Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Banca digital 08 jun 2018

Competición y colaboración: el nuevo terreno de juego del open banking

Los servicios financieros evolucionan al ritmo de la digitalización, un proceso acelerado en Europa por la directiva PSD2. ¿Qué papel tendrán bancos tradicionales, ‘fintech’ y gigantes tecnológicos en este nuevo entorno?

Los bancos ya no están solos. La revolución digital ha provocado la llegada a su territorio tradicional de las denominadas ‘fintech’, y la posibilidad de que los gigantes tecnológicos de Silicon Valley se adentren en su negocio. La puerta a un nuevo modelo, el del ‘banking as a platform’, está abierta.

El BAAS –acrónimo de ‘banking as a platform’, banca como plataforma– es para muchos la fórmula ganadora en este nuevo contexto. Consiste en la creación de ecosistemas con multitud de productos y servicios financieros –y no solo financieros– a disposición del cliente. Una modalidad impulsada por el desarrollo de la economía de las APIs y potenciada con tecnologías como el ‘big data’ y la inteligencia artificial.

El ‘banking as a platform’ fue el tema central de uno de los paneles del Digital Business World Congress, celebrado recientemente en Madrid. El debate tuvo presente el modelo de negocio de las grandes compañías tecnológicas, como Amazon y Google, que en gran medida ya han creado un sistema de plataforma en el que se han situado en el centro con enorme rentabilidad. Pero, como resaltó Álvaro de Salas, de Minsait (parte del grupo Indra), el ‘banking as a platform’ tendrá unas características muy distintas por el ADN del sector financiero: “Hablamos de una industria sistémica, de un sector hiperregulado y con normativas territoriales, así que no puede ser tan global como Google y Amazon. Además, el modelo de ‘el ganador se lleva todo’, tan frecuente en los entornos tecnológicos, no se puede aplicar. En banca no se permiten situaciones cercanas al semi monopolio”, explicó.

“En el nuevo entorno de servicios financieros digitales, no solo hay que vigilar a la competencia, sino también aliarse con ella”

Con esas características específicas, la cuestión es qué rol jugará cada proveedor de servicios financieros. Hay diversas combinaciones: pueden ser los protagonistas, y crear la plataforma, o ser un proveedor en las plataformas de otros. O, por qué no, combinar ambas estrategias.

No es por tanto una cuestión de tecnologías disruptivas, recalcó Manuel Sevilla, experto en servicios en la nube y vicepresidente en Capgemini Financial Services: lo que genera disrupción es la nueva forma de concebir el negocio en su conjunto. Por eso también se habla de ‘banca abierta’, un terreno en el que los esfuerzos de BBVA han sido premiados recientemente. La revista especializada Retail Banker International ha distinguido al banco por tener los mejores servicios de open banking del mundo. La publicación alaba la apertura comercial de sus primeras APIs a través de BBVA API_Market, así como la iniciativa en el ecosistema emprendedor de BBVA Open Innovation, especialmente a través de la BBVA Open Talent, la mayor competición ‘fintech’ del mundo, que este año celebra su décima edición.

evento-banking-as-a-platform-everis-bbva_opt

Un momento del panel sobre ‘Banking as a platform’

La apuesta de BBVA por la banca abierta también es tangible en su estrategia de inversión, adquisición e incubación de ‘startups’. Un ejemplo es el lanzamiento este año de Denizen, que ofrece una cuenta bancaria para expatriados o personas que viven o trabajan en más de un país. Este servicio, que opera a través de APIs, es uno de los primeros ejemplos tangibles del open banking y el despliegue de la PSD2. Además, BBVA ha participado en una ronda de financiación en la plataforma digital solarisBank, pionera en el concepto de ‘banking as a service’. Esta ‘fintech’ alemana, permite a las empresas clientes ofrecer los servicios financieros de solarisBank y también de terceros, mediante el uso de APIs.

Combinar competición y cooperación

En el mundo del open banking varía el modelo de negocio, lo que provoca un concepto de competencia distinto. “La industria de la banca tiene que acostumbrarse a colaborar más con sus pares”, opinó De Salas, “lo que no significa que dejen de competir. Pero deben tener en cuenta que su gran competencia viene por otro lado”, en referencia a los gigantes tecnológicos.

La necesidad de combinar la competición con la cooperación, no solo entre los bancos establecidos, sino también con las ‘fintech’, fue uno de los puntos en los que insistieron los ponentes en DES 2018.

¿Cuál es el papel de las ‘fintech’ en este nuevo ecosistema? David García Hernández, Head de NextGen Banking en la consultora Everis, señaló cómo su rol ha evolucionado en el último par de años, “de ‘challengers’ a aceleradores” del proceso de cambio. Frente a su emergencia, los bancos, recomendó Sevilla, no deberían adoptar una actitud hostil, sino “tratar de simplificar sus procesos”. Es clave mejorar la eficiencia, pero hay que ir un paso más allá. En el nuevo entorno de servicios financieros digitales, no solo hay que vigilar a la competencia, sino también aliarse con ella.

Otras historias interesantes