Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cotizaciones 20 sep 2015

¿Cuál es el coste real de contratar a un nuevo empleado?

Las empresas deben asumir costes que en muchos casos no son percibidos por sus empleados, por los que se ven obligadas a presupuestar los costes de cada contratación de forma pormenorizada.

A priori, saber cuánto le cuesta a una empresa contratar a un empleado debería ser relativamente sencillo ya que su salario se compone por pocos elementos:el salario neto, las cuotas de la Seguridad Social y las retenciones del IRPF que se le practican a cada empleado en función de sus circunstancias.

Ahora bien, a la hora de presupuestar los costes de personal debemos hilar muy fino o nos encontraremos con algunas sorpresas poco agradables que podrían salirse fuera de lo que se creía previsible.

Con la calculadora en la mano

Comenzamos con el salario bruto, al que se le podrá sumar el correspondiente prorrateo de las dos pagas extraordinarias anuales (algunos convenios establecen una más), por lo que si habláramos de 1.000 euros brutos nos quedaría de la siguiente manera: 1.000 más 166,66 de las pagas extras prorrateadas.

Es decir, el coste de momento estaría en 1.166,66 euros, que sería el punto de partida para sumar los costes de la Seguridad Social. Bien, pues comenzamos aplicando el concepto de cobertura por desempleo según la clase de contrato del nuevo empleado. Para 2013 tenemos esta tabla:

– Tipo General: 5,50%

– Contrato de duración determinada a tiempo completo: 6,70%

– Contrato de duración determinada a tiempo parcial: 7,70%

Como vemos, los tipos más altos corresponden al personal eventual ¿te lo esperabas? Bueno, haciendo un alarde de imaginación vamos a pensar que hablamos de un contrato indefinido, por lo que al salario bruto que calculamos le aplicamos el tipo general por desempleo: 1.166,66 más 64,16 euros, que serían 1230,82.

Bueno, el hecho es que aún no hemos terminado, ya que la empresa está obligada a realizar otros pagos a la Seguridad Social, como el fogasa (Fondo de Garantía Salarial), que es de un 0,20%, la formación profesional de un 0,70% y las contingencias comunes de un 23,6%. Cada porcentaje se calcularía sobre la base del salario base, por lo que al sumar todo nos quedaría un coste de 1.438,64 euros al mes.

Multiplicando este importe por 12 (ya hemos prorrateado las pagas extras en el primer punto del cálculo), obtenemos el coste anual, que en este caso sería de 17.263,68 euros. ¿Esto es todo?

A la hora de presupuestar los costes de personal las empresas deben tener en cuenta otros posibles gastos, como el derivado de realizar un despido improcedente durante el año de cálculo.

Esto dependerá de la fecha del despido, de las vacaciones disfrutadas, los pagos pendientes y de la indemnización que le corresponda (que en este caso sería de 33 días por año trabajado), etc…

Si hablamos de un contrato indefinido para emprendedores para menores de 30 años, la indemnización durante el primer año sería de cero euros, ya que se establece un año como periodo de prueba.

Como decimos, esto dependerá del caso y del tipo de contrato, pero se puede calcular la indemnización y sumarle un 2% extra al presupuesto para aumentar el margen de maniobra. Por supuesto, el importe final se multiplicaría por el número de empleados contratados.

Por un empleado despedido durante el periodo de prueba de un año y con el margen de maniobra añadido hablaríamos de un coste aproximado de 17.608,95 euros al año.

En definitiva, vemos que desde el salario bruto hasta los costes reales hay un gran trecho y que los gastos de personal para una empresa ascienden de forma notable, sobretodo si a todo ello le tenemos que sumar los costes relativos a la formación inicial y a los gastos de Recursos Humanos realizados durante el proceso de selección.

Contratar no es barato, pero tampoco podemos olvidar las posibles ayudas a la contratación a las que podamos optar, ya sea por el contrato de trabajo indefinido de apoyo a los emprendedores, como las bonificaciones por contratación indefinida de trabajadores con discapacidad, etc…

Por otro lado, podemos considerar otras iniciativas privadas como el plan “Yo soy empleo” del BBVA, que ofrece ayudas directas a las empresas que contraten a trabajadores indefinidos durante al menos un año, que es de 3.000 euros si cumplimos los requisitos, por lo que en el ejemplo de este artículo los costes se quedarían en 14.608,95 euros anuales, un descuento relevante.

Si firmamos otro tipo de contrato el importe satisfecho por la entidad será de 1.500 euros, por lo que en cualquier caso puede ser muy interesante que las empresas estudien estas alternativas y que los trabajadores los pongan en valor como una oportunidad de reducir los costes de los empleadores y aumentar sus posibilidades de encontrar un puesto de trabajo.

Otras historias interesantes