Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Banca 15 feb 2016

La tarjeta del futuro: así es como la industria está trabajando para que tu tarjeta de crédito sea algo más que un medio de pago

Reinventar la tarjeta de crédito en un momento en el que parece que el impulso tecnológico se lo llevan los pagos desde el móvil no parece sencillo. Vamos a ver cómo está trabajando la industria para crear la tarjeta del futuro.

La tarjeta de crédito también evoluciona tecnológicamente. A lo largo de los años se han ido introduciendo diferentes cambios que han hecho que la tarjeta que hoy en día tenemos en nuestra cartera sólo guarde algunos parecidos estéticos con las primeras tarjetas. Vamos a ver cómo está trabajando la industria para que la tarjeta del futuro sea algo más que un medio de pago.

Aunque las tarjetas de crédito han ido evolucionando, básicamente permiten hacer lo mismo que en sus orígenes. Eso sí, a la hora de señalar las mejoras, hay que detenerse en dos aspectos claves. En primer lugar, la incorporación del chip ha mejorado la seguridad respecto al uso de la lectura de la banda magnética. De esta forma, se cambiaba la necesidad de firmar el recibo de la tarjeta, al introducir un PIN que se verifica directamente con la entidad depositaria de la tarjeta.

Por otro lado, la incorporación de la tecnología contactless facilita la comunicación entre tarjeta y TPV. Basta con acercar a una distancia cercana la tarjeta de crédito al TPV, para que se produzca el intercambio de información. Esto agiliza mucho los pagos, ya que no necesitamos sacar la tarjeta del monedero o la cartera, y basta con acercarla al TPV para que reconozca el pago. A partir de aquí sólo nos queda introducir el PIN en caso necesario para autorizar la operación.

La tarjeta del futuro, algunas propuestas de la industria

Pero a pesar de la tendencia creciente que apunta a la incorporación de la tarjeta en dispositivos móviles, la industria no deja de innovar buscando reinventar el conocido como “dinero de plástico”. Este es el caso de Wallaby Financial, una startup que ha creado una tarjeta inteligente que permite asociar todas nuestras tarjetas de crédito. De esta forma, tenemos una tarjeta única con la que pagamos todas las compras.

A la hora de elegir con cuál paga, lo hace en función de diferentes algoritmos que tienen que ver con nuestras preferencias, disponibilidad, etcétera. De esta forma se acaba con el proceso de ir probando con diferentes tarjetas cuando una de ellas no funciona o no tiene el saldo suficiente.

Otro ejemplo es la propuesta de tarjeta Display Card, que incorpora un pequeño teclado táctil en la propia tarjeta que permite identificarse para realizar pagos seguros o para otras actividades, como la generación de una clave de seguridad para el acceso a sistemas de banca electrónica.

Esta utilidad de teclado y pantalla incorporados en la propia tarjeta permiten la consulta del saldo de la cuenta, del límite del crédito o de los últimos movimientos efectuados. Además se pueden crear contraseñas de un solo uso para cada transacción, lo que ayuda a mejorar la seguridad de los pagos electrónicos.

El futuro es móvil y la tarjeta se integra el wallet

Pero lo cierto es que si tenemos en cuenta que cada vez aumenta más el número de operaciones que se realizan con el smartphone como medio de pago, el futuro de la tarjeta parece que se integra con dicho dispositivo. Las apps de monedero electrónico, o Wallet, nos permiten asociar diferentes tarjetas con este monedero que utiliza el teléfono móvil para comunicarse con el TPV, aproximando ambos dispositivos, al igual que hemos comentado en el caso de las tarjetas NFC.

De esta forma ni siquiera se necesita tener una tarjeta física, puede ser una tarjeta virtual, algo que muchos usuarios utilizan para realizar compras por Internet, como tarjetas prepago que recargan para tener una separada, con una cantidad limitada de dinero, en caso de cualquier intento de fraude.

La ventaja de tener diferentes tarjetas asociadas a este Wallet es la posibilidad de elegir con cuál de ellas pagamos en cada momento. Además, el monedero facilita la creación de ofertas enfocadas a los clientes. Y es que los comercios pueden crear diferentes promociones que se apliquen en el momento del pago. De esta manera, la tarjeta de fidelización también se integra en dicho dispositivo con las ventajas que tiene para clientes y empresas.

Otras historias interesantes