ‘agile coach’ virtual con el que están implementando nuevas metodologías de trabajo. “Primero, definimos lo que era agilidad para nosotros: eficiencia y foco para priorizar, y velocidad para adelantarnos a las necesidades de los consumidores”, aseguró. “La gamificación, en nuestro caso, nos ayuda a identificar y a mejorar a nivel individual, de equipo y empresarial comportamientos que nos impedían ser ágiles en nuestro día a día”.

Un juego para combatir los sesgos inconscientes

Según la directora de Comunicación Interna, Compromiso y Diversidad de Ferrovial, Silvia Lázaro, “se toman alrededor de 17.500 decisiones diarias en el trabajo, pero solo 32 de ellas son conscientes”. Cuando hablamos de empresas grandes, “las decisiones inconscientes superan el billón al día”. En este contexto, Ferrovial decidió apostar por el juego “She”, un programa interactivo para entrenar a detectar y dominar los sesgos inconscientes. “Ahora, antes de tomar una decisión importante, siempre pensamos en si podría estar sesgada. Nos ayuda a tomar conciencia del valor de la diversidad, mejorar la productividad y gestionar el talento”, ha contado Silvia Lázaro.

Aiwin, empresa referente en gamificación

El artífice de estos tres juegos, Aiwin, es un referente en gamificación. Según su directora de operaciones, Carla Vadell, “todos vemos películas, series y jugamos a videojuegos porque nos gusta emocionarnos, ¿por qué no crear experiencias parecidas para desarrollar el talento?”. Esa es la premisa con la que empezaron a crear programas para transformar las organizaciones desde el capital humano. “Queremos rediseñar la empresa de los próximos años”, asegura. Un objetivo necesario para generar valor, adaptarse a la rapidez de los cambios y a una sociedad cada vez más exigente e inconformista.

Otras historias interesantes