Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Emisión de deuda 08 mar 2022

BBVA cumple su nuevo requisito MREL, que se reduce hasta el 21,46% tras la venta de su filial en EEUU

MIT-gestion-proyectos-BBVA-ciudad-Vela-sede-entidad-banco

A partir del 1 de enero de 2022, BBVA debe cumplir con un volumen de fondos propios y pasivos admisibles (MREL, por sus siglas en inglés) del 21,46%, un 24,72% incluyendo el requisito combinado de colchones de capital, en términos de sus activos ponderados por riesgo (APRs). A 31 de diciembre de 2021, ya cumple con este requisito, al alcanzar un 28,24%, así como con el requerimiento de subordinación.

El Banco de España ha comunicado a BBVA el nuevo requisito regulatorio MREL (‘Minimum Requirement for own funds and Eligible Liabilities, en inglés) establecido por la Junta Única de Resolución (JUR), calculado con información a 30 de junio de 2021. BBVA debe alcanzar, a partir del 1 de enero de 2022, un volumen de fondos propios y pasivos admisibles correspondiente al 21,46% del total de los APRs de su grupo de resolución europeo, a nivel subconsolidado, frente al 24,78% que tenía hasta ahora. La caída del requerimiento se debe en gran medida a que refleja la venta de la filial del Grupo BBVA en Estados Unidos, comunicada al mercado el pasado 1 de junio. Este nuevo requisito MREL, en términos de exposición total considerada a efectos del cálculo de la ratio de apalancamiento, es de un 7,50%.

Adicionalmente, la JUR establece también un requisito de subordinación, que obliga a las entidades a que parte de su requisito MREL se cumpla con un porcentaje mínimo de instrumentos subordinados (aquellos con un nivel de subordinación igual o mayor a la de la deuda senior no preferente). En el caso de BBVA, deberá mantener, a partir del 1 de enero de 2022, un volumen de fondos propios y pasivos admisibles subordinados correspondiente al 13,50% de los APRs del referido grupo de resolución europeo. En términos de la exposición total considerada a efectos del cálculo del ratio de apalancamiento, este requisito de subordinación ascendería al 5,84%.

Al requisito MREL en APRs y al requisito de subordinación en APRs, se le suma el requisito combinado de colchones de capital. De acuerdo con la normativa vigente y el criterio supervisor, este último requisito es del 3,26%.

Dada la actual estructura de fondos propios y pasivos admisibles del grupo de resolución, BBVA cumple con MREL (incluyendo el requisito combinado de colchones de capital), así como con el requisito de subordinación; tanto en términos de APRs como en términos de exposición del ratio de apalancamiento.

El requisito MREL y el de subordinación no aplican al balance consolidado del Grupo BBVA, sino a un perímetro europeo constituido en su mayor parte por BBVA S.A., matriz bajo la que se ubica el negocio en España. Con información a 30 de junio de 2021, que es el balance analizado por la JUR¹, el total de APRs del grupo de resolución ascendía a 190.377 millones de euros y la exposición total considerada a efectos del cálculo de la ratio de apalancamiento, a 452.275 millones de euros.

En la actualidad, BBVA cuenta con en torno a un 90% de instrumentos elegibles a efectos de MREL con un grado de subordinación mayor o igual que el de la deuda senior no preferente, lo que pone de manifiesto su elevada capacidad de absorción de pérdidas.

Tras la venta de la filial en Estados Unidos en 2021, la posición de BBVA a efectos de MREL se ha visto reforzada. Todo lo anterior condujo a que las necesidades de financiación en los mercados de deuda para este año sean reducidas. No obstante, el plan de financiación mayorista de BBVA para 2022 en su conjunto contempla la emisión de entre 2.000 y 3.000 millones de euros entre deuda senior preferente y no preferente, con el objetivo de sustituir aquellos instrumentos emitidos que han entrado en su último año de vida, con la consecuente pérdida de elegibilidad a efectos de MREL. En este sentido, el pasado mes de enero comenzó a ejecutarse este plan con la emisión de 1.000 millones de euros de deuda senior no preferente.

¿Qué es el MREL?

MREL pretende que las entidades europeas cuenten con un volumen de fondos propios y pasivos con capacidad de absorber pérdidas en el caso de que el supervisor declare la entidad no viable.La Directiva de Recuperación y Resolución Bancaria (BRRD, por sus siglas en inglés) creó este requisito para asegurarse de que las entidades en problemas cuenten con fondos propios y pasivos admisibles suficientes para, en primer lugar, absorber posibles pérdidas y, en segundo lugar, recapitalizarse por sí mismas, sin necesidad de recurrir a dinero público. De esta forma, el objetivo del colchón de fondos propios y pasivos es evitar que los contribuyentes sean quien tengan que hacer frente a eventuales rescates bancarios.

¿Cómo se determina el MREL?

El requisito MREL se determina entidad a entidad teniendo en cuenta los requerimientos de capital, así como otros factores como la estructura societaria y su estrategia en caso de resolución.En el caso de BBVA, dada su estrategia de resolución MPE (‘Multiple Point of Entry’), el requisito MREL no aplica al balance total del Grupo BBVA, sino a un perímetro europeo, constituido en su mayor parte por BBVA, S.A., matriz bajo la que se ubica el negocio del Grupo en España.