Ya empieza a ser habitual verlos, agarrados a sus móviles, en supermercados y tiendas. Son los ‘total consumers’, un nuevo tipo de compradores que han hecho de la compra una experiencia multiforme. Según la empresa global de información Nielsen, en su informe ‘Nielsen 360’, 6 de cada 10 españoles ya lo son.

Es el consumidor todoterreno, el que se siente cómodo combinando la compra física y la ‘online’. Aunque muchos compradores siguen tomando sus decisiones de consumo en internet, para luego ir a comprar a una tienda, estos nuevos usuarios están ganando terreno. Para ellos algo tan cotidiano como hacer la compra ha dejado de ser un acto lineal para convertirse en algo más complejo, donde intervienen multitud de factores, canales e interferencias.

La nueva lista de la compra

Igual te interesa…

Guía de compras para las segundas rebajas: cómo optimizar tu dinero sin perder la cabeza

Los ‘total consumers’ han sustituido la clásica nota escrita a mano por un completo listado digital, realizado según una serie de variables. Cerca de un 60% de estos usuarios tienen en cuenta los comentarios de otros compradores en internet. Además, la mitad consulta la información ‘online’ de las cadenas y casi cuatro de cada diez utiliza aplicaciones para ahorrar en la compra.

Más cantidad, más lejos

Tan solo el 13% de los hogares españoles realizan la compra ‘online’ de principio a fin. El motivo es que está muy extendido el hábito de acudir al supermercado más próximo, con compras frecuentes, rápidas y a bajo coste. En otros países, donde las prácticas de los ‘total consumers’ son más mayoritarias, como Francia o Reino Unido, lo normal es ir al hipermercado con compras voluminosas. Por ese motivo, internet es la alternativa más cómoda. Las cifras hablan por sí solas: la cuota en ventas del ‘ecommerce’ de gran consumo en España es del 0,8%, similar a la de Italia, pero lejos del 6% de Francia o 6,4% de Reino Unido.

Hostelería en casa

Una práctica habitual para el ‘total consumer’, a la que recurren uno de cada cuatro, es utilizar la ‘e-hostelería’ o el restaurante en casa. Se trata de veladas en las que una persona abre las puertas de su vivienda para dar de cenar a desconocidos a cambio de un módico precio. Es una forma alternativa de ahorrar costes, conocer gente nueva y organizar la noche sin salir de la vivienda que hace furor, entre los nuevos consumidores, en países como Italia.

El producto fresco, en persona

Igual te interesa…

recurso, verano, vacaciones, educación financiera

El envejecimiento de la población está provocando cambios de consumo. Prácticamente, dos de cada diez hogares españoles están formados por mayores de 65 años. Por otro lado, el 45% pertenece a la generación X y a la del ‘Baby Boom’, de 38 a 64 años. El ‘total consumer’, consciente de que debe mantener su calidad de vida durante más tiempo, quiere cuidarse con alimentos frescos que pueda incorporar a su dieta. En este caso, la compra ‘online’ no es la primera opción ya que a los consumidores españoles les preocupa la calidad de los productos (64%) y prefieren verlos y palparlos por sí mismos (63%), actitudes ambas muy ligadas a estos productos.

En definitiva, cada vez hay más formas de comprar y algunas prácticas de los ‘total consumers’, como comparar precios o hacer una lista de la compra informada, están muy ligadas a una buena educación financiera. En todos los casos, internet es una gran aliada para ahorrar y consumir lo que se necesita sin gastar de más.

Una buena planificación de la economía doméstica es la mejor garantía para ahorrar y no realizar gastos innecesarios. En el Centro para la Educación y Capacidades Financieras se encuentra disponible toda la información relevante sobre educación financiera en el mundo.

Comunicación corporativa