Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Historia 23 mar 2017

¿En qué consiste el fenómeno de ‘El Niño costero’?

Perú sufre una de las mayores tragedias de su historia. ‘El Niño costero’ ha provocado numerosos desbordes de ríos, afectando viviendas y vías terrestres, y causando miles de damnificados. Pero, ¿por qué se produce exactamente?

‘El Niño’ no es solamente un efecto que tenga consecuencias en una región concreta, sino que dicho fenómeno influye a escala global en diversas zonas. Lo más significativo es el aumento de la temperatura del agua desde el Ecuador hasta incluso la costa oeste de Estados Unidos. Sin embargo, también tiene repercusiones en Asia, como las lluvias monzónicas débiles en India, sequías en Indonesia o tifones generalizados; en Europa provocando inviernos más fríos; y en Australia causando sequías.

En cambio, cuando la situación se intensifica en la zona costera de Perú y Ecuador con anomalías climáticas en dicha región, se produce lo conocido como ‘El Niño costero’. Esto fue provocado por un fuerte viento proveniente de la zona central del continente americano, proporcionando el desplazamiento de aguas de alta temperatura al Cono Sur, según ha certificado el Comité Multisectorial para el estudio del Fenómeno de El Niño en Perú (Enfen).

Nelson Quispe, meteorólogo en el Senamhi: “Lima es la segunda ciudad desértica más poblada del mundo”

Por su parte, estas fuertes corrientes de aire no tuvieron una oposición fuerte ya que el viento proveniente del sur se debilitó a finales del 2016, favoreciendo que las aguas cálidas llegasen a la costa peruana y ecuatoriana. La temperatura de dichas aguas puede alcanzar los 29 y 30 grados, haciendo que la atmósfera se vuelva bastante inestable.

¿Por qué se producen los deslizamientos de lodo y tierra?

A pesar de lo que se puede esperar, no fueron unas lluvias intensas en comparación con otras regiones a nivel mundial. Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que en la región las lluvias son tan escasas que el suelo no se encuentra preparado para ello.

Según ha explicado Nelson Quispe, meteorólogo en el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), “Lima es la segunda ciudad desértica más poblada del mundo”, solamente por detrás de El Cairo. El agua baja desde la montaña con bastante fuerza y arrastra lodo y rocas, llegando hasta las partes más bajas e inundando poblados.

Poniéndolo en contexto, la capital peruana está acostumbrada a acumular alrededor de 15 litros de agua por metro cuadrado durante todo un año. Durante estos días, ha habido días en los que se han llegado a acumular hasta cuatro o cinco litros de agua en tan sólo seis horas, una tercera parte de lo que suele llover a lo largo de todo el año.

Los extremos de ‘El Niño’

Las fuertes lluvias y los deslizamientos de tierra y lodo son algunos de los efectos que tiene este fenómeno. Sin embargo, a nivel global, ‘El Niño’ se caracteriza por incrementar los extremos en los lugares menos apropiados para ello.

Por ejemplo, Colombia vivió el año pasado uno de sus peores episodios en las últimas dos décadas en cuanto a la fuerte sequía que sufrió. Todo lo contrario a lo que sufre actualmente Perú y Ecuador, hasta 124 municipios colombianos llegaron a sufrir desabastecimiento de agua y el caudal de los ríos Magdalena y Cauca se encontraron en los niveles más bajos de los últimos 15 años.

Otras historias interesantes