Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ahorro 21 ene 2015

Empresa en crisis, dificultades para funcionar con normalidad

En una situación de crisis importante, antes de abordar una financiación precipitada, se necesita un análisis exhaustivo de la estrategia de la empresa, el sector, las causas de la crisis propia que acucie a la empresa y las diferentes alternativas que hay que aplicar para que la empresa abandone las dificultades que tiene.

Identificación de los principales problemas de las empresas en crisis

Existen multitud de factores que pueden generar una crisis en la empresa. Enumerarlos todos puede ser una tarea casi imposible, pero los más usuales podrían ser los siguientes:

  • Caida de ventas y exceso de stock. Si no se tiene una previsión adecuada de las ventas, la empresa realiza compras de aprovisionamientos por encima de las ventas reales, se genera un exceso de stock que antes o después hay que pagar y crea un problema en la tesorería de la empresa, dado que no se han realizado ventas por esos artículos. La mejor opción en estos casos es la devolución del stock, pero claro, dado que esta opción no es posible en la mayoría de los casos, antes de recurrir al crédito debemos intentar por todos los medios deshacernos de dicho stock: ventas mediante rebajas, a bajo precio o incluso a coste es una fórmula adecuada para ajustar existencias y materializar la tesorería. Además, debemos renegociar los propios plazos de pago con los proveedores, intentando alargar el pago del stock no vendido.
  • Impagos, aplazamientos, sanciones e intereses de demora. Otro grave problema de las empresas se crea por la acumulación de impagos y por la realización de gastos financieros no deseados o innecesarios. La mala planificación en el pago de impuestos o vencimientos, comienza a crear gastos extras que disminuyen ampliamente la tesorería de la empresa. En todo caso, con una financiación a largo plazo como un préstamo o la entrada de más capital en la empresa, puede ayudar a capear la bajada de ventas a la vez que se ponen en marcha nuevas políticas comerciales.
  • Sobreestructura, exceso de gastos fijos. En el área de empresas de servicios fundamentalmente se peca de estructuras con costes fijos muy elevados, dado que la caída de actividad genera que parte de nuestra infraestructura quede obsoleta o improductiva parcialmente. Este hecho puede verse agravado si tenemos un volumen de capital humano excesivo para la actividad actual. Imaginemos una empresa que presta servicios de reparación o mantenimiento con 5 empleados con contrato indefinido. Una caida de la actividad del 20% provoca que parte de su capital humano no sea necesario, por tanto, si no mejoran las expectativas de negocio, antes o después tendrá que llevar a cabo un proceso de ajuste de personal. Estos propios procesos tienen costes económicos (además de los humanos) importantes y si se añade un exceso de activo mal financiado o a crédito, reconducir la situación de la empresa es realmente complicada. En estos casos, la financiación requerida debe ser puntual para atender una nueva estrategia de crecimiento.

El cierre de la empresa, también hay que hacerlo

Por útlimo, existen multitud de situaciones de crisis que han pasado el punto de no retorno y su cierre resulta inminente si no se llevan a cabo medidas drásticas. Estos casos se caracterizan por caidas de ventas excesivas, falta de ampliaciones de capital o imposibilidades para atender los pagos con normalidad. Si nuestra empresa se encuentra en este punto, no tendrá más remedio que plantear el concurso de acreedores y liquidar la empresa. Este proceso es largo y complejo, pero debe llevarse adelante en el momento adecuado y antes de acumular un patrimonio negativo que situe la empresa en quiebra técnica como punto anterior al concurso.

Sin ir más lejos, el concurso de acreedores no tiene porqué desembocar tampoco en la desaparición de la empresa. Muchas inmobiliarias con verdaderos problemas financieros han logrado sobrevivir gracias a esta herramienta, dado que si la empresa es viable y se puede acordar un calendario de pagos distinto o quitas en las deudas, el posible que la empresa supere el concurso sin mayores problemas.

Otras historias interesantes