Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cambio climático 09 oct 2020

¿A qué se han comprometido 38 bancos frente al cambio climático?

La sociedad ha virado en los últimos años hacia un mayor compromiso con el medio ambiente. Y el sector financiero no es ajeno. Todo lo contrario, su papel como movilizador de financiación y gestor de activos es clave en la descarbonización de la economía. Un año después de la firma del Compromiso Colectivo de la Acción para el Clima, promovido por la ONU, BBVA sigue avanzando bajo dicho marco.

La lucha contra el cambio climático es el gran reto, con consecuencias económicas muy importantes y que afecta a gobiernos, ciudadanos y empresas. Es el momento de la llamada transición ecológica. También para los bancos. El pasado 23 de septiembre de 2019, 33 grandes bancos internacionales (hoy son 38) dieron un paso histórico al firmar el Compromiso Colectivo de la Acción para el Clima (CCCA, en sus siglas en inglés), que nace enmarcado en los Principios de Banca Responsable promovidos por la Iniciativa Financiera del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP FI). Las entidades financieras firmantes, entre las que se encuentra BBVA, acordaron favorecer mediante su actividad de financiación, la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en el largo plazo alineándose  así con los Acuerdos de París por el clima.

El compromiso de mayor envergadura hasta la fecha

Desde Naciones Unidas, consideran que se trata de “el compromiso de mayor envergadura del sector bancario con el clima hasta la fecha”. Los compromisos adquiridos hace un año suponían tomar acciones concretas con plazos determinados. Estas acciones se resumen en tres puntos:

  • Publicar sus métricas de impacto climático, sus objetivos y el progreso de cumplimiento de los mismos.
  • Comprometerse a tomar medidas concretas al año de incorporarse, y trabajar para que sus clientes, mediante la contratación de sus productos y servicios, puedan transicionar hacia una economía neutra en emisiones de efecto invernadero.

BBVA, como uno de los bancos firmantes de los Principios de Banca Responsable y elegido en 2020 mejor banco sostenible de España por la publicación CFI, trabaja de forma continuada para cumplir con los compromisos adquiridos.

La primera medida que tomó para alinear sus carteras y préstamos fue crear una taxonomía interna para valorar los riesgos relacionados con la transición energética y clasificar qué sectores son más sensibles a ese riesgo de transición. El objetivo era claro: trabajar con los clientes de sectores más contaminantes para reducir sus emisiones.

BBVA-Cambio-climatico-02122019

Respecto al segundo punto, BBVA publicó recientemente junto a BNP Paribas, ING, Société Générale y Standard Chartered una metodología conjunta para alinear sus carteras de crédito con los objetivos del Acuerdo de París sobre cambio climático. El grupo, conocido como los ‘bancos de Katowice’, ha presentado este informe, que ofrece una metodología sólida y precisa para reconfigurar sus carteras de cara a financiar una sociedad con menos emisiones de carbono. La metodología analiza los activos de los clientes en términos de exposición al cambio climático y establece una relación entre el producto financiero, el activo que financia y el grado de alineamiento a un escenario de cambio climático.

Además, otra medida destacada es la aplicación de una serie de políticas de exclusión para detener la financiación de aquellos proyectos o clientes cuyas actividades no cumplen con ciertos estándares climáticos. La normativa, aprobada en 2018, se actualiza anualmente para que esté alineada con las tendencias de la regulación internacional y las mejores prácticas. Entre las actividades que están señaladas encontramos ejemplos en sectores como la minería, centrales eléctricas de carbón o exploración, producción y transporte de arenas bituminosas.

BBVA trabaja de la mano de sus clientes de cara a cumplir esta normativa. Para ello deben proporcionar información que así lo verifique. Igualmente, las inversiones o transacciones deben estudiarse y auditarse para que no incumplan ningún punto de la normativa. También se aplica al lanzamiento de nuevos productos financieros, que antes de ver la luz deben pasar por un comité de validación que verifique el cumplimiento de la normativa

El tercer punto en el que trabaja la entidad bancaria es en asesorar y financiar a sus clientes en pro de actividades sostenibles. Para conseguirlo, el banco apuesta por trabajar y apoyar en acciones y negocios relacionados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas. Los seis desarrollos en los que se centra el banco son:

  • Eficiencia energética.
  • Economía circular.
  • Reducción del CO2.
  • Atraer a través de la digitalización bancaria a aquellas personas no bancarizadas.
  • Promover las infraestructuras sostenibles.
  • Apoyar a los emprendedores.

El objetivo del banco en cuanto a las finanzas verdes está incluido en el Compromiso 2025 con un objetivo de movilización en proyectos sostenibles y que trabajen en pro de los ODS de 100.000 millones entre 2018 y 2025. A junio de 2020,  BBVA ya había movilizado más de 40.000 millones de euros.

Otras historias interesantes