Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación Act. 08 abr 2021

Inteligencia colectiva: la mente más allá de los límites del cráneo

Taller-Educación-Conectada_apertura-jovenes-digitalizacion-innovacion-escuelas

La inteligencia artificial está cada vez más presente en nuestra vida cotidiana. Esto puede también provocar un efecto muy interesante, la inteligencia colectiva. Y es que tenemos una gran memoria colectiva a un clic de distancia. Algo muy positivo, pero con inconvenientes que hay que tener en cuenta, como la ‘inteligencia delegada’: ¿estamos ya cerca de que muchas de nuestras decisiones las tomen algoritmos?

Recientemente se ha celebrado el primer taller del ciclo de conferencias y talleres EduCONEC — promovido por BBVA y Fadsobre cultura digital y cómo está transformando la sociedad, que tendrán lugar cada mes. La ponente ha sido la filósofa de la Tecnología Eurídice Cabañes, que ha presentado algunas conclusiones sobre el momento que estamos viviendo en relación con los usos de la tecnología. Durante su charla ha hablado de inteligencia colectiva, algoritmos que toman decisiones y un futuro tecnológico sobre el que reflexionar.

En primer lugar, Cabañes ha destacado que “la pandemia nos pilló desprevenidos, con los deberes sin hacer en cuanto a habilidades y preparación para conectarnos digitalmente. Pero la situación de emergencia se impuso y reaccionamos como sociedad y como individuos: eliminamos nuestro pensamiento a largo plazo y nos centramos en el día a día”. Según la filósofa, debemos cuestionarnos qué herramientas hemos puesto en marcha y hasta qué punto ha sido o no un acierto ese despliegue. “Es el momento de reflexionar sobre nuestro yo digital”, ha señalado.

Vídeo completo del taller de EDUCONEC con Eurídice Cabañes

Uno de los temas para reflexionar es, para Cabañes, el espacio que habitamos. “Nuestra casa se amplió a través de las pantallas y, en cambio, nuestro mundo habitado físicamente se hizo mucho más pequeño. En cierta medida parece que nos hemos fragmentado y nos hemos transformado en gran medida en seres digitales”.

Cómo forjamos nuestra personalidad digital

Cabañes detecta inconvenientes que tienen que ver con la ética de lo digital y también aporta soluciones para equilibrarlos. El más trascendente es el de la creación de nuestra identidad. En ocasiones hemos pasado más tiempo ofreciendo nuestra imagen digital que la real, y eso sí cambia las cosas.

“El verdadero problema surge cuando empezamos a compartir solo lo que creemos que es bueno, cuando nos basamos en la cantidad y no en la calidad de lo que ofrecemos; cuando decidimos quiénes debemos ser digitalmente basándonos en ‘likes’ o números de visualizaciones”. Según Cabañes esto forja ansiedad y crea una dependencia cerebral que busca una respuesta exterior, “algo que en nuestra vida no conectada no consideramos necesario, y por eso no debería marcar nuestra personalidad digital”.

Inteligencia colectiva vs inteligencia delegada

Un efecto muy interesante, por lo positivo que puede llegar a ser, es la inteligencia colectiva: es la mente extensa, la mente más allá de los límites del cráneo. Tenemos una gran memoria colectiva a un clic de distancia. Eso puede ser bueno, pero también corre el riesgo de  convertirse en ‘inteligencia delegada’. Es decir, delegamos funciones de nuestra mente a dispositivos y entornos tecnológicos.  “Hoy sabemos que esos datos pueden condicionar en cierta manera nuestro futuro, a través de los sistemas algorítmicos que filtran personas en función de sus perfiles de datos”, destaca Cabañes.

Taller-Educación-Conectada-niños-educacion-digital-escuela-remoto-portatil-infancia-casa

Debemos reflexionar también, en opinión de Cabañes, si al gestionar la ingente cantidad de información que pasa ante nuestros ojos mermamos nuestra capacidad de pensamiento crítico. Así, es posible que estemos delegando nuestro análisis en los demás: en amistades que nos filtran las noticias y las opiniones, en los medios que seguimos y nos sirven noticias y en los algoritmos que deciden qué es lo primero que vamos a leer cuando busquemos algo. Esto nos tiene que ayudar a tomar decisiones sobre cómo queremos que sea nuestra personalidad digital. Estas reflexiones hay que trasladarlas también al mundo laboral y al educativo; dos realidades que se han visto en gran medida modificadas por razón de la pandemia.

Eurídice Cabañes apunta, con una mirada optimista y positiva, que es posible que el teletrabajo devuelva población a la ‘España vaciada’. “Tal vez ser conscientes de los déficits que hemos sufrido en el mundo educativo nos haga reflexionar como sociedad y promover la creación de infraestructuras públicas digitales, así como generar tecnologías que respondan a los intereses de la ciudadanía en ámbitos locales”, ha subrayado.

Finalmente, como gran ventaja de lo aprendido en este año marcado por la pandemia, Eurídice Cabañes afirma que la ubicuidad es el gran descubrimiento social que nos ha dado la conectividad. Una ubicuidad que, por ejemplo, ha permitido que, en esta ocasión, Cabañes, desde Ciudad de México, compartiera con un buen número de personas repartidas por la geografía española y mundial y abrir así este ciclo de talleres sobre cultura y transformación digital.

Educación Conectada, un proyecto de BBVA y Fad

Educación Conectada es una iniciativa de BBVA y Fad que comprende un conjunto de acciones de urgencia dirigidas al ámbito educativo tras la crisis causada por la COVID-19. El objetivo es contribuir a paliar las graves consecuencias que la actual crisis está teniendo en toda la comunidad educativa, que está afectando especialmente a la población más vulnerable, y contribuir a la transformación digital de dicha comunidad.

La iniciativa incluye acciones encaminadas a ayudar a la adaptación de los centros escolares a la nueva realidad post pandemia; a reducir la brecha digital de acceso y uso en el ámbito educativo; y a generar conocimiento abierto para hacer frente a los retos a los que se enfrenta el sector educativo.

Otras historias interesantes