Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Música 03 nov 2016

La Fundación BBVA premia a los profesores más innovadores

Francisco González, presidente de BBVA, ha entregado hoy los Premios Francisco Giner de los Ríos a la Mejora de la Calidad Educativa, unos galardones que reconocen el esfuerzo de los profesores por despertar la curiosidad y las ganas de aprender de sus alumnos a través de proyectos innovadores.

Durante la ceremonia de entrega, Francisco González ha subrayado la importancia de la labor que llevan a cabo estos docentes con unos alumnos cuyas mentes son “las que buscarán las soluciones, crearán los retos y generarán los estímulos de mañana“. Y, ha añadido: “Las ideas de los niños de hoy darán forma a la sociedad de la próxima década. Quienes aceptan tanta responsabilidad tienen toda nuestra admiración”.

“Las ideas de los niños de hoy darán forma a la sociedad de la próxima década

La creatividad de los premiados por la Fundación BBVA y el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes parece no tener límites. Con la única ayuda de sus alumnos, estos profesores han sido capaces de fabricar un planetario, diseñar plataformas digitales para ayudar a no quedarse rezagado a un compañero enfermo de cáncer, compartir experiencias con niños de otros países, investigar los secretos del océano o poner en marcha un atlas digital.

Utilizar el juego y la diversión para convertir un parque de atracciones en un laboratorio de física al aire libre, o para aplicar a la educación infantil los últimos descubrimientos de las neurociencias son otras ideas desarrolladas por los galardonados en la XXXI edición de los Premios Francisco Giner de los Ríos, que han llegado incluso a poner en práctica los métodos de trabajo de las startups para lograr despertar el interés por aprender de sus alumnos.

El mejor trabajo, un planetario escolar de bajo coste

Planetario escolar de bajo coste, un proyecto en el que han participado alumnos de ESO y Bachillerato del IES Cristo del Socorro, en Luanco, Asturias, se ha alzado con el Premio Especial al Mejor Trabajo, dotado con 24.000 euros.

Con este trabajo, Estrella Pellitero Espina y José Manuel Roces Suárez han conseguido poner a disposición de su centro —y de cualquier otro que quiera aprovechar esta experiencia— un planetario donde observar recreaciones del cielo nocturno bajo una cúpula de 4 metros de diámetro con capacidad para 20 personas y por un coste ínfimo: 350 euros si se dispone de ordenador y proyector de vídeo.

Los alumnos del IES Cristo del Socorro, durante la construcción del planetario.

Pensamiento creativo a través de la música

Emplear el juego, la imaginación, la expresión corporal, la sensibilidad y belleza que transmite la música para impulsar el aprendizaje es el objetivo de Estímulo del pensamiento creativo a través de la música, proyecto desarrollado por Paloma Rocafull Vallés y María Aránzazu García Magas en el CEIP Emilio Díaz (Alcañiz, Teruel) que ha obtenido el Premio para la etapa de Educación Infantil, dotado con 15.000 euros.

“Nos apoyamos en los descubrimientos más recientes de la neurociencia, gracias a la cual sabemos dos cosas clave: que la manera más eficaz de aprender es cuando se combinan la escucha, la visualización y el movimiento; y que sin emoción no se aprende”, explica Paloma Rocafull.

“La manera más eficaz de aprender es cuando se combinan la escucha, la visualización y el movimiento

Se logra así una interacción enriquecedora entre los elementos más afines al hemisferio derecho —risas, cuentos, metáforas, imaginación, creatividad— y los del hemisferio izquierdo —aprendizaje y memoria— para fomentar la resolución creativa de problemas, el pensamiento divergente, la detección de nuevos horizontes y el desarrollo de capacidades adicionales. “Es una manera de llevar la metodología de desarrollo de capacidades para niños de alto rendimiento al mayor número de alumnos posible”, añade Rocafull.

Los galardonados en los Premios Giner de los Ríos, junto al presidente de BBVA, Francisco González

Los galardonados en los Premios Giner de los Ríos, junto al presidente de BBVA, Francisco González

Técnicas de aprendizaje para ayudar a un compañero enfermo

Dos son los premios dedicados a Educación Primaria, dotados con 15.000 euros cada uno. El primero de ellos ha recaído en Proyecto Guillén. Guillén es un alumno del Colegio Minte, en Monzón (Huesca), que no pudo reincorporarse a clase porque estaba recibiendo quimioterapia. Dado que su ausencia estaba prevista al menos durante siete meses, Javier Mur Isaiz planteó un proyecto para que sus compañeros de clase mantuviesen el contacto y le ayudasen a través de vídeos y presentaciones a seguir las explicaciones que se iban dando en el aula.

Además de ayudar a Guillén a atravesar un momento difícil, los alumnos se esforzaron más en aprender los conocimientos que se iban impartiendo para poder explicarlos después. De esta forma, se reforzó considerablemente el proceso de aprendizaje, pasando de recordar y comprender a sintetizar y crear ellos los contenidos que luego le iban a explicar a Guillén.

Alumnos del Colegio Minte preparando una de las obras de teatro que representaron y grabaron en vídeo para su compañero Guillén

A alumnos de 5º y 6º de Primaria está destinado el segundo proyecto galardonado en esta categoría: Héroes TIC. Aprendizaje basado en retos, uso de las TIC y el trabajo cooperativo. Desarrollado por Javier Ramos Sancha y Javier Sanz Mamolar con ochenta alumnos de la Sección Bilingüe del Colegio San Gregorio, en Aguilar de Campoo (Palencia), une el uso del inglés con el de las TIC en diversas asignaturas, en un contexto docente donde cada alumno dispone de un ordenador portátil.

Por ejemplo, en Natural Science llevan a cabo el proyecto “I want to be a good mycologist”, donde realizan un trabajo científico sobre setas que se traduce en una web —creada en plataformas gratuitas— con recursos variados generados por los alumnos.

Los estudiantes mantienen también una web conjunta con escolares de la Holy Trinity School, en Guildford (Inglaterra) para compartir experiencias. Y en Educación Artística se recurre a la gamificación: las tareas planteadas a los alumnos emulan los retos de un videojuego. “Adaptamos las actividades al currículo de inglés de 5º y 6º, pero también formamos a los alumnos para el mundo en el que van a vivir, para las destrezas y herramientas tecnológicas que van a necesitar en la universidad y en el mundo laboral”, indica Javier Sancha.

En el apartado Premios para la etapa de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Formación Profesional, Enseñanzas Artísticas Profesionales, Enseñanzas de Idiomas en Escuelas Oficiales y Enseñanzas Deportivas se han reconocido cuatro proyectos.

La física se va de feria

Fernando Prada Pérez de Azpeitia, profesor de Física en el IES Las Lagunas (Madrid), cuenta que un día estaba en el Parque de Atracciones y se dijo: “Sería estupendo que los jóvenes lo pasaran igual de bien aprendiendo Física. Y entonces me di cuenta de que una montaña rusa, una atracción giratoria o una de caída libre son un laboratorio al aire libre”. Así nació La física se va de feria, el proyecto del Área Científico-Tecnológica premiado en esta modalidad.

“Una montaña rusa, una atracción giratoria o una de caída libre son un laboratorio al aire libre

En clase los alumnos estudian cinemática, dinámica y energía mediante conceptos que adquieren vida en las atracciones: el movimiento rectilíneo uniforme, la caída libre, el movimiento circular, el efecto de las fuerzas, la conservación de la energía mecánica… A continuación levantan maquetas para comprender las leyes de la física y comprobar que se cumplen a cualquier escala; y construyen instrumentos de medida (acelerómetros vertical y horizontal) para aprender a manejarlos correctamente y utilizarlos en situaciones simuladas (laboratorio) y reales (feria).

El programa culmina con la visita a un parque de atracciones donde realizan una serie de actividades propias del trabajo diario de un investigador: observan, experimentan, miden y toman datos, resuelven problemas y cuestiones aplicadas a situaciones reales, y obtienen sus propias conclusiones. Porque la Física, a bordo de una montaña rusa, es mucho más atractiva.

Isaac Buzo Sánchez, del IES San Roque, en Badajoz, Javier Velilla Gil, del IES El Portillo (Zaragoza) y Carlos Guallart Moreno, del Colegio Santa María del Pilar (Zaragoza) tienen en común ser miembros activos de la Asociación de Geógrafos Españoles. Son los responsables del proyecto premiado en el Área de Humanidades y Ciencias Sociales: Las SIGWebs en la Geografía de Secundaria para la mejora del pensamiento espacial. Lo que empezó como un trabajo independiente en cada centro ha conducido a la realización de un proyecto común: el Atlas Digital Escolar (ADE).

Investigar el patrimonio sumergido desde la Meseta

Javier Medina, profesor de Ciencias Naturales, y Julio Martínez, de Geografía e Historia, ambos en el IES Alpajés, en Aranjuez (Madrid), tienen en común la afición por el mar y el interés por instruir a los alumnos de segundo de Bachillerato en la investigación interdisciplinar con experiencias reales de trabajo de campo centradas en el patrimonio sumergido.

“Nos parecía bastante provocador proponer el mar como tema de estudio nada menos que desde Aranjuez”, comenta Javier Medina. La confluencia de estas dos asignaturas permite que los alumnos, en equipos, aborden cuestiones que comprenden desde la historia de la navegación a la prospección arqueológica marina, pasando por la aportación del mar a la medicina, la acuicultura, la conservación del medio marino, la fisiología del buceo o la industria de las salazones. El resultado se resume en el Nautilus: Un proyecto interdisciplinar para fomentar la investigación y la divulgación en Bachillerato.

Entornos productivos para favorecer la empleabilidad

Lorenzo González Gascón llegó al Centro Integrado Público de Formación Profesional Mislata, en la localidad valenciana del mismo nombre, con varios años de experiencia como programador informático en la empresa. “Me llamó la atención la baja tasa de empleabilidad de los estudiantes”, comenta, “y pensé que quizá no les estábamos enseñando a trabajar como demanda el sector privado”.

Fotografía de Lorenzo González Gascon, con alumnos participantes en el Proyecto “Scrum: replicando entornos productivos en las aulas de Formación Profesional. Nuevos modelos educativos para favorecer la empleabilidad”

Lorenzo González Gascon, con alumnos participantes en el proyecto de los scrums, un método de producción que demanda el sector privado

Por este motivo puso en marcha, con Salvador del Toro y María Cruz, el proyecto Scrum: replicando entornos productivos en las aulas de Formación Profesional. Nuevos modelos educativos para favorecer la empleabilidad.

“Quizá no les estábamos enseñando a trabajar como demanda el sector privado

Los resultados no se han hecho esperar: “Tenemos una tasa de empleabilidad del 67%, frente al 20% de otros centros educativos con características similares al nuestro. De hecho, las estancias en empresas del tercer trimestre sirven, en su formato original, para que los estudiantes vean cómo funciona un entorno laboral. Pero los nuestros se ponen a trabajar directamente porque ya saben hacerlo. Y muchos se quedan luego: les contratan tras superar ese periodo de prácticas”.

Otras historias interesantes