Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ahorro Act. 21 abr 2017

¿Cómo ahorrar en la compra de electrodomésticos?

Cualquiera que haya amueblado una casa sabe que una partida de importante de dicho proceso se lo llevan los electrodomésticos, tanto de linea blanca como de linea marrón. Por ello nos ha parecido importante dar algunas pistas de cómo ahorrar en compras de electrodomésticos, ya que existen bastantes posibilidades.

Aunque insistiremos en alguno de los apartados, hemos de reconocer que varios de ellos no son para todo el mundo, incluso que cabe cuestionarse alguno si no tenemos un cierto conocimiento o seguridad a la hora de tratar con electrodomésticos, por lo que cada uno habrá de valorar todos los aspectos inherentes a la compra, y no sólo el precio.

Segundas marcas y marcas blancas

Más allá de las marcas que todos conocemos, y que no nos engañemos, en las que repercute el precio de esa imagen de marca, existe todo un mundo de segundas marcas y marcas blancas o de distribuidor, y es posible que alguna de ellas te pueda encajar.

Los fabricantes de electrodomésticos manejan distintas marcas para intentar abarcar varios segmentos y simultáneamente aprovecharse de las economías de escala, de producir en masa. Así, junto a su marca o marcas principales, manejan otras más ajustadas de precio (por ejemplo, orientadas a constructores o empresas de reformas). En ocasiones estas segundas marcas consiguen estos precios más ajustados por la vía de la reducción de algunas especificaciones o de los propios plazos de garantía, limitándose a los legales, frente a plazos más amplios de la marca estrella. Pero en otros caso hablamos de meras cuestiones estéticas o de diseño, o incluso de especificaciones o tecnologías accesorias para el usuario. En este caso, y teniendo en cuenta que el servicio técnico que se encuentra detrás es el mismo que el de la marca principal, puede ser una opción muy interesante.

Cuando hablamos de marcas blancas o de distribuidor estamos hablando de algo distinto. Se trata de productos que el comercializador compra directamente a terceros y remarca con una marca de su propiedad. Es la estrategia típica de grandes superficies o grandes almacenes, así como de algunas cadenas especializadas o category killers. Se trata de aparatos asiáticos o turcos, que suelen ser bastante funcionales, con precios muy ajustados y que cuentan con el respaldo comercial del comercializador, pudiendo resultar otra opción golosa.

Electrodomésticos con tara y outlets

Si en vuestro entorno existen plantas de producción de electrodomésticos seguramente estéis de suerte. En muchos casos suelen contra con naves donde almacenan y venden directamente al publico productos con tara, con pequeños defectos de tipo estético que no afectan a la calidad o garantía del aparato con interesantes rebajas, derivadas del propio daño estético y de la ausencia de márgenes comerciales del resto de la cadena de distribución.

En otros caso las firmas se decantan por comercializarlos a través de terceros, de outlets, de comercios que se especializan en la venta de este tipo de aparatos nuevos con tara, no aptos para la distribución ordinaria. Podéis encontrar este tipo de comercializadores tanto en su vertiente de comercio tradicional como por Internet.

Este tipo de canales también suelen comercializar electrodomésticos de marca que se han descatalogado, los procedentes de cambio de exposición, o también incluso aquellos que no se comercializan habitualmente en nuestro país procedentes de importaciones paralelas, de estrategia de stock a nivel internacional, etc. Es importante reseñar que en estos casos hablamos únicamente de productos nuevos, y que deben contar con las garantías mínimas que la ley exige para este tipo de productos.

El mercado de la segunda mano

El mercado de la segunda mano es tremendamente variado. A continuación os señalamos múltiples opciones a vuestra disposición:

  • Los particulares, bien sean conocidos bien desconocidos a través de referencias, anuncios, plataformas de comercio electrónico, etc.
  • Las tiendas de segunda mano genéricas, casas de empeño, etc.
  • Las tiendas especializadas en la compraventa de electrodomésticos de segunda mano.

Aquí hemos de ser claros. Siendo el mercado donde podemos encontrar los mejores precios, también es uno en el que corremos los mayores riesgos. No sólo de funcionamiento, donde hay que tener en cuenta que la garantía es de sólo 6 meses si nos lo vende un particular o una año en el caso de un profesional, frente a los dos años de los bienes de primera mano.

Pero es que además habrá que tener en cuenta cuál es la validez efectiva de dicha garantía, el servicio técnico al podamos optar alternativamente (o la propia instalación del mismo) e incluso cuestiones de seguridad que pueden ser muy relevantes. Por otro lado, y especialmente en estos aparatos antiguos, habrá que tener en cuenta el uso que les vamos a dar y su certificación energética. Dicho de otro modo, si les vamos a dar un uso intensivo quizás estemos gastando en energía a medio plazo una cifra mayor que la que hemos ahorrado con este tipo de compras.

Otras historias interesantes