Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Pagos móviles 01 sep 2017

Un día sin cartera... pero con el móvil

El móvil ya compite con las tarjetas y el efectivo como medio de pago. Tanto que en una gran ciudad española es posible desplazarse, comer y comprar sin llevar la cartera.

“Me he dejado la cartera en casa”. Esta excusa tan socorrida para no aflojar el bolsillo podría estar en vías de extinción. La causa está en el avance del ‘smartphone’ como medio de pago, que en países como China empieza a ser mayoritario. La consultora BI Intelligence estima que en 2016 los chinos habrían pagado con su móvil productos y servicios por valor de más de 2,3 billones de dólares, lo que significa que cada ciudadano chino habría hecho un gasto medio anual con su móvil de 1.700 dólares.

En España, aún estando muy lejos de esas cifras, el pago por móvil empieza a ganar terreno. Los cimientos fueron la extensión de los TPV (Terminales de Punto de Venta) ‘contactless’ y la integración de chips NFC en los ‘smartphone’, la tecnología por excelencia para esta función.

Según los datos del Banco de España, 2016 fue el primer año en el que se superó la barrera de los 3.000 millones de operaciones en TPV, por un monto de 124.406 millones de euros (es decir, una media de algo más de cuarenta euros) pagados o con tarjeta o con el móvil. El importe creció por cuarto año consecutivo, y por primera vez superó al efectivo retirado en cajeros. Al finalizar el primer trimestre de 2017 existían en España 1,7 millones de TPV, con una subida interanual del 6,4%.

Mientras los comercios modernizan y sofistican sus métodos de cobro, los bancos han ido desarrollando aplicaciones para el pago con el móvil, junto a las grandes compañías tecnológicas. El último hito en este camino ha sido Android Pay, disponible en España desde este mes de julio gracias al acuerdo entre Google y BBVA. BBVA Wallet es otra opción para pagar desde el ‘smartphone’ de manera sencilla y la aplicación ya ha registrado 9,2 millones de descargas en todo el mundo.

Los gigantes tecnológicos Apple y Samsung también tienen sus propias herramientas de pago por móvil, Apple Pay y Samsung Pay, ligadas a distintas entidades financieras.

Con todos estos avances, ¿podríamos pasar en España un día cualquiera sin tarjetas de crédito ni efectivo, solo pagando con el móvil?

Si tenemos un móvil con alguna de estas aplicaciones, la respuesta es sí, sobre todo si vivimos en ciudades o tenemos un centro comercial cerca.

BBVA Wallet permite, simplemente acercando el móvil a un TPV ‘contactless’, efectuar un pago de forma rápida y sencilla. Sólo queda introducir la clave en el terminal para que, inmediatamente, se procese el pago y el usuario reciba una notificación informando de los detalles de la transacción que acaba de realizar.

TUTORIAL: Paga con tu móvil

Además, los usuarios pueden aprovechar los descuentos que BBVA Wallet ofrece en sectores tan diversos como la restauración, los viajes el ocio o la tecnología. Android Pay, Apple Pay o Samsung Pay también tienen acuerdos con grandes grupos comerciales y permiten el pago en algunas aplicaciones.

El resultado es que podemos comprar el periódico y una barra de pan, poner gasolina, encargar comida y hasta hacernos con un billete de avión sin monedas, billetes ni tarjetas de plástico, basta con una aplicación de pago y un TPV ‘contactless’.

A estas aplicaciones específicas de pago se suman también aquellas apps que, tras registrarse como usuario, ofrecen la opción de cargar directamente un bien o servicio a la tarjeta que se haya autorizado previamente.

Las diferentes opciones de movilidad son un buen ejemplo. Desplazarse por la gran ciudad después de haberse olvidado la cartera es posible gracias a aplicaciones como MyTaxi, Uber y Cabify. También podemos alquilar un coche por un rato, con los servicios de Car2Go y emov. Y pagar con el móvil el parquímetro en ciudades como Madrid, Barcelona, Santander, Marbella o Segovia. Eso sí, para ello el usuario debe haber descargado previamente la app específica de cada uno de estos servicios, haberse registrado como usuario y, lo más importante, haberles confiado los datos de su tarjeta bancaria, a la que se cargará el cobro.

La progresiva generalización de los pagos por el móvil supone un paso más en la paulatina desaparición de los billetes. En un mundo digitalizado y sin apenas barreras, el efectivo, con sus importantes costes logísticos, es ineficiente… salvo si se busca eliminar rastros fiscales y de posibles delitos. Las tarjetas de débito y crédito han reducido ya considerablemente la importancia del efectivo; en unos años el móvil puede darle la puntilla.

Otras historias interesantes