Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

La fábrica digital de BBVA Bancomer, disrupción en la forma de trabajo

El desarrollo de soluciones digitales para productos de crédito, inversiones, apertura de cuentas, cajeros automáticos, aplicaciones para móviles… son materia cotidiana de un equipo con características propias en BBVA Bancomer.

El sistema de trabajo es totalmente disruptivo y, desde hace dos años, BBVA Bancomer comenzó con su aplicación, operando bajo el método llamado Agile. Estas nuevas metodologías ágiles permiten responder a los nuevos retos sin perder el liderazgo que Bancomer tiene en el mercado y la atención  a los clientes.

Una de las áreas que maneja el método Agile es el área de Desarrollo de Negocio y desde su implementación comenzó con 14 equipos (llamados ‘scrums’) trabajando en diferentes negocios del banco, como crédito, inversiones, aperturas de cuentas, cajeros automáticos (ATMs), aplicaciones móviles y algunas otras. Actualmente el área trabaja con alrededor de 50 equipos ‘scrum’. Adicionalmente, las áreas de apoyo a estos equipos se apoyan en otras metodologías ágiles como es el Kanban.

BBVA Bancomer método agile en Torre BBVA Bancomer 2

Las nuevas formas de trabajo en algunas áreas de BBVA Bancomer permiten tener la flexibilidad para reaccionar de forma rápida, alcanzar mejores tiempos bajo la metodología Agile, logrando lanzar productos viables en tres meses. - BBVA Bancomer

Los ‘scrums’ trabajan con una visión enfocada en atender los requerimientos del cliente desarrollando productos que generen valor. Un ejemplo es la App BBVA Wallet, que cuenta con especialistas en programación de aplicaciones móviles, personal especializado en la adquirencia del banco; también participan algunas personas de áreas transversales y áreas de apoyo que le dan soporte a cada equipo como son el área jurídica, mercadotecnia o infraestructura de BBVA Bancomer.

Productos que se van mejorando con la retroalimentación

Los productos se van construyendo por partes y en comunicación con las necesidades actuales del negocio y cuando su desarrollo alcanza una viabilidad mínima, son probados internamente con amigos y familiares; esta retroalimentación ayuda a mejorarlo y a realizar las correcciones necesarias en poco tiempo.

Existen varias figuras que intervienen en estos equipos, además de la figura de ‘program manager’, quien es el encargado de la estrategia, los equipos ‘scrum’ cuentan con otras figuras muy relevantes como el del ‘product owner’, quien es el representante del Negocio, actúa como interlocutor ante el equipo y define los objetivos del producto, colaborando con el equipo para planificar, revisar y dar detalle en cada iteración (‘sprints’).

Otra figura es el ‘scrum master’ (facilitador) lidera al equipo en la implementación de la metodología y vela por que todo el equipo siga los valores y principios ágiles, quita los impedimentos, enseña a los integrantes a autogestionarse, los protege y aísla de interrupciones; y por último, pero no el menos importante, es el equipo, compuesto por expertos en los diferentes temas que requiere el proyecto y que son autogestionados, es decir, no existe un jefe o líder formal, es el equipo el que define cómo se va a construir el producto y todos ellos son los responsables de entregar una oferta de valor a los clientes.

En ‘scrum’ un proyecto se ejecuta en bloques temporales cortos y fijos (iteraciones de un mes natural y hasta de dos semanas). Cada iteración tiene que proporcionar un resultado completo, un incremento de producto que sea potencialmente entregable.

Un factor muy importante es involucrar a las personas en estas nuevas forma de trabajo. Como todo, en el inicio crea un poco de incertidumbre y miedos por el cambio. Pero muy pronto se tienen varias ventajas. El estar focalizado en un solo tema libera mucha tensión, el ambiente de trabajo es más relajado y creativo, imponiéndose el estilo casual, en el que la corbata sólo es protagónica  cuando las circunstancias y protocolo así lo dictan.

Para coordinar todos estos equipos, hemos creado lo que llamamos la Fábrica Digital, la cual realiza ejercicios de planeación trimestrales llamados PI (‘product increment’).

Check list

¿Por qué es necesario contar con estas nuevas formas de trabajo?

Actualmente la forma de hacer negocio está cambiando y de forma más rápida de lo que creemos. Apoyados en la tecnología se están desarrollando nuevos productos y modelos de negocio en donde se puede perder la participación del mercado o el negocio rápidamente si no se reacciona de forma ágil. Esto está sucediendo en todas las industrias y la industria financiera no es la excepción.

Es por esto que se requieren nuevas formas de trabajo que le permitan tener la flexibilidad para reaccionar de forma rápida, alcanzar mejores tiempos bajo la metodología Agile, logrando lanzar productos viables en tres meses.

Otras áreas del banco, como Seguros, Finanzas, Riesgos o Transformación han adoptado otro tipo de metodologías, que se han ido adaptando de acuerdo a las necesidades de cada una de las áreas y de los productos del banco.

En los próximos meses se continuará implementando estas diferentes formas de trabajo ágil y continuarán sumándose ‘scrums’ de más sectores de BBVA Bancomer, con la finalidad de adaptarse a las nuevas necesidades del mercado y seguir construyendo en el entorno, productos y servicios de valor para el cliente.

imagen de celular y tablet banco y azul con logo Bancomer

Otras historias interesantes